Hechos religiosos

España,plurinacional (XLVIII)

Escrito por rgonzalo 20-11-2005 en General. Comentarios (0)

                                España,plurinacional

                                               XLVIII.- Euzkadi y Catalunya pierden su semiindependencia (1)

                                               

                Si Franco hubiera logrado tomar Madrid,en las maniobras de cerco después de su fracaso en noviembre de 1936,la guerra habría terminado pronto,pues la caída de la capital habría implicado la derrota del más potente ejército del Frente Popular.Pero al no poder Franco resolvió atacar la zona enemiga del Cantábrico,compuesta por Vizcaya,Santander y Asturias,zona rica y densamente poblada,con casi toda la industria pesada y de armamentos de España,y las minas más importantes para el desarrollo de la guerra.Terreno muy agreste y de fácil defensa,con tropas aún faltas de combate,pero numerosas y bien pertrechadas,más el cinturón de hierro.El riesgo era pues grande para los nacionales,si bien beneficiaban a los franquistas las rivalidades entre los gobiernos de las tres provincias y la independencia de Aguirre,manifiesta en hechos como el retraso en la organización de brigadas y divisiones,acometida sólo a última hora,ante la inminente ofensiva contraria.El PNV buscaba dotarse de fuerzas armadas propias,disuasorias contra quienes intentaran volver atrás su política de hechos consumados.

                Y el 31 de marzo,al mando de Mola,los nacionales emprendieron su ofensiva por Vizcaya con inferioridad en tropas,superioridad ligera en artillería y abrumadora en el aire.Superioridad acentuada por la imprevisión del gobierno vizcaíno,que no había construido nuevos aeródromos,ni adaptados para los bombarderos soviéticos,superiores a sus contrarios.La fuerza aérea nacional,española,italiana y alemana (la legión Cóndor) estaba dirigida por von Richthofen,cuyo Jefe,Sperrle,sólo respondía ante Franco.La infantería se componía sobre todo de las brigadas navarras,apoyadas un mes y medio más tarde por fuerzas italianas,mientras el gobierno vizcaíno redoblaba sus esfuerzos de movilización.Los atacantes iban a avanzar con lentitud contra una firme resistencia apoyada en el relieve montañoso,y ayudada por el frecuente mal tiempo,que entorpecía las ofensivas por tierra y aire.

                También perturbaban a los nacionales los ataques en otros puntos ordenados por el gobierno de Valencia,Y así el 10 de abril las izquierdas,con absoluta superioridad aérea y blindada,trataron de aislar a las tropas franquistas incrustadas en la Ciudad Universitaria madrileña;pero hubieron de desistir ante un adversario pegado al terreno y con moral elevada.La decepción se repetiría a finales de mayo en una amplia ofensiva por La Granja y Segovia.Y en junio ante Huesca.Una y otra vez,la superioridad material no garantizaba la victoria.

                Durante las tres primeras semanas de abril los nacionales avanzaron en Vizcaya ocupando la zona del monte Oiz,desde donde podían atacar a Durango,o a Guernica,unos 20 kilómetros al norte.Guernica parecía tener mayor interés,pues su rápida ocupación habría embolsado a importantes fuerzas enemigas,que competían en un amplio saliente próximo a la costa,acelerando el fin de la resistencia vizcaína.Richthofen favorecía esa acción,pero Mola,en relación tirante con el alemán,optó por el ataque hacia Durango.La orden de Mola hacía inútil un bombardeo de Guernica,pero atacó la villa el 26 de abril.Su acción,dirigida al principio contra un puente,cuya destrucción obstaculizaría la retirada del enemigo,no tocó el puente,pero incendió el 18 % del caserío.

                En las horas siguientes el fuego se propagó hasta afectar al 71 % de la villa,e inmediatamente comenzó una vasta campaña internacional denunciando el bombardeo de la población civil,y exagerando el número de víctimas.El mando franquista,que no había ordenado la acción de Richthofen,achacó el incendio a los revolucionarios,basándose en los precedentes de Irún y Éibar.Y esto aumentó todavía más la campaña antifranquista.

                La marina nacional trató de bloquear los puertos enemigos,pese a estar protegidos por la marina británica,logrando entorpecer los suministros a la zona.

                Las operaciones continuaron en mayo,siempre con avances lentos.Para el 30 estaba previsto el ataque al Cinturón de Hierro,pero se retrasó por la ofensiva izquierdista en el frente central sobre La Granja y Segovia.El 3 de junio falleció Mola en accidente aéreo,sustituyéndole el general Dávila;y el 11 de junio comenzó el asalto a las grandes fortificaciones.

                Impresionantes en general,no pasaban de chapuceras en varios puntos.Los atacantes conocían sus fallos,porque uno de los ingenieros de la defensa,el capitán Goicoechea,se había pasado a los nacionales tres meses antes,y el gobierno de Vizcaya no había corregido los fallos estructurales.

                Las tropas de Dávila rompieron el primer cordal del cinturón en una jornada,y ampliaron las brechas hasta poner a Bilbao,en sólo cuatro días,en situación crítica.El 18,tras algunos combates encarnizados,pero aislados,los jefes peneuvistas e izquierdistas dieron la ciudad por perdida,y centraron sus esfuerzos en evacuar a la población civil,y mantener una retirada ordenada,lo que consiguieron a medias.Al día siguiente los nacionales ocuparon Bilbao,continuando las operaciones para tomar Vizcaya.

                Casi en simultaneidad con el ataque al Cinturón de Hierro el gobierno de Valencia había lanzado una gran ofensiva sobre Huesca,frustrada por la tenaz defensa de sus habitantes.

                Los nacionales obtuvieron en Vizcaya una industria siderúrgica que llevaba meses trabajando a bajo rendimiento,pero pronto volvió a plena producción;además de fábricas de armas y minas de hierro.Los alemanes deseaban monopolizar el comercio de este mineral,pero Franco mantuvo las exportaciones a Gran Bretaña.

                Al caer Bilbao el Vaticano reconoció de facto al gobierno de Franco,pues ya el cardenal Gomá había escrito en El caso de España:esta cruentísima guerra es,en el fondo,una guerra de principios,de doctrinas,de un concepto de la vida y del hecho social contra otro,de una civilización contra otra.Es la guerra que sostiene el espíritu cristiano y español contra este otro espíritu que quisiera fundir todo lo humano,desde las cumbres del pensamiento a la pequeñez del vivir cotidiano,en el molde del materialismo marxista.Otro obispo catalán,Pla y Deniel,definió la lucha de los nacionales como una Cruzada.

                Contra Franco trabajaban en la Santa Sede grupos de presión franceses,por temor a la influencia de Alemania en España,y nacionalistas catalanes y vascos.Pero el 1 de julio,cuando la lucha en Vizcaya estaba terminando,el episcopado español,salvo doce obispos ya asesinados y otros dos,firmó una Carta Colectiva preparada por Gomá:la Iglesia ha tratado de evitar la guerra,pero una vez en marcha no podíamos inhibirnos sin incurrir en el tremendo apelativo de canes mutti (perros mudos),con que el Profeta censura a quienes,debiendo hablar,callan ante la injusticia.No hay en España más esperanzas de reconquistar la justicia y la paz que el triunfo del Movimiento Nacional.Se abstuvieron Vidal y Múgica,para que no se recrudeciera la persecución.Y el 28 de agosto el Vaticano envió a la España de Franco al cardenal Antoniutti,prácticamente en calidad de Nuncio,aunque todavía sin reconocimiento formal.

                Durante los tres meses de lucha en Vizcaya las tropas peneuvistas y revolucionarias,más las llegadas para ayudarles desde Santander y Asturias,habían combatido con bastante valor y empeño.Aguirre,que desde la formación de su gobierno había pedido a Valencia más y más suministros,pese a estar mejor surtido que casi todos los demás frentes,salvo en aviación,había redoblado en este trimestre sus exigencias,especialmente de aviones.

                Pero la aviación dependía de los soviéticos,que obraban con independencia en Vizcaya,por lo que afirmó Largo Caballero:la aviación procede,al igual que los carros blindados,con una libertad de acción que escapa a las previsiones y hasta a las órdenes emanadas del Ministerio bajo cuya jurisdicción se mueven.Y es que los soviéticos eran poco propicios a mandar sus valiosos aviones a donde corrían demasiado riesgo de destrucción.Pretextaron razones técnicas,como que la autonomía de los cazas no les permitía llegar a Vizcaya,y aunque se hicieron intentos desde Francia o directamente,fue imposible compensar la inferioridad del gobierno de Vizcaya en el aire.

                La tirantez entre Aguirre y el jefe del frente norte,Llano de la Encomienda,acrecentaba la debilidad.Aguirre impuso la división del frente entre Euzkadi y el resto,con permanente querella por las competencias,provisiones,etc.Llano se resignó a la jefatura teórica de ambos ejércitos,mientras Aguirre quería sustituirlo por otro más competente.Reclamaba a Valencia el envío de Asensio,al que los comunistas achacaban las derrotas del verano anterior,habiéndole eliminado del mando a raíz de la pérdida de Málaga,a principios de febrero.A finales de abril Aguirre se autonombró jefe militar,refrendado por el gobierno de Euzkadi.Le asesorarían profesionales como el soviético Górief,tan destacado en la defensa de Madrid,pero según Largo Caballero:el pretexto era que el General Jefe del Norte no tenía pericia en el mando.

                Ya el 7 de abril el gobierno vizcaíno había advertido a Valencia que,si no llegaban aviones,se consideraría relevado de la lealtad con la que siempre ha procedido.La amenaza era un pretexto para poder acusar a sus aliados,y justificar una posible rendición separada mediante acuerdos secretos con el enemigo.Pues los sabinianos presentían ya que la victoria del Frente Popular se alejaba,y con ella sus perspectivas de secesión.Tantearon entonces la compra de su inmunidad a costa de abandonar a sus aliados.

España,plurinacional (XLVII)

Escrito por rgonzalo 14-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               XLVII.- Cataluña y Vascongadas durante 1936 (7)

 

                Pero el gobierno central izquierdista no pensaba ceder por las buenas,y estaba muy descontento con el esfuerzo militar de la Generalitat.Cuando la batalla de Madrid,había llamado a ofensivas en otros frentes,sin apenas resultado.El ataque en el norte sobre Álava había sido tardío y frustrante,y de Cataluña fueron a Madrid varios miles de cenetistas,pero el frente de Aragón había permanecido inactivo.En enero,un informe de Valencia constataba en ese frente una completa descoordinación con la lucha del resto de España,excepto de personal en los servicios y los suministros,en detrimento de los combatientes;y graves fallos de organización general y falta de iniciativa.Señalando cómo el enemigo,con tropas inferiores en número,mantenía la tensión golpeando aquí y allá con unidades móviles,reteniendo así a unas fuerzas izquierdistas desproporcionadas.También había desproporción entre el número de fusiles en el frente y en la retaguardia,especialmente en Barcelona,donde abundaban en exceso,debido a la desconfianza entre las diversas fuerzas izquierdistas.Los asesores soviéticos también criticaban el aletargamiento del frente aragonés,aunque en su indignación no dejaba de pesar la inquina a los anarquistas.

                El 4 de marzo la Generalitat se había sentido lo bastante fuerte para intentar desarmar a las Patrullas de control y a los grupos anarquistas de retaguardia.La propia prensa anarquista lo aceptó,en bien de la cruzada liberadora,pero la FAI lo impidió,desarmó a algunos policías y obligó a dimitir a sus consejeros en el gobierno regional.Fue preciso un mes,hasta mediados de abril,para formar nuevo gobierno regional,que cambió poco,la situación.Conforme avanzaba la primavera de 1937 el ambiente en Barcelona se enrarecía.Y Orwell ofrece también una descipción:por debajo del lujo y de la creciente pobreza la ciudad respiraba el clima inconfundible de la rivalidad y el odio políticos.Personas de todas las opiniones posibles decían en tono premonitorio:Pronto tendremos dificultades.Se estrechaba la colaboración entre la Ezquerra y el PSUC,convertido en un partido de masas muy disciplinado y dinámico,perfectamente capaz de disputar el terreno a los anarquistas.La prueba de fuerza se aproximaba.

 

España,plurinacional (XLVI)

Escrito por rgonzalo 14-11-2005 en General. Comentarios (1)

                España,plurinacional

                                               XLVI.- Cataluña y Vascongadas en 1936 (6)

               

                En este contexto,el 22 de diciembre Aguirre apeló a la conciencia mundial,acusando a los nacionales del asesinato de numerosos clérigos beneméritos por el mero hecho de ser amantes de su pueblo vasco;había clamado con el corazón dolorido contra el silencio de la jerarquía eclesiástica ante tales crímenes y ante la rebelión contra un régimen legalmente constituido,que un buen católico debía respetar.No faltaba desenvoltura a la pretensión peneuvista de estar defendiendo un régimen legalmente constituido cuya ley vulneraba masivamente el mismo Aguirre desde el principio;un régimen que antes de la sublevación militar estaba descomponiendo el Estado republicano,según habían observado sin mucha pena los propios sabinianos.Para más sarcasmo,mientras Aguirre decía tales cosas debían estar comenzando los contactos con los,según él,malos católicos rebeldes al régimen legal.Aguirre caracterizaba la contienda como lucha de clases entre el capitalismo abusivo y egoísta y un hondo sentido de justicia social,propio este último de los revolucionarios y del PNV.

                Le repicó Gomá en carta abierta señalando que la guerra de clases no era razón,sino pretexto,aun admitiendo un fondo de injusticia social como una causa remota del desastre.No creo que haya una docena de hombres que hayan empuñado las armas para defender sus haciendas,mientras que se cuentan por docenas de millares los que se han alistado en la guerra sin más haber que el fusil que se le ha puesto en sus manos,ni más ideal que su Dios y su patria.Y la misma Euzkadi no podría justificar el consorcio de católicos y comunistas sin el factor religioso.¿No se ha afirmado que ese contubernio era la única manera de salvar la religión en Vizcaya y Guipúzcoa cuando las hordas rojas la hubiesen eliminado de España?.Y sobre los sacerdotes fusilados en Guipúzcoa la jerarquía eclasiástica no había callado,como pretendía Aguirre,pues se había movido con eficacia para cortar tales hechos;los peneuvistas,en cambio,callaban ante la verdadera hecatombe de sacerdotes y religiosos perpetrada por sus aliados,que no había cesado.Es endeble su catolicismo en este punto,señor Aguirre,que no se rebela ante esta montaña de cuerpos exánimes.Además los primeros no habían sido fusilados por ser sacerdotes ni por su amor al pueblo vasco,sino por sus actividades políticas al servicio de un partido alineado con los perseguidores.La Iglesia y el pueblo católico habían respetado al régimen republicano,y no lo habían agredido,sino que habían sido agredidos por gobernantes que habían terminado por llevar a España al borde del abismo.

                Los sabinianos enfocaban los hechos desde su denso racismo:la ideosincracia de Euzkadi es de tal naturaleza que va a la guerra a través de su propia fisonomía,con sus iglesias abiertas y los sacerdotes en la calle.Lo que implicaba que la idiosincrasia del resto de España hacía natural la persecución y la barbarie;y ocultaba que el coste de mantener el culto en Vizcaya consistía en una radical insolidaridad con la Iglesia en el resto de España,y la colaboración con los perseguidores.Se seguía percibiendo pues con claridad el eco de la doctrina sabiniana:una Euzkadi sin ningún punto de contacto o fraternidad con la raza española.

                De paso el prestigio de un partido que garantizaba el orden y el culto religioso favorecía al PNV ante los nacionales,cosa muy conveniente cuando comenzaba a no estar claro que iban a perder la guerra.Y además el orden bajo la hegemonía del PNV fue más aparente que real,hasta que el 31 de marzo de 1937 los nacionales comenzaron la ofensiva sobre Vizcaya desde Álava y Guipúzcoa.

                En Cataluña lamenta Azaña:su deber más estricto,moral y legal,de lealtad política,e incluso personal,era haber conservado para el Estado,desde julio acá,los servicios,instalaciones y bienes que le pertenecían en Cataluña.Se ha hecho lo contrario.Desde usurparme el derecho de indulto,para abajo,no se han privado de ninguna invasión de funciones.Asaltaron la frontera,las aduanas,el Banco de España,Montjuich,los cuarteles,el parque,la Telefónica,la CAMPSA,el puerto,las minas de potasa... ¡Para qué enumerar!.Crearon la Consejería de Defensa,se pusieron a dirigir la guerra,que fue un modo de impedirla,quisieron conquistar Aragón,decretaron la insensata expedición a Baleares,para construir la Gran Catalunya.

                El nacionalismo radical catalán llegó a proyectar en noviembre algo como un golpe fallido contra la CNT,e indirectamente contra el propio Companys,a quien acusaban de demasiado blando con ella.Uno de los conspiradores fue Casanovas.Y estaba claro que si Companys contemporizaba con el poder anarquista y lo avalaba no era por gusto,sino porque en una lucha abierta con él podía llevar las de perder.Su táctica consistía pues en ganar aliados e ir arrinconando a la CNT.Los líderes anarquistas más lúcidos percibían su táctica,pero también ellos se veían forzados a hacer concesiones,tras haber dejado pasar el periodo inicial en que todo fue posible.

                Otro problema para la Ezquerra consistía en su dificultad para afrontar al gobierno central cuando éste pudiera alejar la atención de la marcha franquista y asedio a Madrid,y reclamara sus competencias.Los nacionalistas debían aprovechar pues al máximo el interregno,como confesó Lluhí a Azaña:cada cual procuraría ocupar posiciones para ser el más fuerte el día de la paz.Actitud no exclusiva de los catalanes,y que tan bien convenía a los sublevados.Y como todos percibían que su causa se defendía en Madrid,pues si caía el enemigo llegaría a Barcelona en poco tiempo.Convenía demostrar por tanto alguna solidaridad,y enviaron a Madrid algunas fuerzas,no nacionalistas en su mayoría.

                En carta a Largo Caballero del 14 de enero de 1937 Companys demanda la colaboración y participación activa de Catalunya en la política internacional de la República,y el traspaso de todas las competencias de enseñanza.Insistiendo aún más en la independencia financiera:adquisición de divisas,emisión de billetes,aduanas,etc.Cuatro días después el Butlletí publicaba la atribución a la Generalitat de facultades excepcionales suficientes para tomar las disposiciones necesarias para unificar la política financiera de Catalunya,para regularizar la vida económica de Catalunya y unificar su colaboración en la lucha antifascista dentro de la República.Sin hacer caso de protestas centralistas,la Generalitat requisó el oro y el dinero del Banco de España en la región,pese a las protestas de Largo Caballero el 12 de abril:cada día se presenta con caracteres más agudos la autonomía que en materia económica se ha abrogado el gobierno de la Generalitat de Cataluña,que no exige para las exportaciones autorizaciones de este departamento,ni tampoco para las operaciones de compensación.De ahí una desarticulación económica totalmente perjudicial para los intereses de la economía de la zona leal al Gobierno de la República.Y el ministerio de Hacienda denunciaba constantes invasiones de sus competencias,el comercio ilícito de plata,o las exportaciones ilegales de productos de todo el Levante.

                La Generalitat justificaba sus medidas en la transformación de la industria catalana en industria de guerra,y Companys explicaba:sólo ha podido ser posible gracias a una política realista,sin vacilaciones,que ha supeditado la urgencia de resolución a fórmulas preestablecidas y que en estos momentos no deben ser obstáculos a la eficacia.Sin embargo la producción industrial cayó rápidamente en la región,y en enero de 1937 era sólo un 70 % de la del año anterior,y seguiría bajando.

                Problema que afectó a todo el territorio izquierdista,por la escasa atención de los obreros a las presiones y campañas de propaganda que les llamaban a intensificar el trabajo para defender su propia causa.Ni las medidas de la CNT,ni las de la Generalitat,o de los comunistas,lograban mantener la producción en la ciudad ni en el campo,y la penuria no cesó de aumentar,mientras según Orwell,testigo presencial:los mejores restaurantes y hoteles estaban llenos de gente rica que devoraba comida cara,mientras,para la clase trabajadora,los precios de los alimentos habían subido muchísimo.Los restaurantes y hoteles no parecían tener ninguna dificultad para conseguir lo que quisieran,pero en los barrios obreros se hacían colas de cientos de metros para adquirir pan,aceite de oliva y otros productos indispensables.Pandillas de chicos descalzos aguardaban siempre a los que salían de las charcuterías,para pedir a gritos un poco de comida.

                Companys,como Aguirre,extendía sus aspiraciones al ejército.Creó un Exercit Popular de Catalunya,y un Consejo Superior de Defensa,cuyos tratos con el ejército de Valencia serían de igual a igual,en plan de colaboración,pero no de obediencia.Sus normas de movilización contradecían las de Valencia,y la consejería de Defensa tomaba sobre sí el mando superior de las fuerzas del Ejército Popular en Cataluña y Aragón,admitiendo tan sólo,como el ejército de Aguirre,la necesaria coordinación con el Estado Mayor Central,mediante un intercambio de delegados.La palabra España quedó prácticamente borrada.El partido nacionalista podría incluso desempeñar un papel ejemplar y directivo en el nuevo Estado.

España,plurinacional (XLV)

Escrito por rgonzalo 13-11-2005 en General. Comentarios (2)

                                España,plurinacional

                                               XLV.- Cataluña y Vascongadas durante 1936 (5)

               

                La estrategia comunista se basaba en 1)apelar al patriotismo español,definiendo la guerra como de independencia frente a la invasión nazifascista,a pesar de que Franco no fue nunca títere de sus aliados,mientras que el Frente Popular era satélite de Stalin;2)crear un ejército regular superando las decepcionantes milicias;3)hacer retroceder la revolución y sus desórdenes (los comunistas sólo admitían la revolución dirigida por ellos),y 4)implicar a las democracias,lo que podría generalizar la guerra a toda Europa occidental,dejando a Moscú como árbitro y beneficiario.En este proceso el PCE debía hacerse con el poder real,pero no exhibido en el gobierno,en especial en el ejército y la policía,e imponer poco a poco una democracia de nuevo tipo,un régimen de transición a la dictadura proletaria.El dinero español estaba ya en manos de Stalin,pues Negrín,Largo Caballero y Prieto,tres políticos socialistas,se lo habían entregado,en plena luna de miel con el Kremlin.

                Los demás partidos,en general,carecían de estrategia,salvo la de subsistir a cualquier precio y sacar provecho de las circunstancias,y por eso no captaban el designio de fondo del PCE,aún más borroso por la obsesiva insistencia de este partido en la unidad y eficacia del Frente Popular.Sí percibían,en cambio,el creciente y despiadado poder comunista.Largo Caballero vio cómo sus amadas juventudes eran prácticamente engullidas por el PCE,cómo éste aumentaba su influencia en la UGT,y el PSUC escapaba por completo al control del PSOE.Sentía que los asesores enviados por la URSS hacían a menudo caso omiso de sus órdenes,y el embajador soviético,Rosenberg,obraba como un procónsul.Y no menos crecía la alarma de los anarquistas,que no dejaban de ceder posiciones.En cuanto a los republicanos,apenas pesaban en el Frente Popular,y estaban agradecidos a los agentes de Stalin por frenar los desórdenes de la primera etapa revolucionaria.

                Desde finales de septiembre de 1936 Vizcaya disfrutó de seis meses de calma.El gobierno de Aguirre los aprovechó para formar,con bastante presteza,un ejército numeroso,con mayoría de izquierdas pero dirección nacionalista;y emprendió la construcción de masivas fortificaciones,llamadas El cinturón de hierro,en una amplia área en torno a Bilbao;este cinturón había de hacerla inconquistable,e incluso Aguirre intentó una ofensiva.

                En noviembre el gobierno izquierdista,trasladado a Valencia,ordenó ataques en todos los frentes para desahogar el asedio de Madrid.Apenas fue obedecido,aunque marchó desde Barcelona a Madrid la columna de Durruti,que encontraría la muerte.También en noviembre nombró Valencia jefe de todo el frente norte al general Llano de la Encomienda.Que toparía con Aguirre,igual que antes Ciutat.Diseñó una ambiciosa ofensiva desde Asturias,Santander y Vizcaya,desde la que las tropas irían a ocupar Arbalán,Vitoria y Miranda del Ebro,en combinación con la ofensiva santanderina.

                El plan agradó a Aguirre,que aspiraba a desquitarse de la pérdida de Guipúzcoa e incluso pensaba invadir Navarra,y que desde octubre disponía de un flamante Ejército de Operaciones de Euzkadi,con unos 40.000 hombres en 47 batallones,17 de ellos peneuvistas.Aguirre exigía constantemente a Valencia nuevas remesas de material,quejándose de penuria,pero le recordaría Prieto en enero:la penuria que ustedes padecen de armas y municiones es mucho,muchísimo menor que la que se sufre en otros sitios.Pues habían llegado a Vizcaya remesas abundantes de material de guerra enviadas desde Valencia,compradas en Francia o procedentes de la URSS,entre ellas 15 excelentes cazas I-15,sin competencia del enemigo en cantidad ni en calidad,y que debían dar pleno dominio del aire al gobierno vizcaíno.

                La acción contra Álava se emprendió con los mejores auspicios,coordinada por Ciutat,pero bajo la dirección inmediata del capitán peneuvista Arambarri.La masa de ataque,25.000 hombres,superaba a la empleada por los nacionales contra Madrid,y si bien inferior en adiestramiento,tenía objetivos incomparablemente más fáciles,pues sólo contaba con 4.300 enemigos enfrente.La debilidad de los de Franco se debía a que no esperaban la ofensiva,y a que alaveses y guipuzcoanos,que habían alistado 8 tercios de requetés,equivalentes a 16 batallones,habían enviado a otros frentes el grueso de sus efectivos.

                La ofensiva,invocando la mítica batalla de Padura,avanzó hasta el pueblo de Villarreal de Álava,para chocar allí con la enconada resistencia de la débil guarnición local,unos 800 soldados,un tercio de los cuales resultarían muertos o heridos.Durante dos semanas el pueblo fue atacado sin tregua,sufriendo once bombardeos aéreos,2.600 cañonazos y una lluvia de proyectiles de mortero.La resistencia permitió la llegada de refuerzos,y ni los batallones izquierdistas ni los nacionalistas lograron pasar de allí.Los atacantes sufrieron bajas muy elevadas,unas 4.500,con cerca de mil muertos,muchos de ellos debidos a un bombardeo de dos aviones nacionales sobre un convoy de tropas.Se manifestaron graves fallos de previsión en las columnas vizcaínas,sobre todo en la atención a los heridos,y quedó de relieve que el mando nacionalista había atendido más al buen estado de revista de las tropas que a su instrucción de combate.

                Aguirre explicó a Valencia el deplorable fracaso aludiendo a unas fortísimas y modernas fortificaciones enemigas,totalmente imaginarias,y a la llegada de numerosas tropas contrarias,también muy exageradas,procurando descargar la culpa sobre Ciutat.En adelante el PNV se las arreglaría para culpar siempre a sus aliados de todos sus fracasos,pese a actuar el Ejército de Euzkadi con práctica independencia.En las filas nacionalistas Aguirre se ganó el mote de Napoleonchu.

                La dura experiencia debió convencer a Aguirre de la dificultad de vencer a un enemigo cuya resolución había comprobado tan a lo vivo.Los nacionales habían protagonizado resistencias realmente heroicas,incluso en los momentos y situaciones más desesperados,como en Simancas,el alcázar de Toledo,Huesca,Oviedo y otros;y sin duda se volverían más temibles conforme ganaran en medios.Por lo que los jefes sabinianos comenzaron un doble juego de tratos soterrados con los nacionales,a través de los fascistas italianos.

                El gobierno vizcaíno renunció a nuevas ofensivas,pese a conservar una gran superioridad local.Prefirió fortificar Vizcaya,prestó refuerzos,poco efectivos,en Oviedo,y acreció su independencia.Se arrogó competencias en la creación de academias militares,y rechazó la dirección del Ejército Norte,arguyendo que prescindir del nombre Ejército de Euzkadi crearía un problema de tipo sentimental peligroso.Del teórico jefe de todo el frente,de Llano,aceptaba la coordinación y el consejo,pero no con aspecto de orden.Y se escudaba en razones de tipo técnico:el Gobierno vasco entiende que toda la administración de la guerra es de su incumbencia,no por consideraciones de tipo legal que en este caso están de más,sino por servir con mayor eficacia a la causa.Además era ciertamente ocioso hablar de una legalidad,porque ha sido superada no sólo en el terreno económico,sino en tantos aspectos distintos.

                Para enero Aguirre,en franca insubordinación,invalidaba órdenes de Llano o la instrucción de sustituir los batallones partidistas por divisiones y brigadas.Prieto le escribió el día 13,denunciando la afición del PNV a desprestigiar al gobierno de Valencia,y criticando la burocracia vizcaína,máquina monstruosa,ineficiente pero útil para afianzar el poder nacionalista,o esos pujos a que se sienten ustedes tan inclinados de adquirir internacionalmente una personalidad como Estado.Y le advertía:no llame usted con eufemismo abogadesco superación constitucional a lo que son vulneraciones constitucionales.La carta respira indignación,y la desobediencia dio pie a episodios grotescos,como cuando Aguirre pretendió haber entendido a Largo Caballero lo contrario de lo que había dicho sobre la jerarquía militar en el norte.El propio Irujo hubo de reconocer la falsedad.Largo Caballero,furioso e impotente,escibirá:¿Cómo imponer al gobierno vasco la disciplina?.¿Encarcelándolo?.¿Lo podía hacer el Gobierno central desde Valencia?.En el caso de poder hacerlo,¿sería conveniente?.

                No.Conscientes de ello Aguirre y los suyos sabían cuánto daño haría al Frente Popular la ruptura con el PNV,necesario para evitar una rápida pérdida de Vizcaya y para proyectar en el exterior una favorable imagen propagandística.Por ello explotaban a fondo la superioridad en la que los habían colocado las circunstancias.

                Pues uno de los mayores perjuicios para las izquierdas en el intento de atraerse a las democracias provenía de las violencias y persecuciones.Pero el PNV había logrado mantener el culto en Vizcaya y daba la falsa impresión,muy cultivada en la propaganda,de partido capaz de asegurar el orden.Esta imagen se proyectaba en el exterior como prueba de la inexistencia de una persecución religiosa en Epaña,pretendidamente limitada a algunas represalias espontáneas contra un clero fascista.En Euzkadi,donde el clero se había alineado con el pueblo,no habrían sido precisas tales represalias.Esta propaganda favorable al Frente Popular constituía la mayor aportación del PNV a sus aliados,muy estimada por éstos,y que Aguirre e Irujo no dejaban de recordarles cuando protestaban por las superaciones constitucionales.

España,plurinacional (XLIV)

Escrito por rgonzalo 13-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               XLIV.- Cataluña y Vascongadas durante 1936 (4)

               

                Muy sobresaltado,Gomá informó a Franco,que cortó de inmediato tales actos.Pero fue desastroso el efecto ya producido en muchos guipuzcoanos,para quienes la figura del sacerdote era sagrada.Se creía que los revolucionaros sólo habían asesinado allí a dos sacerdotes.La propaganda nacionalista pudo afirmar,con una mínima parte de verdad,que el bando nacional no difería de las izquierdas en su persecución a la Iglesia,y el PNV protestó en una gran campaña internacional y ante el Vaticano.

                La actitud del PNV radicalizó a los nacionales,para alarma de Gomá:el Gobierno de Burgos ha acentuado su sentido unitario ante los excesos de los separatizantes,lo que podría importar el desconocimiento de los legítimos derechos regionales,que se sacrificarían al sentido de una unidad violenta.He oído de los Generales de la Junta palabras gravísimas y amenazadoras contra la clerecía,y hasta contra algunos Obispos.

                Sin embargo la resistencia hallada por los nacionales debía poco al PNV,cuyas milicias pelearon mal,y apenas tuvieron ayuda de sus correligionarios vizcaínos.El peso de la lucha recayó sobre anarquistas y socialistas,fuertes en los pueblos industriales y marineros.En su retirada las izquierdas redujeron a pavesas buena parte de Irún.SanSebastián cayó sin resistencia.A lo largo de septiembre los navarros y alaveses terminaron de ocupar casi toda la provincia.

                En conjunto el PNV había permanecido casi neutral,pero su opción a favor del Frente Popular mostró ser firme,al desoír ofertas de carácter foral hechas por los franquistas.Ahora el partido procuró defender bienes y personas contra el terror izquierdista,que en Guipúzcoa se saldó con 500 muertos,y facilitó la fuga de destacados enemigos.

                Los nacionalistas guipuzcoanos,desde la Junta de Defensa de Azpeitia,dominada por Irujo,habían mostrado más interés en crear el embrión de su propio ejército que en combatir.Actitud funesta para la causa republicana,y para el propio PNV,pues determinó la pérdida de esta provincia y de la vital comunicación terrestre con Francia,dando a sus adversarios un éxito estratégico de primer orden.

                Con todo Aguirre e Irujo explotaron los reveses en Guipúzcoa para presionar a Madrid en pro de la rápida tramitación del Estatuto,arguyendo que los vascos se batirían con fervor sólo cuando fuera otorgada la autonomía.En práctica coincidencia con la caída de Irún,el 4 de septiembre fue sustituido el gobierno Giral,último republicano aunque sin poder efectivo,por un gobierno revolucionario más acorde con la situación.Lo presidía Largo Caballero,partidario abierto de la guerra civil ya desde 1933.El nuevo gobierno,y en particular Prieto,ministro de Marina y Aire,desconfiaba del PNV,y a fin de atarlo con un lazo firme aceleró el Estatuto y ofreció a Irujo una cartera ministerial,que terminó aceptando el 25 de septiembre.Y unos días después,el 1 de octubre,fecha también del nombramiento de Franco como jefe indiscutido del bando nacional,el Estatuto fue aprobado oficialmente en las Cortes.

                Aguirre peroró ante las Cortes:el nacionalismo había de colocarse,como siempre en nuestra historia se colocó,al lado de la democracia.Vais a aprobar el texto de la autonomía vasca.Indiscutiblemente ello presentará una mayor eficacia en la lucha.Os decimos con toda lealtad: hasta vencer al fascismo el patriotismo vasco seguirá firme en su puesto.Lealtad sólo hasta vencer al supuesto fascismo,pero no hubo ni lealtad ni victoria.Irujo ponderó su solidaridad con los pueblos y los hombres que en el resto de la península ofrecen su vida cada día por un régimen de libertad,democracia política y justicia social,y prometió humanizar la guerra,instaurar la República Federal y establecer un nuevo orden económico y social.Afirmando:con espíritu de humanidad y cristiano sentir,entiendo que el mundo es una gran comunidad en la que no deben darse las luchas de clases,sino una fraternidad absoluta.

                Obviamente Irujo sabía que los pueblos y los hombres en el resto de la península no luchaban,en general,por la libertad,sino por ideales revolucionarios basados en la lucha de clases.Y la izquierda entendía que la gran comunidad mundial de Irujo implicaba la desmembración de España,lo que no les convenía,sobre todo entonces.PNV e izquierdas sólo coincidían en la necesidad de vencer al enemigo.Y el PNV debía contar también con un posible triunfo del bando nacional,y no le convenía enajenarse del todo su buena voluntad.

                Como síntoma de la lealtad esperable el gobierno constituido en Vizcaya el 7 de octubre,y que con notable optimismo se autodenominaba de Ezkadi,exponía entre sus puntos fundamentales la dirección de la guerra por el gobierno vasco,es decir vizcaíno.También disolvió las policías republicanas y creó la Ertzaña.El gobierno vasco se componía de cinco nacionalistas (uno de Acción Nacionalista Vasca,el pequeño partido laicista),más tres socialistas,dos republicanos y un comunista.El presidente o lehendakari era Aguirre,también encargado de Defensa.

                El PNV tenía el máximo interés en dotarse de ejército propio,y puso bajo su autoridad a todas las fuerzas movilizadas en Vizcaya,creando dentro de ellas una especie de ejército particular del partido.Buscó contacto con los nazis a través de Suiza para establecer relaciones secretas con el III Reich.Aunque el PNV,por los fuertes lazos económicos tradicionales,se inclinaba por Inglaterra y Francia,no dejaba de abrigar soterradas simpatías por el racismo nazi,tan afín en muchos aspectos al sabiniano.

                El 12 de septiembre Madrid envió a Bilbao al capitán Francisco Ciutat para dirigir la guerra en la zona norte.Y Aguirre lo ignoró,creando un estado mayor propio e independiente.Como diría más tarde,había una independencia de hecho.Y eran muy malas las relaciones entre Asturias,Santander y Vizcaya,que concentraban casi toda la industria pesada y de armamentos de España.Se establecieron aduanas entre ellas,y los abastecimientos mutuos funcionaban mal,perturbando la producción industrial,que bajó con rapidez.Políticamente estas divisiones,así como las surgidas en Vizcaya entre comunistas,socialistas y anarquistas,beneficiaban a los seguidores de Arana.Y por fortuna para ellos las operaciones enemigas se detuvieron en aquel frente a finales de septiembre,absorbidas por el esfuerzo de conquistar Madrid.

                En noviembre la guerra,a punto de acabarse con la toma de Madrid por los nacionales,dio un giro decisivo.Desde octubre la Unión Soviética abastecía al Frente Popular con grandes cantidades de material bélico,asesores,policías y tropas especiales.Y ante el fracaso de las milicias frente al ejército de Franco,que llegó a una capital de un millón de habitantes con 20.000 soldados,sin apenas armamento pesado,se había impuesto la consigna de crear un ejército regular,como venían preconizando los soviéticos y los comunistas.Por lo tanto los franquistas chocaron en Madrid no sólo con las columnas milicianas,numerosas pero poco efectivas,sino también con brigadas regulares,algunas internacionales,y una poderosa aviación,carros de combate muy superiores,y una artillería más potente y mejor emplazada.El ímpetu de las columnas nacionales,mandadas entonces por Varela,no bastó para tomar Madrid,aunque tampoco prosperaron los reiterados intentos izquierdistas de aplastar a los atacantes.

                A las tres semanas de duro forcejeo el fracaso de los nacionales cambió la guerra.La lucha de columnas de pocos miles o decenas de miles de hombres dejó paso a una contienda de grandes ejércitos,y la intervención exterior,escasa hasta principios de noviembre,tomó mucha mayor envergadura.

                Convencido de que la caída de Madrid determinaría la victoria en corto tiempo,Franco se empeñó en tomar la capital mediante ataques sucesivos de cerco,lo que dio lugar a las batallas de la carretera de La Coruña,el Jarama y Guadalajara,entre diciembre de 1936 y marzo de 1937.Ninguna de ellas resultó concluyente,y la tercera terminó en derrota de las fuerzas italianas del bando nacional,traídas en respuesta a las Brigadas Internacionales organizadas por la KOMINTERN.Las izquierdas intentaron tomar la iniciativa aprovechando el éxito de Guadalajara,y lanzaron diversas ofensivas para desahogar el frente suroccidental de Madrid,pero no lograron quebrar las líneas enemigas.

                Y así se llegó en el frente central a un empate,en el que ningún bando conseguía doblegar al contrario.Franco abandonó entonces su esperanza de una guerra corta,y aceptó una prolongada,tratando de vencer al enemigo por partes,en lugar de atacarlo directamente en el centro.Resolvió pues atacar la franja enemiga del Cantábrico,empezando con una ofensiva sobre Vizcaya,a últimos de marzo.

                Entre tanto el Frente Popular,tras destruir la II República,había pasado por dos gobiernos,y pronto tendría un tercero,pues en septiembre de 1936 se constituyó un gobierno,revolucionario de facto,presidido por Largo Caballero,y ampliado en noviembre con ministros libertarios.Azaña seguía como nominal Jefe del Estado,cargo detentado por él tras expulsar,de modo muy dudosamente legal,a Alcalá-Zamora.La amplia alianza reunía a las izquierdas,incluida la Ezquerra,más una representación del PNV,lo que debía otorgarle estabilidad y consistencia.Sin embargo era un pacto entre incompatibles,dentro del cual el Partido Comunista,que veían en la CNT y en el POUM enemigos casi tan odiosos como los fascistas,surgía con fuerza extraordinaria,pese a su escasa presencia en el gobierno.Su poder creciente descansaba en la dependencia del gobierno con respecto a Stalin,y en una auténtica estrategia política y militar dirigida por el Kremlin.