Hechos religiosos

España,plurinacional (LXII)

Escrito por rgonzalo 03-12-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LXII.- La España de postguerra (4)

 

                Se le ha caracterizado asimismo como Estado nacional-católico:La Iglesia se somete al Estado y éste,a cambio,convierte el catolicismo en piedra angular de su discurso político y social.Y es verdad que la España de Franco fue un Estado confesional,y que la Iglesia colaboró estrechamente con el régimen hasta el extremo de llegar a controlar territorios como la educación o la censura.Ahora bien,no puede decirse que este nacional-catolicismo,entendido como praxis política,fuera el rasgo esencial del régimen de Franco;en primer lugar,porque sólo se extendió durante un cierto período (hasta finales de los años cincuenta aproximadamente),y además porque ni el Estado-institución,ni la Iglesia,lo subscribieron nunca de modo explícito.Y,sin embargo,es innegable que el régimen debió buena parte de su apoyo social al hecho de identificarse con la Iglesia. (J.J. Esparza).

                Tampoco se acomoda bien el franquismo a otras definiciones que de él se han hecho,como el de régimen personal o autocracia,pues aunque el de Franco fue el régimen de una persona,la verdad es que no fue un régimen personalista:desde que se crearon las Cortes,en 1942,hasta su muerte en 1975,Franco sólo ejerció ocho veces su prerrogativa personal para dictar leyes.El poder nunca dejó de estar bajo la sombra de Franco,pero no residió completamente en él,sino que más bien flotó entre una compleja constelación de órganos e instituciones (J.J. Esparza).

                Y se lo ha llamado dictadura desarrollista,como algunas del Tercer Mundo:Una élite que llega al poder con un programa casi exclusivamente centrado en objetivos económicos.Pero la de Franco tampoco fue una dictadura del desarrollo,porque no nació con ese objetivo,ni el desarrollo fue tampoco el horizonte esencial de su política;es verdad que España se desarrolló bajo Franco y que el propio régimen sacrificó algunas de sus iniciales convicciones en provecho del crecimiento industrial,pero,como en los casos anteriores,el desarrollo es sólo una parte de su perfil (J.J. Esparza).

                Ha habido otros intentos de definición,siempre insuficientes.No hay un sistema franquista en la historia de las ideas políticas,aunque sí haya una Era de Franco en la historia de España.Aquel régimen no sería un sistema,ni siquiera un modelo institucional,sino que,sencillamente,Franco hizo una política que aplicaba ideas vigentes en la órbita de la derecha española desde antes de la guerra,y muy singularmente el catolicismo doctrinal de Menéndez Pelayo y Acción Española.Y todo ello apoyado en una estructura de poder completamente singular,nacida de una situación excepcional (Fernández de la Mora).

                El comportamiento del franquismo también está lleno de paradojas más o menos reales.Antiobrero,según sus oponentes,elaboró la legislación social más obrerista de la historia de España;oficialmente antijudaico,salvó de la persecución nazi a más judíos,probablemente,que cualquier otro Estado,exceptuado el Vaticano;supuesto títere o criatura de Hitler y Mussolini,mantuvo a España fuera de la II Guerra Mundial,para gran beneficio de los Aliados;de doctrinas presuntamente incompatibles con el desarrollo económico,presidiría la etapa de más rápido crecimiento disfrutada por España antes;eminentemente represivo,el número de presos en sus cárceles llegó a ser uno de los más bajos del mundo comparativamente a su población,aunque,a la muerte de Franco,contaran aún en ese número algunos centenares de presos políticos.Rígido e incapaz de evolucionar,era muy diferente en los años 40 y 60.Etc.Basten estas consideraciones para entender la insuficiencia o tosquedad de la imagen de él elaborada en estos años por la propaganda,más que por una historiografía seria.

                Entender ese régimen y su duración exige recurrir no sólo a categorías generales,sino a la historia anterior.Ya vimos cómo la dictadura de Primo de Rivera surgió de la incapacidad de la Restauración ante los desafíos revolucionarios.Mucha gente concluyó entonces,en medio de la crisis general europea,que la democracia liberal no podía,por sus propias características,afrontar tales retos.La dictadura debía alumbrar nuevas fórmulas políticas,vagamente elaboradas en torno al corporativismo o democracia orgánica,en cuya raíz encontramos,en España,desde la Institución Libre de Enseñanza a socialistas como Fernando de los Ríos,pasando por diversos catalanistas,Maeztu o Madariaga,y hacia la que derivó buena parte del movimiento maurista.Uno de sus rasgos consistía en que las personas no votarían como individuos,sino en calidad de miembros de colectivos como el sindicato,el municipio o la familia.

                No obstante el peso del catolicismo y de la tradición liberal en la derecha española,y no la oposición de la izquierda,habían impedido en los años 20 la consolidación de un sistema fascista o corporativo,y la experiencia abocó a la II República,una pseudodemocracia anticatólica y de tono izquierdista,que creyó poder impulsar y encauzar al mismo tiempo a los movimientos revolucionarios.El resultado habían sido las más sangrientas convulsiones de España desde la I República,y finalmente la guerra civil.Tal experiencia había convencido a la mayor parte de la derecha –como,en otro sentido,de la potente izquierda extremista- de que la democracia liberal no tenía futuro.El régimen de Franco proclamaba,por tanto,la necesidad de superar dicho sistema mediante la democracia orgánica,fórmula que iba a revelarse inoperante a la postre.

                Aun así,el franquismo albergó desde el principio dos corrientes de opinión,más implícitas que explícitas.Una lo veía como una superación efectiva de los sistemas políticos ensayados antes,y otra lo entendía como un régimen transitorio,nacido de unas circunstancias excepcionales,y que debía dar paso,antes o después,a otra cosa por el momento indefinida.La segunda interpretación ganó terreno conforme en Europa Occidental se asentaban sistemas demoliberales,tras la crisis de postguerra,y más cuando el peligro comunista perdió inminencia desde la revisión del stalinismo,en 1956,de la división entre la URSS y la China de Mao y el indisimulable fracaso económico de su sistema.La idea del franquismo como un régimen excepcional permitía,a la muerte de su fundador,la transición pacífica a lo que siguen llamando democracia,otros y yo partidocracia.

                Pero en 1939 la dictadura se presentaba como enemiga y superadora de la revolución,la comunista ante todo,también del sistema demoliberal,y de los secesionismos internos.A este último aspecto dedicaremos aquí la atención principal.

                Una faceta esencial del nuevo régimen era un nacionalismo español exacerbado,sobre todo en los primeros años.La nación española fue definida como unidad de destino en lo universal,frase de José Antonio Primo de Rivera,de sentido nada claro,acaso referida a una proyección imperial,también muy usada por la propaganda.La idea de imperio pasó por unos años a primer plano.Pero también ahí predominaba la vaguedad.¿Implicaba la expansión política por otras tierras,o más bien una preeminencia cultural?.Seguramente se pensaba en las dos cosas,pero sin arriesgar demasiado por la primera.Cuando Franco pidió a Hitler buena parte del imperio francés en el norte de África como compensación a su entrada en la guerra mundial,¿lo hizo creyéndolo factible,o usando unas peticiones desmesuradas como justificación para evitar verse arrastrado a la contienda?.Es difícil saberlo,aunque el resultado práctico no ofrece dudas.En todo caso la idea de una expansión política sólo podía plantearse con relación a África,y a duras penas,pues el continente ya estaba repartido entre potencias más fuertes,si exceptuamos Portugal.Y en relación con América se trataba más bien de una aspiración a fomentar los lazos culturales y políticos,no de una impensable recolonización.En realidad el imperio nunca pasó de la retórica.

                Tiene interés el lazo entre este imperialismo y el patrocinado por el nacionalismo catalán desde Prat de la Riba,pues sin duda hay una influencia catalanista ejercida a través de Eugenio d´Ors,uno de los mentores de Falange,y menos directamente de Cambó,aunque se trataba de dos ideas básicamente distintas.El imperialismo falangista se inspiraba en un imperio auténtico,cuyos considerables restos se habían perdido en 1898,sólo cuarenta y dos años antes.El imperialismo de Prat no presentaba esa hilación histórica:Catalunya debía impulsar y dirigir la construcción de un imperio ibérico de nuevo cuño,sin casi nada que ver con el antiguo,si bien en cierto modo reintroducía por la ventana la españolidad de Cataluña rechazada por la puerta.

                Ya hemos visto cómo esa dinámica empujó a Cambó a un progresivo españolismo,nunca concluido.Y es que sólo España,como conjunto,podía asumir algo parecido a una misión imperial,por lo demás anacrónica.Cataluña,como parte de España,podía destacar en algún aspecto,pero carecía del peso económico,demográfico y cultural para convertirse en la nación dirigente de un conjunto de naciones ibéricas,cuya tendencia natural sería la disgregación.Tampoco el idioma catalán podría sustituir al castellano como lengua imperial o de cultura.De ahí que el progresivo españolismo de la Lliga opusiera,en otros nacionalistas,un imperialismo en teoría más modesto y realizable,a aplicar en los que siguen llamando Países catalanes:Valencia y Baleares,a veces también Aragón,para recuperar la situación medieval anterior al nefasto compromiso de Caspe.

               

España,plurinacional (LXI)

Escrito por rgonzalo 03-12-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LXI.- La España de postguerra (3)

 

                La rebelión de octubre había culminado una tradición de violencias y atentados desde principios de siglo,con cimas como la Semana Trágica barcelonesa de 1909,el movimiento revolucionario de 1917,el pistolerismo de los primeros años 20,el pronunciamiento de Jaca en 1930,las oleadas de incendios,la serie de magnicidios desde Cánovas a Calvo Sotelo,o los cientos de atentados y choques sangrientos durante la II República.Sin duda Franco llegó a pensar como Melquíades Álvarez,Calvo Sotelo y Cambó (éste había propuesto pocas penas,pero cumplidas),y adoptó el método de Thiers de un escarmiento radical,aunque no por fusilamientos en masa,sino por vías judiciales.

                Tras la revuelta de 1934 Companys se había jactado de esperar la pena capital,a sabiendas de que no le sería aplicada;pero en 1939 ni él ni los demás líderes albergaban dudas sobre su destino si caían en poder de los vencedores.Por eso todos habían procurado cruzar a tiempo la frontera,sin previsión alguna para sus miles de seguidores implicados en el terror izquierdista,dejados atrás a merced de sus enemigos.

                En 1940 llegó a haber 250.000 personas internadas en prisiones y campos de concentración,lo que suponía una carga añadida a la de una economía desarticulada en medio país.Para aliviarla el gobierno recurrió a varias medidas:el 4 de junio dejó en libertad condicional a los condenados hasta seis años,saliendo a la calle decenas de miles de presos;el 1 de abril de 1941 extendió la medida hasta los doce años,con lo que los liberados fueron muchos más,y al año siguiente hasta los 20 años.Los conmutados de la última pena salieron también en su mayoría antes de seis años.Otro medio para reducir rápidamente el tiempo de reclusión fue la redención de penas por el trabajo,de carácter voluntario,con dos días de remisión por cada uno trabajado.En 1945 el número de reclusos superaba en poco al normal en la II República,aunque volvería a aumentar como consecuencia del maquis,la guerrilla organizada al terminar la guerra mundial por los comunistas.

                La suerte de algunos dirigentes ilustra la situación creada.El sabiniano Ajuriaguerra,uno de los fautores del pacto de Santoña,se había entregado en 1937.Recayó sobre él la última pena,pero le fue conmutada por prisión pepetua,y a los seis años dejaba la cárcel.Los nacionalistas vascos,a quienes el franquismo debía más de un beneficio,recibieron trato comparativamente bueno,y en 1943 todos o casi todos estaban en libertad,aunque entraron en prisión algunos nuevos,uno de los cuales,Luis Álava,fue fusilado.También se había quedado voluntariamente Besteiro,ejemplo casi único en las izquierdas.Pese a la simpatía que inspiró a sus jueces,le condenaron  a 30 años de reclusión por no haber hecho lo preciso para impedir el rumbo revolucionario de su partido.Seguramente habría salido pronto de la cárcel,pero,delicado de salud,contrajo una infección y murió a los pocos meses.

                Otros líderes huidos,como Zugazagoitia o el anarquista Peiró,tuvieron peor fortuna.Al ocupar Francia los alemanes,en 1940,fueron entregados a España.Zugazagoitia,de gran dignidad personal,había sido uno de los principales impulsores de la guerra civil en 1934,pero luego se había opuesto a Largo Caballero.En el gobierno de Negrín había aceptado un cargo tan comprometido como la cartera de Gobernación.En los meses de exilio tuvo tiempo de componer el libro Guerra y vicisitudes de los españoles,a ratos conmovedor,y fundamental para entender la guerra.Su sentencia a muerte fue cumplida,pese a haber salvado la vida a algunos derechistas destacados cuando fue ministro.En cuanto a Juan Peiró,ministro con Largo Caballero,había denunciado el terror de las izquierdas,recibiendo por ello amenazas de sus correligionarios,y había salvado la vida de numerosos derechistas.También su condena se ejecutó,pese a los abundantes testimonios a su favor,y en medio de una general desaprobación.Mejor le fue al más destacado jefe militar anarquista,Cipriano Mera,capturado en el Marruecos francés,en 1942.Condenado a muerte (que celebraron con una chocolatada los presos comunistas) fue indultado,y cuatro años después salía libre.

                Los nacionalistas catalanes sufrieron menos persecución que los revolucionarios,pero algunos de sus líderes,como Carrasco y Companys,fueron fusilados.Companys había sido,claramente,uno de los principales causantes de la guerra civil.En 1934 se había alzado en armas contra el gobierno legítimo,utilizando con dolo los medios legales puestos en su mano;en 1936 no había hecho nada por impedir la ejecución del general Goded,cuando se había rebelado contra el Frente Popular y fracasado;y había presidido la etapa de máximas violencias y secesionismos en Cataluña,en 1936-37.Huido a Francia,había intentado formar un Conseil Nacional de Catalunya,pero los nazis,al invadir Francia,lo detuvieron y lo devolvieron a España.

                Semetido a juicio militar,fue sentenciado a la última pena.Recibió la condena con calma.Aunque masón y anticatólico,pidió los auxilios espirituales de un capuchino,quizá por abundar los nacionalistas entre los miembros de esta orden (como también entre los capuchinos vascos).Finalmente le visitaron el capellán castrense y un jesuita.Se confesó,ayudó a misa y comulgó.Como última voluntad pidió,con cierto humor,pan con un chocolate que le gustaba mucho de pequeño,y tomó un par de copas de coñac.En la etiqueta de la botella firmó,remitiéndola al gobernador del castillo,en señal de gratitud por su trato,y regaló a su defensor,el capitán Colubí,los gemelos de oro de su camisa.Ante el pelotón mantuvo la misma dignidad.Al oír la orden de disparo gritó ¡Per Catalunya!.Muchos,en los dos bandos,habían muerto de forma semejante.Con él terminaba simbólicamente una época.Para los nacionalistas Companys ha quedado como un mártir,y su proceso como un proceso a Catalunya.

                Franco gozaba de una inmensa popularidad.Desde luego,le aplaudía la casi totalidad de las derechas,que se habían sentido al borde del despeñadero,y los despolitizados o indiferentes,anhelosos de paz y tranquilidad;incluso muchos enemigos suyos acogían su victoria con alivio,por el fin de la lucha y por la bancarrota moral de las izquierdas,que habían culminado la contienda matándose entre sí.Pese al apoyo popular que decían tener,los partidos derrotados,excepto el comunista,tardarían muchos años en sentirse con ánimos para reemprender la lucha en España.

                Se abría un nuevo período en la historia española,que iba a durar treinta y seis años.Franco y los suyos creían haber salvado a España de la revolución y de la disgregación,pero ante ellos se abría un futuro incierto,empezando por la necesidad de reconstruir un país medio devastado,y hacerlo con una carencia dramática de medios financieros,agravada por un fuerte endeudamiento.Durante la guerra,en las zonas que habían ido conquistando,los nacionales habían mantenido un funcionamiento económico aceptable,reflejado,entre otras cosas,en la escasa sobremortalidad por hambre y enfermedades,en contraste con el bando opuesto;pero el rápido final les obligó a afrontar una economía desarticulada en Cataluña y en la zona centro,aumentando las penurias en el conjunto.

                La contienda mundial empeoró aún la situación.Con el ejército nazi tras los Pirineos,Franco tenía tres poderosas razones para aliarse con Hitler:la gratitud por la ayuda recibida,la aparente invencibilidad germana,y el hecho de que el Führer no toleraría,si vencía finalmente,a un franquismo ingratamente neutral.Por el lado contrario,los ingleses,dueños del mar,semiestrangulaban el abastecimiento de España para recordarle el coste de una alineación bélica,haciendo de los años 40 y 41 los más duros y hambrientos de la postguerra,si bien no tanto como el 1938 en la zona izquierdista.

                Franco interpretó la guerra mundial como una doble lucha:entre las llamadas democracias y las potencias fascistas,en la que se mantendría neutral o no beligerante;y entre Occidente y la URSS,en la que llegó a participar con la División Azul,devolución de la visita de las Brigadas Internacionales y muestra,a su entender suficiente,de gratitud al Führer.En esa estrecha línea,haciendo difíciles equilibrios,corriendo muy serios riesgos,y con tentaciones ocasionales de romper la no beligerancia o la neutralidad,logró mantenerse en aquellos cinco años y medio tan arduos para la reconstrucción de España.

                Y después el régimen hubo de afrontar una segunda postguerra,especialmente en 1946 y 1947,causada por el boicot internacional,que hizo volver al hambre y la escasez general de 1941.Esta doble postguerra iba a marcar todo el decenio de los 40.

                El carácter del franquismo ha suscitado continuas discrepancias y polémicas,pues aunque el régimen tenía rasgos fascistas,por influencia de Falange y por su relación con Italia y Alemania,no era propiamente fascista.El fascismo se caracteriza por el endiosamiento del Estado,la movilización de masas y la formación de un partido único,que debía encauzar y monopolizar la política.Franco,por el contrario,procuró el equilibrio entre las tendencias falangistas,las tradicionalistas,las católicas y las militares;sólo en contadas ocasiones movilizó a las masas,y siempre colocó la religión por encima de la nación y del Estado.

                Otros lo han caracterizado como dictadura militar,pero el ejército,sin duda un pilar esencial del régimen,no actuó en la vida política como fuerza autónoma,ni ocupó tampoco,ni siquiera durante la guerra,los puestos de dirección del Estado.El número de ministros pertenecientes al Ejército fue relativamente limitado,y tampoco puede decirse que la situación social y económica de los militares fuera llamativamente superior a la de los ciudadanos de otros estamentos (J.J. Esparza).No se entiende el franquismo sin su componente militar,pero de ningún modo se redujo a eso.

               

España,plurinacional (LX)

Escrito por rgonzalo 03-12-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LX.- La España de postguerra (2)

 

                Hubo disputas internas.Algunos,sin mucha convicción,querían salvaguardar la independencia a toda costa;otros preferían pedir subsidios,e incluso comer a dos carrillos (cobrar del SERE y de la JARE).Aguirre se sintió ahora republicano,y decidió que esos bienes pertenecían a la República,y por tanto siendo de todos,han de ser para todos,o repartidos en la proporción correspondiente,o administrados en forma que todos tengamos satisfacción.Así subrayaba su derecho al reparto de un botín saqueado en buena parte a la Iglesia.

                Al principio hubo fuertes tensiones entre Negrín y los peneuvistas.Negrín pensaba en una ayuda por igual a los refugiados vascos y no vascos,y estaba muy irritado porque el PNV,desde la pérdida de Vizcaya,había estado subsidiando en Francia a hombres aptos para el combate.El peneuvista De la Torre le replicó con la mayor desenvoltura,amenazándole con romper la cordialidad que ha existido hasta ahora.Y Aguirre le advirtió que de la actitud que mostrara el SERE dependería la actitud y conducta del gobierno vasco para con España,anunciando graves disgustos si no deja usted de lado toda consideración de tipo político.Las presiones de Aguirre no tenían,al parecer,carácter político.Negrín rompió las relaciones,después de pedir cuentas de su gestión económica al gobierno vasco.

                Esto ocurría en marzo de 1939.No obstante la conveniencia económica obligó al PNV a reconsiderar su altivez,y aceptar algo más tarde la ayuda e inspección del SERE.Pero mantuvo al mismo tiempo una actitud abierta hacia el JARE,con la expectativa de comer a dos carrillos.Pues Prieto,ansioso de éxitos políticos a costa de Negrín,ofreció a Irujo la secretaría general de su organismo.La propuesta no fue aceptada por los sabinianos,debido a su dependencia del SERE,que parecía entonces más solvente,pero daría lugar a una evolución,y también a tensiones dentro del PNV entre los partidarios de una y otra organización de ayuda.Incluso reverdecieron las pretensiones de independencia.Ajuriaguerra,desde su prisión,clamó:Tenemos una arraigada repugnancia a recibir dinero del Estado español.Nunca habían tenido tal repugnancia.Al contrario,habían pedido y hasta exigido todo tipo de ayuda desde la concesión del Estatuto.Cuando el SERE cerró,en 1940,se impuso la opción por la JARE.

                Pero a partir de 1942 la situación económica del PNV quedó resuelta,siendo sustituida su dependencia de los organismos republicanos españoles por el Departamento de Estado de los EEUU y el FBI.Además Aguirre logró montar una red de ayuda entre diversos núcleos de vascos bien establecidos en Hispanoamérica.Los sabinianos pagaban la financiación de Washington con labores de espionaje contra los nazis en Francia,y en América contra los izquierdistas españoles,ante los que representaban el papel de aliados solidarios en la desgracia.Los servicios secretos de USA financiaron giras de propaganda de Aguirre por Hispanoamérica,y contribuyeron generosamente a las arcas del partido.No obstante hubo quejas por que esa generosidad contrastaba con la pobreza de la información suministrada por los agentes peneuvistas.

                Los nacionalistas catalanes no parece haber tenido la suerte o la habilidad de los vascos.Ni siquiera lograron crear un gobierno de la Generalitat,porque la mayoría de los esquerristas no quería saber nada del PSUC.Pi i Sunyer formó en Londres un Conseil Nacional Catalá,uno de los muchos organismos del exilio sin repercusión en el interior.La mayor parte de los exiliados acentuó al principio,como los sabinianos,su despego hacia España,de la que no esperaban obtener ya nada.En sus Memorias de un federalista Salvador de Madariaga deja constancia de la imposibilidad de hacer admitir a los nacionalistas alguna solución que zanjase el problema nacional.Madariaga,ignorante de las maniobras separatistas del PNV y la Ezquerra durante la guerra,creía honradamente que el federalismo podía dar satisfacción a las aspiraciones nacionalistas en una España unida.Pudo constatar su error después de muchos esfuerzos de concordia y polémicas con unos y otros.

                Mientras tanto los vencedores aplicaban su ley,de estilo marcado por las crudas expresiones de José María de Areilza,primer alcalde franquista de Bilbao:No se sabe qué espectáculo era más bajo y denigrante para nuestro pueblo:si ver a sus hombres representativos asesinados en las cárceles y en los barcos,o el contemplar al día siguiente de la matanza cómo el presidente Aguirre,rodeado de los consejeros de su partido,se dirigía solemnemente a oír misa para engañar al pueblo religioso y sembrar la confusión en las conciencias.Que quede esto bien claro:Bilbao no se ha rendido,sino que ha sido conquistado por las armas.Nada de pactos y de agradecimientos póstumos.Ley de guerra,dura,viril,inexorable.Ha habido vencedores y vencidos;ha triunfado la España una,grande y libre;es decir,la de la Falange Tradicionalista.La guerra no había sido excepcionalmente cruenta en comparación con otras del siglo XX (unos 300.000 muertos entre caídos en el frente y fusilados en retaguardia),pero la habían precedido y acompañado odios furiosos y el temor correspondiente.Como hemos indicado,las propagandas izquierdistas habían cultivado muy activamente esos odios como medio de movilización en la lucha de clases.La derecha no había promovido nada parejo en intensidad y sistematicidad,pero al estallar el conflicto su odio se desató a su vez,alimentado por las angustias pasadas,por las crueldades reales o supuestas del adversario,y por la necesidad de asegurar la retaguardia en el período inicial de absoluta superioridad enemiga.Hubo un terror muy parecido en los dos bandos,con un máximo en verano-otoño de 1936,para descender luego y volverse más controlado.Obviamente el vencedor iba a tener muchas cuentas que saldar con el vencido.Prieto lo había anunciado tras el asesinato de Calvo Sotelo.Las derrotadas izquierdas no tuvieron ocasión de vengarse,pero los asesinatos y torturas entre ellas mismas durante la guerra permiten suponer el destino de los fascistas,si éstos hubiesen perdido.

                El nuevo régimen no venía predicando el perdón y el olvido,sino sólo medidas de clemencia dentro de una justicia drástica.Prometió inmunidad a quienes no hubieran cometido crímenes,pero nada parecido a una amnistía.En eso hallamos una semejanza y una diferencia con respecto a otras contiendas europeas también marcadas por el odio ideológico,como las de Italia y Francia.Según terminaba la II Guerra Mundial,que en ambos países tuvo al final bastante de guerra civil,decenas de miles de vencidos fueron asesinados,con sólo una pequeña minoría ejecutada judicialmente.En España el resultado no sería menos sangriento,pero con procedimiento inverso:miles de ejecuciones legales y pocos asesinatos sin juicio.Esa represión se cebó en los revolucionarios,y mucho menos en los nacionalistas vascos o catalanes.

                La dureza con que fue aplicada tal política se revela en la cifra de 50.000 condenas a muerte,de las que se cumplieron casi la mitad.Quienes vieron su pena conmutada por la cadena perpetua tuvieron bastante suerte,pues en la mayoría de los casos no pasó de seis años.Franco ha sido tildado de cruel por las ejecuciones,pero el hecho de que encauzara la represión a través de tribunales indica algo distinto.Estos tribunales ofrecían garantías precarias sin duda,y algunos jefes militares aprovecharon para causar al enemigo las bajas que no les habían ocasionado en combate,pero con todo el método fue muy superior a la simple venganza en asesinatos oscuros y sin control,practicada en otros países.

                Han sustentado la leyenda de la crueldad de Franco historiadores como Tuñón de Lara,admirador de Stalin,pero en ningún caso fue más cruel que sus enemigos.Negrín,por ejemplo,prolongó una guerra perdida multiplicando las víctimas,y trató de enlazarla con la II Guerra Mundial,que las habría duplicado o triplicado.Por no hablar de sus checas y campos de concentración,espeluznantes también para los izquierdistas disidentes.Sin embargo nadie le acusa de crueldad,y muchos historiadores lo alaban como modelo de liderazgo responsable,y hasta heroico.

                Puede hallarse la raíz intelectual de esta represión en la insurrección de octubre de 1934.El horror de la derecha se manifestó en el debate subsiguiente en las Cortes.Las izquierdas comparaban gloriosamente su alzamiento con la Comuna de París,63 años antes,reprimida por Thiers;y algo similar pensó la derecha.El diputado republicano moderado Malquíades Álvarez clamó:Thiers,cuando presenció los horrores de la Commune,fusiló produciendo millares de víctimas.Con aquellos fusilamientos salvó la República,salvó las instituciones y mantuvo el orden.Calvo Sotelo insistió en la idea,para horror de Maeztu,que gritó ¡Cuarenta mil fusilamientos!.Cambó resaltó que los violentos no temían reincidir,pues sabían que en España,país de amnistías,su prisión duraría poco y saldrían de ella con aureola heroica,sobre todo los dirigentes.Y así había ocurrido en 1934.No había sido ejecutado un solo jefe de los sublevados,ni siquiera entre los militares complicados y condenados,y sí en cambio tres personajes de muy poco fuste.Sólo dieciséis meses después los miles de acusados gozaban de libertad,en un clima de exaltación y revancha,mientras quienes habían defendido la ley y la democracia sufrían graves amenazas.El general López Ochoa,vencedor de la insurrección de Asturias,fue apresado y asesinado en circunstancias macabras por las izquierdas,al recomenzar la guerra,en julio de 1936.

               

España,plurinacional (LIX)

Escrito por rgonzalo 02-12-2005 en General. Comentarios (2)

                                España,plurinacional

                                               LIX.- La España de postguerra (1)

               

                Los exiliados no reflexionaron mucho sobre las causas de la guerra y la derrota,pues la propaganda seguía inspirando sus pensamientos.Pero sí abundaron las amargas proyecciones de las culpas de unos sobre otros,y una de las más reveladoras y conocidas fue la polémica entre Prieto y Negrín,apenas comenzado el exilio,en marzo de 1939;acusando Prieto a Negrín de ser el máximo responsable de la derrota,por haberse entregado a los comunistas,y replicando Negrín que la derrota habría llegado mucho antes sin sus previsiones,disciplina y espíritu de resistencia.Planteado así el problema Negrín tenía razón.Pues si de resistir se trataba,la guerra habría terminado en pocos meses con la caída de Madrid en manos de Franco.Pero la intervención soviética,la hegemonía comunista y la política de Negrín habían permitido continuarla dos años largos más,incluso con esperanzas de victoria durante cierto tiempo.Y en cuanto a la inhibición de las democracias,una de las causas principales radicaba en la situación y naturaleza revolucionaria del Frente Popular,a la que habían contribuido todas las izquierdas,no sólo los comunistas.En rigor esa situación y naturaleza revolucionaria había sido la causa misma de la guerra.

                Pero el núcleo de la disputa consistía en un asunto harto más práctico e inmediato:el tesoro del Vita.Se trataba de un yate de ese nombre,cargado de riquezas expoliadas por el gobierno de Negrín:depósitos del Banco de España,un cajón de oro amonedado,joyas históricas de la catedral de Tortosa,el Tesoro Mayor y Relicario Mayor de Santa Cinta,ropas y objetos procedentes de la catedral de Toledo,entre ellos el famoso manto de las 80.000 perlas,colecciones de monedas de valor numismático,con invalorables ejemplares únicos,objetos de culto de la Capilla Real de Madrid,entre ellos el joyero y el clavo de Cristo,y otros muchos bienes guardados en maletas.

                Se trataba sólo de una parte del inmenso tesoro acumulado desde octubre de 1936,saqueado sistemáticamente de pertenencias públicas y privadas,religiosas,artísticas y culturales,sin exceptuar las colecciones de monedas antiguas de oro y de plata del Museo Arqueológico de Madrid,libros antiguos,las cajas de seguridad de los Bancos y las alhajas depositadas en los Montes de Piedad por gente humilde.Hasta habían intentado adueñarse de las propiedades de Estado español en el extranjero.Lo que frustró Azaña negándose,poco antes de dimitir,a firmar el decreto correspondiente,por no pasar a la historia como salteador de los bienes nacionales.Gracias a esa previsión alardea Negrín:Nunca se ha visto que un Gobierno o su residuo,después de una derrota,facilite a sus partidarios,como lo hacemos,medios y ayuda que ningún Estado otorga a sus ciudadanos después de una victoria.

                Pues aquellas fortunas tenían la función esencial de asegurar en el exilio la autoridad del Gobierno derrotado,ya que muchos exiliados iban a depender de los subsidios correspondientes.A este fin Negrín creó el SERE (Servicio de Evacuación de los Refugiados Españoles),cuya gestión provocó enfrentamientos.Como botón de muestra,el incorrumpible anarquista Cipriano Mera lo juzga así:Organismo creado por Negrín,y del que se servía un grupito de paniaguados para poder continuar en el exilio sus trapisondas,seguir manejando sin rendir cuentas a nadie los fondos sacados de España,e intentar imponerse mediante la coacción económica a los miles de refugiados españoles que lo detestaban.Los libertarios,sintiéndose discriminados por el SERE,y desesperados por huir de Francia ante la proximidad de la II Guerra Mundial,llegaron a asediar tumultuosamente la sede del organismo en París.

                Lamentablemente la previsión de los hombres de Negrín había tenido fallos.Algunos cargamentos,denunciados por sus propietarios,habían sido incautados por la policía en un puerto holandés.Y peor sucedió con el Vita.Negrín lo había consignado a un hombre de su confianza en México,el doctor Puche,ex rector de la universidad de Valencia;pero Prieto había recibido aviso de su llegada y,de acuerdo con el presidente mexicano Cárdenas,birló limpiamente el tesoro a Puche,apoyándole,entre otros,los nacionalistas catalanes.Y burló también al PNV,que a su vez quiso apoderarse del cargamento ayudándose con el capitán del Vita,que era vasco.

                Negrín,indignado,reclamó sus propiedades,y pidió a Prieto una entrevista para arreglar lo más amistosamente posible el espinoso negocio.Prieto no tenía la menor intención de arreglar nada,y se negó,accediendo sólo a mantener una correspondencia,que nos permite conocer el fondo,ya que no los detalles,de un asunto que de otro modo permanecería enigmático.Con la carga del Vita organizó Prieto un organismo rival del SERE,la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE),reduciendo así la autoridad de Negrín,y atrayendo con subsidios superiores a muchos dirigentes izquierdistas.El SERE desaparecería a mediados de 1940,y la JARE,tras acusaciones de corrupción,fue prácticamente incautada en 1943 por el gobierno mexicano.

                Tanto la Generalitat como el gobierno del PNV habían situado también dinero en el exterior,aunque estas evasiones nos son menos conocidas,con indicios dispersos en las memorias del anarquista García Oliver.Durante el período del Comité de Milicias los ácratas habían expoliado ingentes sumas,por lo que los militantes en el exilio protestaban de la escasísima ayuda recibida.Pero la mayor parte de aquellos bienes había pasado al gobierno de la Generalitat,cuando la CNT tuvo la flaqueza de renunciar a sus principios.Perdida la guerra,explica García:Nos convenía explorar las intenciones del que había sido gobierno de la Generalitat,pues nos enteramos de que Tarradellas disponía de fondos destinados a la ayuda económica de las personalidades catalanas.A mí me pareció que la explicación que Tarradellas me dio sobre los tesoros confiados en depósito al gobierno de la Generalitat de Catalunya era un subterfugio alejado de la verdad.Tarradellas,que durante mucho tiempo dispuso de un avión para su uso personal,hizo con él muchos viajes a Francia.Era cosa de averiguar lo relacionado con esos viajes,las cuentas del gran capitán que me dio sobre la suerte de los tesoros del Comité de Milicias,y sus alegatos sobre la incautación que de ellos hicieron los carabineros de Negrín,un mes antes de abandonar Barcelona.

                Pero Tarradellas no estaba dispuesto a aclarar las sospechas de García Oliver,y se limitó a contarle que los tesoros les habían sido arrebatados a su vez a los nacionalistas por los carabineros de Negrín.Por eso no podía darle cuentas de nada.Probablemente mentía,pues el propio gobierno había tenido noticias y denuncias de las exportaciones ilegales de oro y fondos organizadas por la Generalitat.García Oliver,incrédulo,presionó a Companys con una amenaza no disimulada:Algo hay del pasado que concierne a las actividades del Gobierno de la Generalitat,y que podría dar lugar a situaciones delicadas,tanto para ti,como presidente de la Generalitat,como para los sucesivos gobiernos que la gobernaron.Me refiero a los tesoros depositados en la Generalitat por el Comité de Milicias,por cuyas entregas se extendieron recibos.De sobra sabes que con uno solo de esos recibos pueden,los de allá,promover un proceso y demandar la extradición del consejero Ventura Gassol y del presidente de la Generalitat.La amenaza de ser extraditado a la España de Franco sonaba grave,pero Companys no la tomó en serio.Repitió al líder ácrata la versión de Tarradellas sobre los carabineros,si bien situando el suceso en fecha diferente.No hubo modo de sacar nada a los líderes esquerristas,que volvían a burlar así a sus incautos competidores.

                Azaña menciona:El timo de cinco millones de francos,cuando los apuros de abril de 1938,al llegar los nacionales al Mediterráneo,hecho por la Generalitat a Méndez Aspe,enviándole una caja con oro y valores.Situados los millones en París,a las 48 horas desaparecieron.Eran para Companys y los políticos y funcionarios de la Generalitat si tenían que emigrar.

                De todas formas los recursos pasados a Francia por ácratas y nacionalistas se mostraron insuficientes,entre la apropiación de parte de ellos por diversos responsables y las necesidades de miles de refugiados.García Oliver señala que algunos ácratas habían utilizado aquellos medios como propiedad particular,y Maríano Vázquez,secretario de la CNT,escribió a Cipriano Mera:Ocurrieron hechos sumamente delicados durante los últimos momentos de nuestra guerra.En cualquier caso,nacionalistas y anarquistas pasaron pronto a depender del SERE o de la JARE,lo que les obligó a moderar sus radicalismos.Pocos líderes mostraron escrúpulos morales hacia aquellos auxilios,que de todas formas apenas llegaron a los militantes de base.Uno que rechazó el dinero fue el expresidente de la II República Alcalá-Zamora,pese a sufrir grandes apuros económicos (su caja de seguridad en el Crédit Lyonnais en Madrid estaba entre las muchas robadas por el gobierno del Frente Popular).Otro fue Cipriano Mera.

                El caso del PNV lo conocemos algo mejor.Ante el derrumbe del Frente Popular creyó ya inútil fingir colaboración con él,y se ausentó de las instituciones republicanas,pero su anhelo de independencia,tras fracasar en su intento de apropiarse del Vita,chocaba con el problema de los garbanzos,y el bien probado realismo de sus líderes combinaba mal con los gestos heroicos.Antes,los sabinianos habían manejado en su interés exclusivo la tesorería del gobierno vasco,suscitando las protestas de los socialistas,pero ya en el exilio el dinero se agotaba con rapidez,mientras los republicanos lo seguían teniendo en abundancia.A Aguirre le daba repugnancia todo lo español,pero cuando me pongo a pensar en la cuestión del dinero no sé  qué hacer.