Hechos religiosos

primer

España,plurinacional (XXV)

Escrito por rgonzalo 02-11-2005 en General. Comentarios (0)
España,plurinacional
XXV.- El primer bienio republicano (3)

En 1933 comenzaron a escindirse los partidos y sindicatos que habían estado unidos contra la monarquía:Macià,los anarquistas,la CNT,etc.Azaña ordenó reprimir con severidad las insurrecciones anarquistas,pero nadie cree muy anarquistas a los once campesinos que la Guardia de Asalto republicana asesinó en el pueblo gaditano de Casas Viejas,después de haber abrasado en una chabola a una familia que hacía resistencia.
Los socialistas sólo habían apoyado a quienes servían como paso a una revolución social,que aboliera la propiedad privada y eliminara progresivamente la religión,y en el verano de 1933 un sector principal del PSOE optó por romper con los republicanos,marginando al sector de Besteiro.
La derecha también se había escindido,en la primavera de 1933,en la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas),bajo la dirección de José María Gil-Robles,Acción Española,monárquicos al mando de Calvo Sotelo,y los carlistas,sin liderazgo fuerte.Apareció también Falange Española a finales de año,dirigida por José Antonio Primo de Rivera,hizo de don Miguel.Y ya sabemos que existían también las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas),dirigidas por Ramiro Ledesma Ramos.
Sucesivas derrotas electorales obligaron a Alcalá-Zamora a sustituir a Azaña por Lerroux al frente del gobierno,en septiembre de 1933.Pero,boicoteado por las izquierdas,hubo de dimitir en octubre,y se formó un gobierno de centro izquierda,presidido por Martínez Barrio,encargado de convocar elecciones para noviembre.
Después del Estatuto los partidos no nacionalistas se habían casi esfumado del Parlament de Catalunya,en el que Ezquerra poseía 52 escaños,16 la Lliga,y todos los demás partidos 7.Todos se sentían pues nacionalistas,pero sólo había votado el 60 % del electorado,y por tanto el pueblo no era tan nacionalista.Los anarcosindicalistas rechazaban además a Ezquerra,y la Lliga era autonomista.La mayoría de los votantes tampoco era separatista,y por tanto Ezquerra Republicana de Catalunya se limitó a gerenciar el Estatuto,recibiendo los traspasos de orden público y justicia,y dependiendo de la Generalitat la Guardia Civil.Como los gobernadores civiles y las provincias catalanas habían desaparecido de hecho,Barcelona ejercía un robusto centralismo,que no gustaba a todos.Y como su ayuntamiento era corrupto,L´ópinió se escindió de Ezquerra,y fundó el Partit Nacionalista Republicà d´Ezquerra,presidido por Lluhí.En un solo año hubo tres crisis de gobierno en la Generalitat,y proliferaban las huelgas.Por lo que la Lliga recuperó buena parte del prestigio que había perdido.
En las Vascongadas el PNV siguió sabiniano,exhibiendo expedientes de hidalguía y limpieza de sangre,y afirmando que había existido antaño una democracia vasca única en el mundo,sin plebe,dotada de una constitución social y política racial.Unamuno era tenido por ignorante entre los nacionalistas,pues no embaucaba a los vascos iluminados por Arana.La propaganda del partido remachaba la superioridad de los vascos,y Lucio de Arakil instruía:al enderezar nuestro patriotismo hacia Dios luchamos por Él cuando luchamos y sufrimos por Euzkadi.Arana era ahora comparado con Judas Macabeo,bajo cuya guía brillaban las espadas y los escudos,se despreciaba la muerte;se despreciaba la vida;se cerraban los ojos ante los ingentes ejércitos del opresor.No sería pues la derecha española la que marcara la ruta a los sabinianos,por lo que rechazaron coaligarse con la CEDA.


España,plurinacional (XXIII)

Escrito por rgonzalo 01-11-2005 en General. Comentarios (0)
España,plurinacional
XXIII.- El primer bienio republicano (1)

La quiebra moral de los monárquicos se percibió en muchas ciudades la mañana del 14 de abril,siendo en Éibar o Vigo donde primero se proclamó la república,y en Valencia,Sevilla,Oviedo y Zaragoza donde primero aparecieron banderas republicanas en los ayuntamientos.Pero la proclamación oficial tuvo lugar en Madrid,hacia las 8 de la tarde,cuando los jefes republicanos,capitaneados por Miguel Maura,llegaron a la Puerta del Sol,ocupada por miles de simpatizantes,entraron en el ministerio de Gobernación,y expulsaron a las autoridades presentes.Maura procedió a destituir,por teléfono,a los gobernadores provinciales,y Azaña se divirtió humillando al capitán general de Madrid.En las calles y plazas céntricas una multitud fervorosa vitoreaba,agitaba banderas,cantaba el himno de Riego,o se dirigía al Palacio de Oriente.Quince minutos antes de las nueve Alfonso XIII había salido de palacio por una puerta trasera,casi huyendo,para embarcar de madrugada en Cartagena,rumbo a un destierro del que no regresaría.
Horas antes de la toma republicana del poder en Madrid Macià proclamó en Barcelona la república catalana,con agitaciones callejeras no menores que en otras ciuadades.El lerrouxista Emiliano Iglesias se había apoderado del gobierno civil,y Companys del ayuntamiento,hacia la una del mediodía;expulsando sin contemplaciones a las que eran aún autoridades legales,mientras no hubiese traspaso de poderes,e izando la bandera republicana.Que fue recibida con vivas y aplausos por los congregados en la plaza de San Jaime.
Al ocupar el palacio de la diputación Macià imitó pues a Companys,y en él fue donde proclamó la República Catalana como Estado integrante de la Federación Ibérica.Llamando a defenderla con el sacrificio de la vida,y afirmando estar obrando de acuerdo con el presidente de la República Federal Española,Niceto Alcalá-Zamora.Advirtiendo que quien perturbe el orden de la naciente República Catalana será considerado como un agente provocador y como un traidor a la patria.
La II República Española nació pues mediante autoproclamación de unos cuantos,y el silencio o no violencia de los demás;y la Republica Catalá mediante autoproclamación de menos aún,pese a lo cual Maciá acordó con Madrid la rápida sustitución del gobernador militar por el general afecto Eduardo López Ochoa,y movilizó a militares más o menos nacionalistas,como Pérez Farrás o Escofer;también nombró a Companys gobernador civil,desalojando a Emiliano Iglesias.
Esa tarde cundieron por Barcelona las manifestaciones,con banderas republicanas,catalanas y separatistas.La gente cantaba o tarareaba preferentemente La marsellesa,y casi todos gritaban Visca Macià,mort Cambó.
Así pues,en un instante,Macià inventó la república catalana,la federación ibérica y el acuerdo de Alcalá-Zamora.La noticia cayó como una bomba en el gobierno de Madrid,que incluía a dos catalanes,y Prieto y otros tomaron por grave deslealtad la decisión de Macià,mientras en conversación por teléfono Miguel Maura trató de convencerle de que se atuviese a lo pactado en San Sebastián:discusión y votación popular de un Estatuto,a someter después a las Cortes.
Companys apoyó a Miguel Maura,y ante la falta de acuerdo entre Macià y Companys viajaron a Barcolona los ministros Luis Nicolau d´Olwer,Fernando de los Ríos y Marcelino Domingo.Lograron que Macià transformase la república catalana en Generalitat,nombre propuesto por Antonio Maura,a principios de siglo,para la autonomía.Pero no pudieron anular las medidas y los nombramientos que Macià había hecho,que suponían el dominio de la Ezquerra,y daban a ésta ventaja decisiva ante cualquier actuación política posterior.
El 26 de abril Alcalá-Zamora acudió a Cataluña a coronar el acuerdo con baños de multitudes y abrazos públicos con Macià,que actuaba como si la autonomía fuera ya un hecho,nombrando ministros de la Generalitat.Miguel Maura volvió a protestar,pero Macià,admirado y estimado al máximo por Miguel Maura, anuló las diputaciones provinciales catalanas,absorbiendo sus competencias la Generalitat.
No ocurrió lo mismo en Vasconia.Al conocer los actos de Macià,el lider peneuvista José Antonio Aguirre quiso imitarle proclamando en Guecho la república vasca,también dentro de una imaginaria república federal española,pero no tuvo el menor éxito,pues el PNV sólo contaba con 508 concejales entre más de 4.100,y no podía capitalizar el entusiasmo republicano,que en Vascongadas era totalmente de izquierdas.
Empezaba así la nueva época,esperada halagüeña,porque había nacido sin oposición.Sin embargo cada grupo quería una república distinta.Alcalá-Zaroma,Miguel Maura y Lerroux esperaban una democracia liberal;los republicanos de izquierda,comenzando por Azaña,un vasto proceso de demoliciones de cuanto había de despreciable y caduco en la sociedad española;el PSOE un régimen transitorio que abocase a una dictadura socialista;los ácratas una víctima de su proyecto revolucionario,y los nacionalistas catalanes,ahora mayoritariamente de izquierdas y jacobinos,un régimen que les concediera la autonomía,y no impidiera la secesión.
Excepto los conservadores,ninguno de estos grupos rechazaba la violencia,y todavía se llama democracia a la partidocracia,no siendo ni ésto los anarquistas y socialistas de estos años.Ni tampoco los socialistas de izquierda y Ezquerra Republicana de Catalunya,para los que el pueblo,o la nación,eran entes abstractos en cuyo nombre era fácil liquidar,o no aplicar,los derechos individuales.
Difícil era por tanto consolidar el régimen con tales intenciones,aunque el PSOE y el grueso de la derecha no eran extremistas.
Antes de un mes ardieron más de un centenar de templos,las principales bibliotecas,escuelas y aulas para obreros,a cargo de izquierdistas en Madrid,Andalucía y Valencia.Consintiéndolo el gobierno y la prensa de izquierdas,que llamaba pueblo a estos delincuentes.La masa católica reaccionó sin violencia,pero con miedo a una izquierda turbulenta y fanática.Estos sucesos hundieron también la popularidad de Alcalá-Zamora y Miguel Maura,y una minoría monárquica intentó conjuras en el ejército,sin éxito.
El 28 de junio triunfaron electoralmente las izquierdas,quedando como principales partidos el PSOE y el Radical de Lerroux.Alcalá-Zamora y Miguel Maura apenas obtuvieron votos,y las Cortes abrieron simbólicamente su periodo de sesiones el 14 de julio,fiesta nacional francesa,conmemoración de la revolución de 1789.
El nuevo régimen era pues anrirreligioso,y el proyecto constitucional preveía disolver a los jesuitas,y reducir a una buena parte del clero a una ciudadanía de segunda,privándolo del derecho a enseñar y limitando sus derechos de asociación,y concediendo a los ciudadanos libertad de conciencia.Alcalá-Zamora dimitió en octubre,pero fue nombrado presidente de la República en diciembre,una vez aprobada la Constitución.
La república admitió autonomías regionales si la población afectada las pedía mayoritariamente,pero rechazó la federación,que ya fracasó durante la I República Española.
La II República adoptó pues un nacionalismo español de corte regeneracionista,inspirado en Ortega y Azaña,no convincente para los nacionalismos vasco y catalán:nación no es el pasado,la historia y la tradición.Nación es la obra común que hay que hacer (Ortega y Gasset).Ortega hablaba también de una unidad europea que diluiría las naciones,y reclazaba el arcaísmo nacionalista del PNV y la Ezquerra,desconfiando de las autonomías.Un Estado en decadencia fomenta nacionalismos;uno en buena ventura los desnutre y reabsorbe.Y la visión nacional de Azaña era similar,aunque aceptando las autonomías.
Los nacionalismos vasco y catalán aceptaron pues la autonomía,y los Estatutos que la hicieran posible.Y el 31 de mayo de 1931 la Sociedad de Estudios Vascos (Eusko Ikaskuntza) elaboró un proyecto de Estatuto,que preveía un Estado vasco confederal de cuatro provincias con Navarra,laico,en una España federal.
La quema de conventos aunó a los carlistas y la derecha tradicional en un Movimiento de Alcaldes pro Estatuto vasco,para hacer de Vasconia un reducto de resistencia ante una República excesivamente anticatólica.Esta Liga fue dirigida por el PNV,aliado con los carlistas en las elecciones de junio a Cortes Constituyentes,obteniendo 14 escaños;sólo superados en 12 por la Acción Republicana de Azaña.En octubre abandonaron las Cortes por la misma razón que dimitió Alcalá-Zamora,pero regresaron en diciembre.El PNV llegó a proponer al monárquico general Orgaz la instrucción militar de sus organizaciones de montañeros,pero el gobierno olió intenciones golpistas,y trasladó a Orgaz a las Canarias.
La política anticlerical de la II República permitió por tanto el auge del PNV y del carlismo,reforzando incluso los argumentos separatistas.Aguirre:cuanto más nos atacan diciendo que no somos lo que somos,católicos,más católicos;cuanto más nos atacan de separatistas,más separatistas.
Ante la autonomía el PNV reforzó pues sus principios sabinianos,y concibió el Estatuto como instrumento para presionar hacia una desintegración creciente:si el Estado español dictare una lyey autonómica,puede el nacionalismo aprovechar sus ventajas,cuando tiendan a nuestra finalidad.Y la finalidad era la secesión.