Hechos religiosos

Joaquín Costa Martínez

Escrito por rgonzalo 02-05-2009 en General. Comentarios (1)

                        Capítulo 190.-  Joaquín Costa Martínez

 

            Desde su introducción en España antes de 1870 y sobre todo desde la constitución de un gran partido socialista (el PSOE,fundado por Pablo Iglesias Posse el 2 de mayo de 1879),y de una importante central socialista (UGT),el socialismo suscitó la aparición de algunos doctrinarios,el primero de los cuales fue Joaquín Costa Martínez.

            Joaquín Costa Martínez (1846-1911) nació en Monzón (Huesca) el 14 de septiembre y falleció en Graus (Huesca) el 8 de febrero.Y fue un político,jurista,economista,abogado del socialismo agrario e historiador aragonés,el mayor representante del movimiento intelectual decimonónico español conocido como Regeneracionismo,con su conocido lema Escuela,despensa y siete llaves para el sepulcro del Cid (aunque pedir alimentación y cultura no debe suponer abandono de la historia,por más que lo que quiso decir con esta frase es que España se olvidara de su época imperial).

            Hijo primogémito de una familia de labradores,trabajó como albañil,mozo de caballos,jabonero y segador para pagarse sus estudios de bachillerato.Trabajó y estudió bachillerato y magisterio en Huesca,y se Licenció en Derecho (1872) y en Filosofía y Letras (1873),doctorándose en Derecho (1874) y en Filosofía y Letras (1875) en Madrid.Escribió La vida del Derecho (1976) y fue profesor auxiliar en la Universidad Central de Madrid,cargo al que renunció en protesta por la política educativa de la Restauración,junto a Francisco Giner de los Ríos y otros miembros de la Institución Libre de Enseñanza.Y a esta institución laica de enseñanza,inspirada en la filosofía del krausismo,se ligó Joaquín Costa Martínez,dirigiendo su Boletín (1880-1883),dando clases y participando eficazmente en el Congreso Pedagógico Nacional de 1882.Estuvo en contacto con la Extensión Universitaria y fue presidente de la sección de ciencias históricas del Ateneo de Madrid (1895).En marzo de 1910 se adhirió al Centro de Estudios Históricos,proyectado por Francisco Giner de los Ríos,Eduardo de Hinojosa y Naveros y José Castillejo Duarte.

            Invitado como trabajador español visitó la Exposición Universal de París en 1857.

            Ejerció como Letrado en Cuenca y después en Huesca (1977-1879),y en esta última estancia en su capital de provincia natal redactó Cuestiones celtíberas:religiones,organización política,civil y religiosa de los celtíberos y Derecho consuetudinario del Alto Aragón.

            De nuevo en Madrid como pasante colaboró en la Revista de España,en la Revista General de Legislación y Jurisprudencia y en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación,donde presentó sus Estudios jurídicos y políticos y su Teoría del hecho jurídico individual y social.Más adelante,en 1887,fue profesor y redactó un Plan de una Historia del Derecho español en la antigüedad.Y participó en el Congreso de Jurisconsultos Aragoneses,en Zaragoza .

            Sus humildes orígenes le inclinaron a la política.Estudió especialmente las raíces populares del derecho consuetudinario español (Introducción a un tratado de política textualmente de los refraneros,romanceros y gestas de la Península,1881) y el mundo rural al participar en los Congresos de Agricultores y Ganaderos (1880-1881).Participó también en numerosos mítines y conferencias africanistas y abolicionistas,planteando su visión de El comercio español y la cuestión de África (1882).Dirigió además el Congreso Español de Geografía Colonial y Mercantil (1883),cofundó la Sociedad de Africanistas y Colonistas que dirigía las expediciones al África occidental y ecuatorial y colaboró en la Revista de Geografía Colonial (1885-1887).

            Por entonces accedió al cuerpo de Notarios (Granada y Jaén) y abogó inmediatamente por la reorganización del notariado,del Registro de la Propiedad y de la Administración de Justicia (1890).E ingresó en el Cuerpo Superior de Abogados del Estado.

            Una progresiva enfermedad de atrofia muscular le recluyó en su amado y familiar Graus (Huesca),desde donde a pesar de todo organizó a la Liga de Contribuyentes de Ribagorza,que derivó en movimiento político de inclinaciones sociales.Y como miembro de esta Liga participó en varias campañas por todo el Alto Aragón,a partir de 1892,con el fin de potenciar la producción agraria gracias al regadío y mediante obras hidráulicas que,según su opinión,debía hacer el Estado.

            Tras regresar en 1893 a una plaza de notario en Madrid tuvo una visión mucho más política y científico-social,preparando su magna obra Colectivismo agrario (1898),en el que hace una dura crítica de la destrucción por las desamortizaciones y otras prácticas de ancestrales sistemas de propiedad comunal,que describe muy documentadamente,galvanizando a la opinión pública tras el Desastre de 1898,a causa del cual España perdió sus últimas colonias en Cuba,Puerto Rico y Filipinas,tras guerra con los Estados Unidos de América.

            En el segundo tomo de Colectivismo agrario en España (1898) presenta Joaquín Costa Martínez lo que viene a ser una amplia historia económica de los sistemas de propiedad y sus diversas modalidades,desde los cotos a las tierras concejiles y comunales,las formas de explotación,etc.,remontándose a dos siglos antes de nuestra era;y también,con notable agudeza,trata del control sobre el agua y sus diversas formas de propiedad,de las cofradías pesqueras,etc.Describiendo la gran tradición de colectivización agraria en España,desde Alonso del Castrillo (siglo XVI) hasta Álvaro Flórez Estrada (siglo XIX);e insiste igualmente en el papel benéfico que podría tener en España la irrigación bien dirigida bajo la dirección de un Estado que fuera favorable al pueblo.Por lo que por sus aspectos socialistas el regeneracionismo por el que abogó Joaquín Costa Martínez influyó ampliamente a José Ortega y Gasset en su juventud.

            Con sus mensajes a las Cámaras Agrarias aragonesas consiguió la creación de una Asamblea Nacional de Productores que se alió con las Cámaras de Comercio que lideraba Basilio Paraíso Lasús y la Liga Agraria formada por las clases propietarias castellanas dirigidas por Santiago Alba Rico para formar la Unión Nacional,nuevo partido político popular muy crítico con el sistema de la Restauración canovista.Esta propuesta resultó demasiado heterogénea y restó de momento muchos militantes al republicanismo,aunque en ella están diluidas las ideas de Joaquín Costa Martínez,que acató la Unión Nacional,integró sus fuerzas,aceptó un cargo en el Directorio y redactó el mensaje de queja y protesta al Congreso de los Diputados,que se publicó en la prensa el 1 de abril.Pero no funcionó el intento de fuerza de sacar manifestaciones a la calle:se prohibió la de Madrid y se autosuspendieron las demás.Reunidos en la casa de Joaquín Costa,en Madrid,Basilio Paraíso Lasús pugnó por acciones directas espectaculares como una huelga de contribuyentes,mientras Joaquín Costa Martínez creyó improbable un alto seguimiento de esa medida y más seguro y profundo el trabajo de un partido político,educador del pueblo.Hubo pues disensiones entre Joaquín Costa y Basilio Paraíso sobre la medida a tomar y en septiembre de 1900 Joaquín Costa planteó su separación del Directorio de la Unión Nacional.Los gremios madrileños se alejaron también de Basilio Paraíso,si bien la Unión Nacional celebró todavía un mitin en Barcelona en abril de 1901.Basilio Paraíso Lasús y Joaquín Costa Martínez se aseguraron sendos escaños de diputados liberales mientras Joaquín Costa,que soñaba aún con un partido de intelectuales,viró hacia la Unión Republicana de Nicolás Salmerón,en la que ingresó en 1903.La Unión Nacional se desintegró por la tensión entre los intereses populares y los corporativos.Y Joaquín Costa percibió que el poder,tal como estaba configurado,no acometería nunca reformas regeneracionistas;pues en este empeño Joaquín Costa se hallaba completamente solo.

            Afectado profundamente por el fracaso de la Unión Nacional continuó atribuyendo responsabilidades por la situación española a la propia monarquía en Quiénes deben gobernar después de la catástrofe.Reconstrucción y europeización de España y.sobre todo,la espectacular encuesta realizada desde el Ateneo de Madrid con la colaboración de muchas grandes figuras de la cultura y la sociedad española (desde Miguel de Unamuno y Jugo a Emilia Pardo Bazán) para redactar uno de sus libros clásicos:Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España:urgencia y modo de cambiarla (1901),tremenda e informada denuncia de la corrupción del sistema político canovista de la Restauración,que supuso la marginación de Joaquín Costa de los centros políticos del sistema institucional.

            El historiador español Alberto Gil Novales ha visto con claridad la gran contradicción de Joaquín Costa Martínez en este trabajo:denuncia desde dentro el mismo sistema político que pretende destruir.La información que utiliza en su obra no excluye a los caciques y oligarcas en cuanto hombres representativos de la cultura de su época.Y como resumen definitivo de la encuesta (1902) elabora un programa de enunciados prácticos,casi su testamento político,en el que mezcla grandes horizontes y algunas observaciones menores,casi comarcanas:

1.      Cambio radical en la aplicación y dirección de los recursos y energías nacionales.

2.      Reforma de la educación en todos sus grados.

3.      Abaratamiento rápido del pan y de la carne.

4.      Un sistema nuevo de comercio.

5.      Mejoramiento de los caminos de herradura.

6.      Suministro de tierra cultivable.

7.      Legislación social.

8.      Sanear y europeizar la moneda.

9.      Creación de un poder judicial digno.

10.   Municipalización de servicios públicos y de ciertas industrias y comercios.

11.    Renovación del liberalismo abstracto y legalista imperante.

12.  Y renovación de todo el personal gobernante.

Evidentemente Joaquín Costa Martínez olvidó casi por completo el mundo industrial,y sus propuestas reformadoras agraristas,a la manera de José Moñino y Redondo,conde de Floridablanca;Pedro Rodríguez de Campomanes o Álvaro Flórez Estrada son muy poco revolucionarias.Pero globalmente se trata de una clara propuesta modernizadora,de mejoras legales e institucionales,europeizadoras.

En adelante Joaquín Costa fue con frecuencia portavoz y jefe de fila de quienes propusieron una respuesta mucho más efectiva,objetiva,positiva y activa a los graves problemas de España que la que propuso la Generación del 98,aunque su revulsiva actitud frente al sistema del turno de partidos,y su denuncia de las torpezas y egoísmos de los políticos cayeron en desierto.

En 1898 ingresó en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas con un discurso sobre El problema de la ignorancia del Derecho y sus relaciones con el status individual,el referéndum y la costumbre.Y en años siguientes estudió temas jurídicos relevantes como Derecho consuetudinario y economía popular en España (1902).Su elección como  diputado republicano acaeció en momentos en que había perdido casi del todo la esperanza de regenerar a España.Pero fue entonces cuando propuso un cirujano de hierro que acometiera las reformas de urgencia que necesitaba España para escapar de la dsecadencia,cirujanos que fueron Miguel Primo de Rivera y Francisco Franco.

Su fracaso político le radicalizó verbalmente,acercándose en sus últimos años al socialismo.Muy enfermo se retiró a su vida familiar en 1905,aunque protestó contra proyectos gubernamentales como la Ley Antiterrorista u ofrecer sus Siete criterios de gobierno,por lo que fue llamado el León de Graus.Se reafirmó en su ideal republicano,y su muerte provocó una gran convulsión nacional,enterrándosele en Zaragoza al oponerse el pueblo al traslado de sus restos al futuro Panteón Nacional,y no desear los políticos monárquicos un entierro multitudinario capaz de presentarse como un plebiscito contra el sistema.En Reconstitución y europeización de España (1900) resume su programa político-económico:que España sea rica para todos,antes que pensar en repartir la miseria común;y por europeización entendió predominantemente la transformación del espacio físico económico de España:repoblación forestal,canales y pantanos,regadíos;revolución de la agricultura y de toda su producción.En 1911 aparecieron todos sus discursos y escritos sobre política hidráulica,y su estilo,con bellos giros oratorios y sembrado de citas cultas y vehementes,revelan una voluntad de estilo rico y versátil,casi romántico.Escribió además dos novelas didácticas:Justo de Valdediós y Último día del paganismo (inconclusa).

Obras editadas:La tierra y la cuestión social;La vida del derecho:ensayo sobre el derecho consuetudinario (Pamplona,2003);Reforma de la fe pública (Pamplona,2003);Reorganización del notariado,del registro de la propiedad y de la administración de justicia (Pamplona,2003) y Política hidráulica (Pamplona,2005).

http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/smile.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/mad.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/tongue.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/wink.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/frown.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/biggrin.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/confused.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/redface.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/rolleyes.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/cool.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif  

 

 

 

Luis Díez del Corral y Pedruzo,liberal de centro

Escrito por rgonzalo 01-05-2009 en General. Comentarios (0)

                        Capítulo 189.-  Luis Díez del Corral y Pedruzo,liberal de centro

 

            Ya nos hemos referido a Luis Díez del Corral y Pedruzo (1911-1998) como estético,como autor de libros de Estética.Pero fue también liberal de centro,y por tanto vamos a decir ahora algo de él en cuanto liberal.

            El liberalismo político constituye el objeto de un fino análisis filosófico e histórico perceptible en su gran obra El liberalismo doctrinario (1ª edución,1945;2ª edición,1956).Hace en este libro un copioso estudio del doctrinarismo primero en Francia,bajo la Restauración,la Monarquía de Julio,la Segunda República y el Segundo Imperio,con Pedro Pablo Royer-Collard,François Pierre Guillaume Guizot,Henri-Benjamin Constant de Rebecque,Jean Casimir-Périer,Louis Adolphe Thiers,Luis Mateo Molé y Alexis Henri Charles de Clérel,vizconde de Tocqueville,autor de La démocratie en Amérique como autores principales;y después en España,desde los constitucionalistas de Cádiz en 1812:Baltasar Melchor Gaspar María de Jove Llanos y Ramírez (Gaspar Melchor de Jovellanos),Francisco de Paula Martínez de la Rosa Berdejo Gómez y Arroyo (Francisco Martínez de la Rosa),etc. hasta Antonio Alcalá Galiano y Fernández de Villavicencia y Antonio Cánovas del Castillo,junto con muchas páginas sobre la ambigüedad política de Juan Francisco María de la Salud Donoso Cortés y Fernández Canedo (Juan Donoso Cortés).Luis Díez del Corral y Pedruzo elogia este régimen ponderado,surgido de Charles Louis de Secondat,Señor de la Brède y Barón de Montesquieu (Montesquieu),y fundado en el equilibrio de los poderes,cuyo modelo encarna el parlamentarismo inglés.Por lo demás admira a a Tocqueville,sobre quien ha escrito y hablado en múltiples ocasiones,en particular en el Coloquio del Centenario,celebrado en 1959 en París,y a quien ha comparado con Blaise Pascal.Con la misma inspiración pronunció un largo discurso sobre La monarquía de España en Montesquieu (1973) para su entrada en la Academia de Historia,y en otra ocasión elogió el pensamiento político de Francisco Pacheco,discípulo de Cánovas del Castillo.

            Luis Díez del Corral y Pedruzo ha trabajado también sobre las ideas políticas de Agustín de Hipona (San Agustín),sobre Lorenz von Stein (al abogado de la monarquía social),sobre el humanismo económico de Wilhelm Röpke,sobre la filosofía política de José Ortega y Gasset,sobre Italia como clave de la política española en la época de Velázquez,y sobre la visión que los escritores políticos italianos tenían de la España de los tiempos de Tommaso Campanella.

            Y tras meditar sobre un fenómeno que marcaba los últimos cuarenta años Luis Díez del Corral y Pedruzo describió en 1954 el rapto de Europa en una potente obra.Partiendo del mito de la joven siria Europa,raptada por Zeus metamorfoseado en toro,describe con detalle la captación de la elevada técnica europea y norteamericana por los pueblos en vías de desarrollo de Asia y África;en resumidas cuentas,lejos de temer los efectos de este equipamiento moderno del Tercer Mundo subraya sus aspectos benéficos.En 1974,en Perspectivas de una Europa raptada,se cuestiona la integración europea,la manera en que ejerce su dumping el Japón,la India actual e Inglaterra,la futurología,etc. Y su obra más reciente,La monarquía hispánica en el pensamiento político europeo,de Maquiavelo a Humboldt (1976) rebosa igualmente de finas sugerencias sobre filosofía política e historia.

   http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/smile.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/mad.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/tongue.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/wink.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/frown.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/biggrin.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/confused.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/redface.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/rolleyes.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/cool.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif