Hechos religiosos

XIII

España,plurinacional (XXII)

Escrito por rgonzalo 30-10-2005 en General. Comentarios (0)
España,plurinacional
XXII.- Politiquería y abandono de Alfonso XIII (3)

Siguió una represión peculiar.Escaparon a la detención todos los implicados que quisieron,y Largo Caballero o Fernando de los Ríos acudieron ellos mismos a comisaría para insistir en ser detenidos.Sánchez Román también se presentó a la policía,pero no logró ser arrestado.A Alcalá-Zamora le detuvieron por la mañana,evitando hacerlo de madrugada para no causarle molestias.Lerroux no fue ni buscado,pues por su edad,su historia republicana y su temperamento de luchador merecía todas las simpatías del general Berenguer.Azaña se ocultó,pero siguió cobrando su sueldo de funcionario.Mola sospecha que sus subordinados habían dejado deliberadamente huir a Prieto y a otros.Los detenidos recibieron trato privilegiado,y sin obstáculo convirtieron la cárcel en una plataforma de propaganda,y a sí mismos en héroes republicanos.
Esta condescendencia no fue ni agradecida por los beneficiarios,que la miraban más bien con desprecio,sin cesar en sus protestas.Muy reanimado,Berenguer anunciaba al terminar el año elecciones a Cortes generales para el 1 de marzo.
Sánchez Guerra,Melquíades Álvarez y otros prohombres monárquicos,o tibiamente republicanos,partidarios de unas Cortes constituyentes,hicieron frente común contra Berenguer.Proclamaron a finales de enero su abstención en los previstos comicios,y su abstención molestó al gobierno.
Se daba por supuesta la participación de socialistas y republicanos en las elecciones,pese a su reciente intentona golpista,pero también se apuntaron a la abstención.
Romanones,Cambó,Alba,Bugallal y otros políticos parecían aceptar los comicios,pero Alba,residente en París,declaró también su abstención:esperaba derribar al gobierno,y formar otro aliado con los golpistas.
Cambó pensaba votar,pero Romanones,jefe de los liberales,decidió hundir a Berenguer sumándose al boicot electoral.Aspiraba a dirigir él la transición,empezando por unas elecciones municipales,para tantear el clima polular.Si perdía las municipales,no creo que hubiese convocado las legislativas.
Sólo anunciaban participar en los comicios la Lliga y los conservadores de Bugallal,y entonces Cambó también anunció su retirada.
Al anunciar las elecciones Berenguer había levantado la censura,por lo que la prensa orquestó contra él una intensa campaña sentimental en torno a Galán y García Hernández,aureolados por los periodistas de izquierda con rasgos heroicos,desintereaados y humanitarios,al par que resaltaban la crueldad e injusticia del monarca,y del gobierno que los ajustició:pero olvidándose completamente de los que murieron en la intentona golpista.El gobierno secuestró las ediciones de estos periódicos,sin lograr impedir su difusión.
Y añadió leña al fuego el manifiesto de la Agrupación al Servicio de la República,publicado el 9 de febrero en el periódico La tierra,extremista y anarquizante:El Estado español tradicional ha llegado al grado postrero de su descomposición.Es una asociación de grupos particulares que vivió parasitariamente sobre el organismo español,ajeno a las necesitades vitales de nuestro pueblo.Proponía sustituirlo por un Estado auténticamente nacional,pues hoy más que nunca un pueblo es una gigantesca empresa histórica,que sólo puede ser llevada a cabo o sostenerse mediante la entusiasta o libre colaboración de todos los ciudadanos unidos bajo una disciplina.Descartando el bolchevismo y el fascismo defendía una República que despierte en todos los españoles,a un tiempo,dinamismo y disciplina,llamándolos a la soberana empresa de resucitar la historia de España,renovando la vida peninsular en todas sus dimensiones,atrayendo todas las capacidades,imponiendo un orden de limpia y enérgica ley,dando a la Justicia plena trasparencia,exigiendo mucho a cada ciudadano:trabajo,destreza,eficacia,formalidad y la resolución de levantar a nuestro país hasta la plena altitud de los tiempos.Se felicitaba del germinante resurgir ibérico a ambos lados del Atlántico,y llamaba a los españoles a altas empresas,y a tomar briosamente en sus manos su propio e intransferible destino.Firmaban Gregorio Marañón,Ramón Pérez de Ayala y José Ortega y Gasset,pronto conocidos como los padres espirituales de la República.
El manifiesto recordaba al imperialismo catalán de d´Ors y Prat de la Riba,reflejaba el nacionalismo español regeneracionista,y aunque el manifiesto no tuvo efecto positivo,lo tuvo negativo para una monarquía intelectualmente huérfana y apadrinada por Romanones y similares.
Berenguer dimitió el 14 de febrero.Alba no quiso el poder,temeroso de caer con la monarquía.Alfonso XIII encargó de nuevo el gobierno a Sánchez Guerra,uno de los políticos que más habían hecho por desacreditarle.Sánchez Guerra aceptó,fue a la cárcel,y propuso a los golpistas de diciembre la entrada en su gobierno.Su rechazo le hizo presentar su dimisión.
La crisis promovida por Romanones empeoraba cada día,y daba al país una sensación de ruina similar a la previa al golpe de Primo de Rivera.Monárquicos como Juan de la Cierva intentaron reaccionar,pero el caos llegó al punto de que fue necesario organizar una encerrona a diversos políticos,convocados sin objetivo preciso y presionados luego para que aceptasen gobernar.Así se formó el día 18 un gabinete presidido por el almirante Aznar,viejo y caduco en palabras de Cambó,y con dotes políticas aún inferiores a las nada brillantes de Berenguer.Romanones fue nombrado ministro de Estado,y Juan de la Cierva de energía.Se descontaba que el voto popular sería monárquico.
El nuevo gobierno convocó elecciones municipales para el 12 de abril,permitiéndose presentarse a ellas a los partidos golpistas,y se presentaron.Los dos meses intermedios fueron una repetición de lo ya conocido,pues el juicio por la intentona republicana de diciembre se celebró a partir del 20 de marzo,convirtiéndose en un estruendoso espectáculo de propaganda antimonárquica,gracias a la colaboración de los jueces militares,que firmaron después sentencias simbólicas.Volvieron los alborotos estudiantiles.Macià,autoriado a regresar,fue acogido como héroe triunfante en Barcelona.Cundía incluso entre la alta nobleza,no entre el pueblo,el desprecio por la monarquía y el monarca.
Cambó creó en marzo el Partido del Centro,con los mauristas y muchos futuros afiliados a la CEDA,y también nació el primer partido propiamente fascista,un grupúsculo dirigido por Ramiro Ledesma,intelectual cercano a la Revista de Occidente,fundada por Ortega y Gasset.
Mayor trascendencia tuvo la formación,el 17 de marzo,de Ezquerra Republicana de Catalunya,fusión de los grupos Estat Català,Partit Republicà Català y el semanario L´opiniò.Macià y Companys descollaban entre sus líderes,y sus puntos básicos eran:personalidad nacional de catalunya;federación con los demás pueblos ibéricos;derechos del hombre y del ciudadano;socialización de la riqueza en beneficio de la colectividad.Pareció a muchos un grupillo sin futuro,pero es prácticamente el programa actual incluso del Partido Socialista Catalán (PSC).
Las urnas del 12 de abril dieron vasta mayoría a los monárquicos en el conjunto nacional (22.150 contra 5.875 concejales),pero no en las capitales de provincia,donde ganaron los republicanos hasta en distritos madrileños de tradición monárquica.Quedaban por escrutar numerosos municipios,pero increíblemente los dirigentes monárquicos se apresuraron a dar valor decisivo y privilegiado a los votos republicanos,creando el ambiente propicio para el hundimiento de la monarquía.
En Barcelona Macià arrasó,seguido de la Lliga;y los perdedores no tomaron al principio los resultados más que como una lección al monarca,y un varapalo al gobierno de las ciudades.El 14 Miguel Maura incitó a los republicanos a tomar el poder inmediatamente,y Romanones,en el campo monárquico,maniobraba para entregárselo.Al atardecer nacía la II República española,entre el entusiasmo delirante de sus partidarios,la pasividad expectante o no hostil de la mayoría,y la preocupación de unos pocos.
Los republicanos han realzado siempre el modo pacífico y electoral en que llegó su régimen,oilvidándose de que a nivel nacional perdieron,por mucho,esas elecciones.Elecciones sin fraude,por lo que el pacifismo no vino por los republicanos,que habían pensado e intentado un golpe militar,sino de la monarquía,que prefirió retirarse ante la posibilidad de enfrentamientos públicos en las ciudades.Además el pacifismo subsiguiente fue muy relativo,pues proliferaron las agresiones,destrucción de locales y periódicos derechsitas,o la suelta de presos comunes,empezando en Barcelona los sangrientos ajustes de cuentas de la CNT a sus rivales,el Sindicato Libre.
Vista en perspectiva la transición desde la dictadura se presenta pues como una fantástica comedia de enredo,en la que nadie era lo que parecía.Ni los héroes héroes,ni los tiranos tiranos,ni los amigos amigos.Casi todos los políticos de entonces consideraron a la dictadura culpable de los escollos en que naufragó el trono,porque resultó que Primo de Rivera no había arreglado nada,sino sólo aplazado los problemas.Así lo decía Romanones,el político más inepto e infame de estas décadas.Pero en realidad la dictadura de Primo de Rivera superó la crisis de 1923,terrorismo,guerra de África y separatismo.España progresó a un ritmo antes increíble.La dictadura dejó un enorme capital político,que despilfarraron los de la dictablanda.Empeoraron incluso la situación en que terminó la Restauración,aunque los progresos de todos ellos llegó a los siete meses de la marcha de Primo de Rivera.
Los nacionalistas vascos y catalanes no jugaron papel relevante en esta transición,y Cambó había incluso apostado por una política nacional española.Unidos a socialistas,republicanos y anarquistas sí socavaron eficazmente el sistema liberal,capaces sólo de alborotar y organizar disturbios y huelgas.


España,plurinacional (XXI)

Escrito por rgonzalo 30-10-2005 en General. Comentarios (0)
España,plurinacional
XXI.- Politiquería y abandono de Alfonso XIII (2)

Sólo hubo acuerdos verbales,y ni el gobierno ni su policía,dirigida por el general Emilio Mola,se enteraron a tiempo del Pacto de San Sebastián,ni le dieron valor después.Sí Cambó,para el que la aceptación de las propuestas nacionalistas por parte de los innumerables partidos republicanos le pareció un hecho insólito,que nadie podía creer posible hace sólo tres meses;impresionándole que todos se hubiesen unido contra la monarquía.
En septiembre Berenguer planteó unas próximas elecciones legislativas,aunque Romanpnes prefería unas municipales y provinciales antes,para tantear el ambiente.En el ejército prosperaba la masonería y la simpatía minoritaria por la república,y hasta por el anarquismo.Alba,sostenido por Cambó,no acababa por decidirse,y sufría el boicot de los políticos cortesanos.La Unión Monárquica Nacional,sustituta de la Unión Patriótica,se desgarraba entre alborotos públicos en Galicia.Seguían las pugnas entre liberales y conservadores,aunque persistía la convicción de que la gente votaría monárquica,con un Berenguer cada vez más desasistido.
Todo seguía siendo oposición al finado dictador,y nadie era ahora más glorioso que el viejo Macià,que a finales de septiembre había retornado a España.En Barcelona fue acogido,como Unamuno en Madrid,con bastante agitación pública,y el gobierno lo reexpidió a Francia,lo que despertó solidaridad con él,apodado ahora l´Avi (el Abuelo),y convertido en leyenda.Cambó escribe de nuevo:Macià,a quien nadie tomaba en serio en los primeros años de la Dictadura,cuando hacía ridículas maniobras en los alrededores de París,se ha convertido en un símbolo.La ida a Prats de Molló,que consistió en embarcar unas docenas de jóvenes uniformados en París,debidamente vigilados por la policía,para hacerse detener en Perpiñán,se presenta ahora como una gesta heroica.El gobierno,negándole el permiso para entrar en España,aumenta su prestigio entre las cabezas calenturientas y las masas revoltosas.
El odio a la dictadura se había trocado en desprecio por la dictablanda,que es como yo califico al gobierno Berenguer también.E Iliá Ehrenburg,visitante de Barcelona por entonces,escribe:los pedantes locales no cesan de vanagloriarse:nosotros no somos españoles,somos casi franceses.Las Ramblas son un verdadero Montmartre.
El 28 de septiembre tuvo lugar un multitudinario mitin republicano en la plaza de toros de Madrid.Azaña descolló,por primera vez,entre sus correligionarios.Defendió una República para todos,pensada y gobernada por los republicanos.Más tarde expuso en el Ateneo su plan de dirigir la inteligencia republicana,asistida por los gruesos batallones populares,para llevar a cabo un vasto programa de demoliciones que cambiase radicalmente la vida y la historia de España.
Paralelamente los republicanos buscaban enlaces en el ejército para su proyectado golpe.Grupos militares habían constituido un comité conspirativo,a cuya cabeza se puso Queipo de Llano,que volvería a alcanzar notoriedad seis años después,pero a favor de Franco.Queipo exigió ahora garantías de seriedad a los republicanos.Se las dieron,y aceptó sumarse a ellos.También había exigido garantías a Largo Caballero,harto de las tradicionales conspiraciones republicanas.Y aceptó no muy convencido,empujado por la política de hechos consumados de Prieto.
Los conspiradores formaron en octubre el Gobierno Provisional de la futura República.Lo encabezaba Alcalá-Zamora.Miguel Maura viajó a Barcelona para comprometer a algunos nacionalistas catalanes,pero apenas logró convencer a Nicolau d´Olwer.
En noviembre los cálculos y estudios previos a los comicios legislativos auguraban amplia victoria a los candidatos monárquicos,y los republicanos,en plena preparación del golpe,se desentendieron de las elecciones.
Mientras la CNT había logrado reorganizarse en muchas provincias,y en connivencia con el PSOE organizaron una oleada de huelgas,a las que se sumaron los conflictos universitarios.
El 15 de noviembre Ortega y Gasset publicó en El sol su arículo El error Berenguer.El filósofo,tras aplaudir la dictadura,se había distanciado de ella,y ahora la atacaba.De creerle España había sufrido durante siete años un régimen de absoluta anormalidad.La opinión pública está menos dispuesta que nunca a olvidar la gran viltá que fue la Dictadura.Y la corona,unida a la viltá,estaba agotada,dejando a España sin Estado.Terminaba recordando la frase de Catón sobre Cartago:Delenda est Monarchia.
Pensaba Ortega formar una Junta magna de ciento cincuenta o doscientas personalidades selectas de la política,el capital,los sindicatos,la universidad y la prensa,que se encargaría de diseñar las grandes líneas del nuevo Estado.
En Vascongadas,sobre todo en Vizcaya,proliferaban las huelgas,culminando por esos días el proceso unitario entre los nacionalistas;y el 16 de noviembre,en Vergara,acordaban fundirse el PNV y la Comunión Nacionalista,bajo el nombre del primero,y sobre principios sabinianos.Los partidarios de un nacionalismo laico y menos racista formaron la Acción Nacionalista Vasca (ANV),pero fue siempre muy minoritaria.
En cuanto al gobierno,Cambó se entrevistó en octubre con varios ministros,y afirma:absolutamente en ninguno encontré valor y energía para enderezar la situación.
Los republicanos del Pacto de San Sebastián pergeñaban un manifiesto revolucionario para justificar su planeado asalto violento al poder.Lo redactó Lerroux,denunciando un régimen que nos ha conducido al deshonor como Estado,a la impotencia como Nación y a la anarquía como Sociedad.Para anunciar una República sobre la base de la soberanía nacional representada en una Asamblea constituyente.De ella saldrá la España del porvenir y un nuevo Estatuto inspirado en la conciencia universal,que pide para todos los pueblos un derecho nuevo,ungido de aspiraciones a la igualdad económica y a la justicia social.
Los preparativos golpistas no eran ahora tan secretos que no los conocieran ya,al menos por encima,los servicios de información monárquicos.Los conjurados,indecisos,aplazaban con un pretexto u otro el momento de alzarse,la policía tampoco demostraba mucho celo o pericia,y el asunto cobraba un vago aire de sainete,bien reflejado en una carta de Mola,encargado de la seguridad del régimen,a Fermín Galán,poco antes de que éste se rebelase:sabe el gobierno y sé yo sus actividades revolucionarias y su propósito de sublevarse.El asunto es grave y puede acarrearle daños irreparables.El actual gobierno no ha asaltado el poder,y a ninguno de sus miembros puede echársele en cara haber tomado parte en movimientos de rebelión:tienen,pues,la manos libres para dejar que se aplique el Código de Justicia Militar inflexiblemente.Y,como militar,le adoctrinaba:nosotros no nos debemos ni a una ni a otra forma de gobierno,sino a la patria,y a los hombres y armas que la nación nos ha confiado no debemos emplearlas más que en su defensa.Le ruego que medite sobre lo que le digo,y al resolver no se deje guiar por un apasonamiento pasajero,sino por lo que le dicte su conciencia.Le pide que si pasa por Madrid vaya a verle,lo que no es una orden,sino simplemente el deseo de un buen amigo,que le aprecia de veras y le abraza.
Otro notorio implicado era Ramón Franco,hermano de Francisco,héroe del Plus Ultra a través del Atlántico.Mola mandó vigilarlo,pero causándole las menores molestias.Llegado el momento,si se produce inopinadamente,o días antes si logramos saber la fecha con precisión,lo detiene usted con cualquier pretexto para evitar que tome parte en él,pues sería para mí una gran contrariedad tener que proceder contra este chico,que es capaz de cualquier tontería.
Por fin el 12 de diciembre se adelantó a rebelarse la guarnición de Jaca,al mando del capitán Fermín Galán,antiguo oficial de la Legión,masón destacado y de ideas confusas,pero vehementes,lindantes con el anarquismo.
El golpe tuvo componentes surrealistas.A última hora los jefes republicanos decidieron aplazar la acción y a toda prisa enviaron a Jaca a Casares Quiroga,para prevenir a Galán.Casares llegó a tiempo,pero en lugar de buscar al interesado,se fue a dormir a un hotel.Cuando despertó por la mañana la acción estaba ya en marcha,y Casares Quiroga no tuvo ningún problema político por su desidia.
Los golpistas de Jaca proclamaron:todo aquel que se oponga de palabra o por escrito,que conspire o haga armas contra la República naciente,será fusilado sin formación de causa.Así fueron de demócratas,y enseguida cayeron dos carabineros y un sargento de la Guardia Civil por resistirse.Luego,con lentitud,Galán y los suyos marcharon sobre Huesca.En un encontronazo mataron a otro guardia civil,a un capitán y a un general,pero habían dado tiempo a la llegada de tropas leales,que les cortaron el paso.Ateridos y hambrientos,los rebeldes saquearon las tiendas de la localidad de Ayerbe,y luego tuvieron algunos muertos y heridos antes de rendirse.Galán y otro compañero,Ángel García Hernández,fueron fusilados dos días después,tras un juicio sumarísimo.
En Madrid los republicanos estaban tan desconcertados como el gobierno,que procedió sin muchos bríos a practicar algunas detenciones,sin evitar en nuevo alzamiento,el día 15,que debía completarse con una huelga general.Pero la sublevación fracasó con la mayor facilidad,y Besteiro saboteó la huelga,para indignación de Largo Caballero.


España,plurinacional (XX)

Escrito por rgonzalo 29-10-2005 en General. Comentarios (1)
España,plurinacional
XX.- Politiquería y abandono de Alfonso XIII (1)

Primo de Rivera no logró pues institucionalizar un nuevo régimen,y el rey ayudó a liquidar la dictadura favoreciendo el retorno al constitucionalismo;para lo cual confió el gobierno al general Berenguer,que no se había cubierto de gloria en el desastre del Anual,y cuya actividad y habilidad política tampoco sería notoria.
Se trataba de organizar una transición política,en un ambiente económico nublado ahora por la depresión,tras el hundimiento de la Bolsa de Nueva York en 1929.La tarea exigía una dirección firme,y la colaboración de los políticos,dinásticos o no.Cambó dijo ahora:se precisaba un temperamento político que tuviera capacidad de gobernante y experiencia de revolucionario.Un Cambó,pero padecía cáncer de garganta,y ahora rehusó con causa.Pero no había otro.
Berenguer prometió y empezó a cumplir una amnistía,el retorno de las libertades y elecciones sin plazo fijo.Y ni siquiera para esto encontró colaboradores apropiados,pues ningún político tuvo audacia ni lealtad para gerenciar la transición,pues la habilidad de todo buen político es escurrir el bulto en las crisis,y dejar la responsabilidad a otros.Todos rechazaron pues colaborar,y además sus partidos estaban desorganizados.
Alfonso XIII tampoco había sido un modelo de lealtad,pues siempre abandonó a sus colaboradores más valiosos,cuando así lo exigió la opinión.Esta deslealtad regia recibió el nombre de borboneo,y por eso Primo de Rivera afirmó antes de cesar que a él no lo borboneaba nadie.
Cambó animó a Alba,pero éste vaciló,y en opinión de Cambó fue siempre un cobarde.
La oposición política,los nacionalistas y los intelectuales,e incluso muchos políticos monárquicos,condenaban a Primo de Rivera,a pesar de que se habían acomodado a su dictadura sin resistencia digna de mención.Y sus condenas recaían sobre el rey,como valedor de la dictadura,excluyéndose ellos,que la habían provocado.
En mayo retornó Unamuno de su exilio de Francia,y su retorno motivó disturbios estudiantiles contra la monarquía en Madrid.Muchos profesores ampararon la protesta,y Unamuno afirmó:cuando alguien me decía en París que España no estaba preparada para la República,yo les contestaba:¿Pero es que acaso está preparada para la Monarquía?.
Todos los males recaían ahora en la dictadura,y en la monarquía que la patrocinó.Ortega y Gasset quiso convencer a Cambó de las bondades republicanas,y Cambó le pronosticó que el nuevo régimen,si llegaba,supondría el comienzo de una era de convulsiones para España.
La dictadura había dejado un balance muy positivo en lo económico y cultural,y los políticos seguían desunidos en la primavera de 1930.No faltaban entre ellos los revolucionarios y los demagogos,ni tampoco los que temían una deriva hacia el comunismo,al que aspiraban hasta los anarquistas.El que más temía este peligro era en estos años Lerroux,jefe del partido republicano pero muy moderado ya.Y la monarquía seguía siendo popular,como demostró incluso Barcelona en una visita regia,en la que prometió la legalización de la bandera catalana,prohibida por Primo de Rivera.
El rey cometió pues el error de congraciarse con quienes nunca simpatizarían con él,desmoralizando a los monárquicos.Trató de presentarse como una víctima más de la dictadura,manifestando despego hacia ella,lo que le ganó la irrisión de sus enemigos,y la indignación o desánimo de sus partidarios.
Primo de Rivera había fallecido en París el 16 de marzo de 1930,y su entierro fue frío e indiferente.Berenguer no definió el alcance ni los plazos del cambio,y era difícil evitar una Cortes constituyentes en pro de una democratización genuina;pero los políticos pensaban volver a la situación de 1923,que a nadie inspiraba nostalgia.La falta de colaboración amedrentó a Berenguer,y su gobierno avanzó con lentitud y dudas,perdió la iniciativa y se vio cada vez más arrastrado por las circunstancias.
Aumentaron la confusión y las divisiones en el campo monárquico,y muchos de ellos comenzaron a sabotear al gobierno,clamando con furia y exigiendo responsabilidades contra la dictadura.El más destacado fue José Sánchez Guerra,austero y de entereza personal,pero de muy cortas luces,vanidoso y retórico,que ya había probado su ineptitud como gobernante en la crisis de 1922.En 1929 había intentado un levantamiento contra Primo de Rivera,apoyándose en los artilleros en función de Junta de defensa,en la CNT y en los republicanos.Atacó al rey por su connivencia con Primo de Rivera,y rechazó una política de olvido y perdón,exigiendo responsabilidades por la dictadura.En sentido parecido obraron otros políticos,como Osorio y Gallardo,que pidió la abdicación del monarca.
Fueron meses de proclamas.La de Prieto,en el Ateneo de Madrid,en abril;o el discurso de Niceto Alcalá-Zamora,político de la Restauración y católico devoto,convertido de súbito al republicanismo.Lo mismo había hecho en febrero Miguel Maura,hijo del brillante político de la Restauración.Creyendo asistir todos al suicidio de la monarquía,pensaban moderar el movimiento republicano,evitando que lo dominaran los extremistas.Don Niceto se veía ya presidente,y afirmaba:una república viable,gubernamental,conservadora la sirvo,la gobierno,la propago y la defiendo.Una República convulsiva,epiléptica,llena de entusiasmo y de idealidad,mas falta de razón,no asumo la responsabilidad de un Kerenski para implantarla en mi Patria.
En marzo circuló en Barcelona un manifiesto firmado por republicanos,nacionalistas y anarquistas,denunciando el desorden moral y la desorganización económica,como legados de la dictadura,y exigiendo la consagración definitiva de la soberanía popular,con responsabilidades para cuantos habían apoyado a Primo de Rivera.Los firmantes defendían una República Federal,que impidiera definitivamente toda subversión de poderes y conduciera al país por las vías jurídicas indispensables al progreso.Lo firmaban,entre los nacionalistas,Companys,Nicolau d´Olwer,Aiguadé,y Llihí.
El nacionalismo catalán estaba pues dividido.Los de Cambó defendían la transición monárquica,y los demás querían dinamitarla.El PNV había eludido empresas estrafalarias como la de Macià,pero no habían causado el menor problema serio a la dictadura,a la que se habían aclimatado casi todos.
El nacionalismo vasco se había dividido,como sabemos,en el PNV fanático del Dios y Leyes Viejas,partidario de la separación de Vasconia bajo un Estado semiteocrático,y la Comunión Nacionalista,que concedía menos valor a la independencia,contentándose,al menos transitoriamente,con la autonomía.El fin de la dictadura impulsó en los dos grupos el deseo de superar la división,y los contactos empezaron el 25 de febrero,fructificando dos meses más tardes en acuerdos que beneficiaban a los sabinianos.
No obstante un sector deseaba desvincularse de sus elementos teocráticos,y crear un movimiento más o menos democrático y laico.Aspiraban a sustituir la mística racial por el reconocimiento de la personalidad propia y diferencial,insistiendo en una reintegración foral asimilable a la autonomía,o a una especie de confederación con el resto de España.No consideraban ya maketos a los españoles que trabajaban en Euskadi.
Pero hasta el Pacto de San Sebastián,el 17 de agosto,no se unieron los republicanos tradicionales,los recientes y los nacionalistas catalanes,buscándose la colaboración de la CNT,que sólo aceptó una neutralidad pasiva.Por los socialistas sólo asistieron Prieto y Fernando de los Ríos,a título personal.
Los protagonistas fueron pues Alejandro Lerroux y Manuel Azaña por la Alianza Republicana;Marcelino Domingo,Álvaro de Albornoz y Ángel Galarza por el Partido Radical-Socialista;Alcalá-Zamora y Miguel Maura por la derecha Liberal Republicana;Manuel Carrasco i Formiguera por Acciò Catalana;Jaime Aiguadé por el Estat Catalá de Macià;Santiago Casares Quiroga por la Federación Republicana Gallega;Matías Mallol por Acción Republicana de Catalunya,y sin representación de partido Felipe Sánchez Román y Eduardo Ortega y Gasset,además de los citados socialistas.
La iniciativa había partido de los derechistas recién republicanizados Miguel Maura y don Niceto Alcalá-Zamora,pero todos aceptaron imponer la República mediante un pronunciamiento militar,que debía venir secundado por una huelga general,para la que confiaban en que Prieto lograse comprometer a su partido,el PSOE,que gracias a UGT,colaboradora con la dictadura,constituía la fuerza política más numerosa y mejor estructurada y disciplinada de España,por no decir la única.Pues la CNT estaba en reconstrucción,y los demás partidos y personajes del Pacto donostiarra carecían prácticamente de organización y representatividad.
Los nacionalistas vascos no participaron,al parecer por presiones eclesiásticas.Y Carrasco i Formiguera declaró su desinterés si no se concedía a Catalunya la más absoluta autonomía,el derecho a la autodeterminación y el régimen que los nacionalistas querían darse.Se acordó que,tras votación popular,los catalanes pedirían un Estatuto,que sería presentado a la aprobación de las Cortes.
Casares Quiroga,prohombre de un galleguismo más bien regionalista,pidió lo mismo para Galicia y Vasconia,pero Prieto y Sasiáin,ainfitrión de los reunidos,se opusieron en el caso vasco,porque reforzaría al nacionalismo de Sabino Arana.