Hechos religiosos

España,plurinacional (LVIII)

Escrito por rgonzalo 29-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LVIII.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (6)

 

                Y es que los sucesos se precipitaban tras la completa derrota izquierdista en la batalla del Ebro,terminada el 15 de noviembre.Pues los propios nacionalistas catalanes dijeron:la batalla es un hecho determinante en la historia de Catalunya.En el Ebro los catalanes aplicaron muchos esfuerzos.Pero en el Ebro también se enfrentaba toda Europa.La República,con todos sus errores,representaba la legitimidad de la democracia y un estilo de civilización occidental.El otro bando es el fascismo.En tal caso Companys y los suyos habrían estado traicionando a los soldados –bajo mando comunista en su mayoría- catalanes y no catalanes que luchaban,presuntamente por la democracia y la civilización occidental,frente a un fascismo no menos imaginario,y al parecer oriental.

                Y en poco más de un mes,completada la reorganización de su ejército,Franco lanzó una nueva ofensiva en dirección a Barcelona y a la frontera.Se esperaba una dura lucha en una región supuestamente muy izquierdista,poblada e industrial.Negrín pidió a Stalin la remesa de armas más masiva hasta el momento,por valor de más de cien millones de dólares.La operación comenzó de inmediato,pero la mayoría de los envíos no llegó a tiempo,pues la resistencia se vino abajo con rapidez.Algunos soñaron con hacer de Barcelona un segundo Madrid,pero la falta de entusiasmo de la población era notoria:apenas un millar de voluntarios se ofreció para obras de fortificación,en una ciudad de un millón de habitantes.Como informó el general Rojo,principal estratega del Frente Popular:en todas partes esperan al enemigo y desde muchos días ya tienen todo preparado.No sé cómo explicarme lo que pasa en muchos hombres antifascistas,que ahora no les importa  pasarse al enemigo.La reacción no podía extrañar,sin embargo,a quienes reparasen en el cúmulo de desórdenes,represalias,luchas internas,desabastecimiento,hambre y crímenes que habían caracterizado los dos años y medio de guerra en Catalunya,bajo el poder de las izquierdas y los nacionalistas.

                Barcelona cayó sin lucha el 26 de enero de 1939,y las tropas de Franco fueron acogidas entusiásticamente por una multitud de cientos de miles de personas.Otras tantas,hasta 400.000,la mitad de ellas soldados,atestaban las carreteras hacia Francia en una huida desordenada y atroz,descrita así por Zugazagoitia:Ni una queja.Ni un grito.Sólo el ruido sordo,agobiante,de la pisada colectiva de la muchedumbre.Todos los sufrimientos sofocados.Todas las miradas sin brillo.Y el silencio.¡Qué silencio!.Dentro de él,la amenaza,de un momento a otro,de la más terrible acusación contra nuestros errores,nuestros orgullos,nuestras vanidades,que echaban fuera de la patria a tanta criatura.Mezclados a las madres y a los hijos,acosados por igual reacción del instinto,grupos de soldados,terciados los fusiles,el mirar perdido.En total salieron a Francia a lo largo de la guerra en torno a medio millón de españoles,de los que volverían más de dos tercios durante 1939,y miles más en un goteo permanente posterior.Quedarían entre 130.000 y 150.000 exiliados permanentes.

                El 5 de febrero los líderes republicanos pasaban también la frontera.Y Azaña cuenta:Al marcharme,el batallón formó de nuevo.Tambores y trompetas batieron.Desde la cabeza de la formación,descubierto,grité:¡Soldados,viva la República!.Respondieron con frenesí.De entre las filas un soldado clamó:¡Viva don Manuel Azaña!.La misma respuesta.Del grupo de los políticos catalanistas,un poco apartado,partió una voz:¡Visca Catalunya!.No contestó nadie.La escena,en su sencillez,era desgarradora.Y esto no es imposible,pues Azaña había pedido últimamente el fin de la lucha,y los soldados nacionalistas catalanes nunca habían mostrado especial entusiasmo,mientras los que habían logrado huir formaron el Tercio de Monserrat,uno de los más condecorados de todo el ejército de Franco.

                Perdida Cataluña quedaba a la extrema izquierda la extensa zona centro,con poblaciones como Madrid o Valencia,buenos puertos y más de medio millón de hombres en armas.Pero la gran mayoría de los dirigentes,entre ellos los del PNV y la Ezquerra,no tenía el menor deseo de retornar a España.Zugazagoitia lo cuenta así en relación con Negrín y Azaña:Es un viaje oscuro y cobarde:una evasión.Son dos vidas antagónicas,creadas para no entenderse.Se desprecian mutuamente.En ese instante se odiaban.En el pueblecito francés hay unas formalidades vejatorias.Negrín le dedica las últimas cortesías protocolarias,y vuelve a meterse en España.De regreso se encuentra con otra caravana.Coches de la Generalitat.Según Negrín,lo que no podía esperarse es que a mi ingreso fuese a tropezar con Aguirre y Companys.Los más sorprendidos han sido ellos,que han debido sospechar que yo abandonaba el territorio nacional sin notificarles mi decisión.El juego de palabras ha sido precioso.Se han ofrecido a regresar conmigo.Oferta cortés,pero obvia y absolutamente insincera;de haberla aceptado Negrín se habría creado una situación interesante.Pero la rechazó:Ausentes de Cataluña,tengo una preocupación menos.Azaña dimitió a los pocos días,y lo mismo hizo Rojo.

                Prácticamente terminó entonces la intervención bélica de los nacionalismos vasco y catalán,intervención secundaria pero nada desdeñable y que podríamos describir como alineación con el Frente Popular y socavamiento simultáneo del mismo.En cuanto a los nacionalistas de Cambó,su inclinación por el bando de Franco culminaba su evolución desde el nacionalismo radical al regionalismo.Una parte de él desarrolló la tendencia imperialista ibérica,que en la práctica sólo podía ser española,preconizada por Prat de la Riba y d´Ors treinta años antes.

                Negrín y los comunistas llamaron a proseguir la lucha,pensando que la contienda europea estaba ya cercana (comenzaría en septiembre),pero en la zona centro la gente estaba tan harta de la resistencia como en Cataluña.Enseguida se organizó un partido para tratar con Franco una rendición negociada.En él entraban el socialista Besteiro,el anarquista Mera,y militares republicanos como Casado,que dirigía el movimiento.Franco exigió la rendición incondicional.No quedaba otro remedio que optar por Negrín y los comunistas,o por un Franco poco inclinado a la clemencia.La elección fue por Franco.Los partidarios de la paz se sublevaron contra Negrín,y estalló una nueva guerra civil entre las izquierdas.Los comunistas habrían podido aplastar a sus enemigos,dado su predominio en el ejército,pero sólo reaccionó una parte de ellos.Con todo la mortandad y los fusilamientos mutuos fueron considerables.El partido de la paz se impuso.Fracasaron de este modo tanto el designio revolucionario comunista como el nacionalismo español ligado a él.

                A finales de marzo los frentes se desmoronaron,y el ejército franquista entraba sin disparar un tiro en Madrid,la capital que tanto se le había resistido.Antes de seis meses estalló la temida contienda europea.El 1 de abril Franco emitía su célebre y lacónico comunicado:En el día de hoy,cautivo y desarmado el ejército rojo,han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares.La guerra ha terminado.

 

 

                                              

España,plurinacional (LVII)

Escrito por rgonzalo 28-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LVII.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (5)

 

                Así,cuando en junio pareció haber entendimiento entre Londres y Roma con vistas a un armisticio,el 23 Batista y Lizaso,actuando como representantes de sendos gobiernos,entregaron al Foreign Office mensajes de sus jefes,que a su vez se decían Presidentes de Catalunya y Euzkadi respectivamente.Los papeles proponían la cooperación de los catalanes y los vascos con la política británica,para un arreglo en la Península.La misma gestión hicieron ante el gobierno francés Rubió y Landaburu,el agente de Aguirre en París,hablando de desmilitarización de los Países catalanes y alineación con Francia en cualquier conflicto.Lord Halifax,ministro británico de Exteriores,mantuvo una entrevista secreta con Lizaso y Batista.

                Hubo asimismo gestiones en Bélgica con el socialista Henri Spaak,uno de los futuros padres de Europa.Rubió creyó oportuno aclararle,falsamente,que su gestión no se hacía contra el Gobierno de la República.De hecho sólo podía considerarse como una vulneración más del Estatuto,y un sabotaje al gobierno que,desde su propio punto de vista,defendía una Cataluña izquierdista frente al ejército de Franco,algo que los nacionalistas no habrían podido hacer ni durante dos semanas.Rubió creía que Italia facilitaría el armisticio,y tentaba a sus interlocutores con una federación española,tan interesante para asegurar que España no tuviera veleidades imperiales.Se ofrecía,como Prieto,o como el PCE en relación con la URSS,a servir ante todo intereses extranjeros.También se aproximó a Cambó,sin mucho éxito,para pedirle dinero y atraerlo a una reconciliación en nombre de Cataluña.

                Tanto la Ezquerra como el PNV dirigían constante propaganda a la prensa y personalidades extranjeras,contratando a tal objeto agencias profesionales muy caras,hasta el punto de que Companys se resintió del costo.

                En julio prosiguieron las gestiones francobritánicas para resolver y dar fin a los conflictos de los Sudetes y España (Aguirre).Lizaso y Batista fueron citados al Foreign Office,lo que ambos y sus jefes interpretaron como prueba de profundo interés por su causa por parte de Londres.Pero los ingleses querían más bien utilizar a los secesionistas con promesas vagas de tenerlos en cuenta si llegara el momento.En un memorandum entregado a los ingleses el 28 de julio,Aguirre y Companys manifestaban su mejor deseo de colaborar con el Gobierno de S.M.Los ingleses comprendían que sus interlocutores no representaban a los vascos ni a los catalanes,y que actuaban al margen,no ya del gobierno de Negrín,sino de sus propios socios en la Generalitat y en el gobierno vasco;pero les convenía pulsar todas las teclas ante un futuro incierto.

                Durante las semanas siguientes al estancamiento de la ofensiva del Ebro,y ante la futilidad de cualquier ilusión de cambiar el curso de la guerra,empeoraron los desencuentros entre los nacionalistas,los partidarios de un armisticio,y los de Negrín.Los nacionalistas entendieron la imposibilidad de sacar mayor fruto de la colaboración gubernamental,y el 11 de agosto hicieron dimitir a sus ministros,Aiguadé e Irujo,en artificial protesta por la militarización de la industria bélica.Se creó una situación peligrosa para Negrín,pues podía dar lugar a una crisis gubernamental,y Azaña,que también presionaba por su parte,podía aprovechar para negarle la confianza.Pero Negrín y los comunistas demostraron quién tenía el poder.Llenaron el cielo de Barcelona de aviones e hicieron desfilar los tanques como aviso a los díscolos.Ante la coacción Azaña amenazó con dimitir,pero una vez más no pasó de ahí.La crisis se resolvió sustituyendo al ministro esquerrista por otro del PSUC,y al peneuvista por otro de ANV.

                A lo largo de septiembre la actividad diplomática de Companys y Aguirre se intensificó,mientras Negrín se sentía muy animado ante la proximidad de la guerra europea.Aguirre,Leizaola y otros dirigentes sabinianos pensaron reconstruir en Francia un ejército propio,y especularon con acciones terroristas y hasta insurreccionales en la retaguardia enemiga,aunque no las realizaron.Por otra parte la reclamación de los Sudetes por los nazis despertaba simpatías en el PNV,pues,como explicaba Monzón:la actividad diplomática de Hitler,y Mussolini en torno al problema de Checoslovaquia,ha girado en torno a la afirmación del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.Con su habitual pragmatismo,los líderes sabinianos plantearon extender sus contactos a Italia y Alemania.El problema vasco sería presentado en forma distinta a cada interlocutor:a Francia le garantizarían la seguridad de su frontera sur con un Estado vasco amigo,lo que suponía renunciar a la región vasco-francesa;al Reino Unido le ofrecerían nuestra riqueza industrial,minera,etc.;a los italianos les expresarían simpatía,y ante los nazis invocarían raza,derecho de autodeterminación de los pueblos,plebiscito.

                Sin embargo esas combinaciones,así como las esperanzas de Negrín,cayeron por tierra al firmarse el Pacto de Munich a finales del mes,y cuando Franco,en una hábil maniobra diplomática que demostraba su independencia de Roma y Berlín,declaró que en caso de guerra España permanecería neutral.Perdía así importancia el argumento empleado por los secesionistas y la izquierda,de una España franquista supeditada a Berlín y Roma,y amenazante para Francia y Gran Bretaña.

                El 12 de octubre Lizaso presentó a Londres un memorando de Aguirre,paralelo a otro de Companys,felicitando a Chamberlain por el éxito de Munich y el respeto al derecho de autodeterminación,pidiendo lo mismo para Euzkadi y Catalunya,y separándose ya sin tapujos del Frente Popular.En la reunión de Lizaso y Batista con el representante británico,Cadogan,éste comentó:Quizá la mejor solución para ustedes,los vascos,sería que Francia invadiese Euzkadi y la ocupara.Batista y Lizaso acogieron el comentario con euforia,como un probable acuerdo francoinglés,y creyeron vivir un momento histórico.

                Poco antes,el 27 de septiembre Aguirre y Companys escribieron al Presidente francés Daladier:los representantes de los gobiernos catalán y vasco tienen el honor de renovar a V.E.,en las actuales circunstancias y en cualquier eventualidad,la seguridad de la leal amistad de sus pueblos.En el caso de que la administración de Burgos utilizase la parte de España en su poder para efectuar actos de guerra contra Francia e Inglaterra la posición de Catalunya y el País Vasco sería de decidido apoyo a Francia e Inglaterra.El 24 de enero de 1939 insistió en lo mismo Aguirre ante Daladier.

                PNV y la Ezquerra explotaban en su propaganda y ofertas su carácter supuestamente democrático en contraste con la España fascista o fascistoide próximamente victoriosa.No sólo ofrecían a las democracias una Euzkadi y Catalunya afines y devotas,sino que extendían los beneficios para aquellas en toda la región subpirenaica,desde el Cantábrico al Mediterráneo,como una vasta área de influencia francobritánica,garantía de un mejor equilibrio europeo.Ya en 1936 habían pensado en algo parecido.Y volvieron a hablar de ello a los alemanes durante la II guerra mundial.

                Las gestiones,por secretas que las creían,no dejaban de traslucir,y un editorial de La Vanguardia,inspirado probablemente por Negrín,hacía esta cruda advertencia:esos diplomáticos amateurs que proponen a las chancillerías occidentales miríficos proyectos de paz negociada están  más cerca del pelotón de ejecución que del éxito.

                Pero las maniobras siguieron.En noviembre Luis Arana,hermano del fundador del PNV,entregaba en Londres otro memorando pidiendo la independencia y ayuda militar,pues la raza haría el resto para el triunfo con su valor y aptitudes guerreras.A cambio conseguiría para sí misma Inglaterra la posesión de la vía terrestre más cerca de acceso al Mediterráneo,comenzando en el Golfo de Vizcaya en Bilbao,y terminando a los 400 kilómetros aproximadamente,en línea recta,en un puerto que a Inglaterra conviniera en el mar Mediterráneo,próximo a las islas Baleares.Su colaboradora Francia conseguiría por este hecho,con su protección a la república catalana-aragonesa,la supresión de una extensísima frontera pirenaica peligrosa y adversa para ella,con una España probablemente adicta a Italia y Alemania.Se ha dicho que obró por su cuenta,pero bien pudo hacerlo complementando a Aguirre.Pues el PNV consideró que Arana ha planteado muy bien nuestro caso.

                Y Casanovas declaró a L´Independent de Perpiñán:Los catalanes no han querido esta guerra,que no estaba en la trayectoria de nuestra política y que moral y materialmente nos ha sido impuesta desde fuera.Rechazaba el plebiscito pedido en los Trece Puntos de Negrín por promiscuidad estéril de los catalanes con los demás pueblos y tierras de la península.

                También en noviembre los jefes nacionalistas aumentaron el nivel de sus ofertas,designando para presentarlas a Irujo y a Bosch Gimpera,de mayor relieve político que Lizaso y Rubió.Irujo se llevaba mal con Batista,a quien tenía por necio.Sin embargo la situación había cambiado definitivamente,y ni Halifax ni Cadogan accedieron a recibirlos.

       

España,plurinacional (LVI)

Escrito por rgonzalo 28-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LVI.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (4)

 

                Los rumores sobre estas medidas trascendían,y el bando nacional temió el envío de divisiones francesas a España.Mussolini,en advertencia indirecta a París y Londres,desató una oleada de bombardeos sobre Barcelona y otras ciudades levantinas.En uno de ellos,en la ciudad condal,una bomba cayó sobre un camión cargado de trilita,que multiplicó el efecto de la explosión y causó cerca de un millar de muertos.Franco,furioso,protestó ante Mussolini y logró cortar los ataques.Los vientos de tormenta en Europa abonaban el optimismo del Frente Popular e inquietaban a los nacionales,pues podían dar al traste con sus ventajas,alcanzadas con un esfuerzo tan denonado;o crear en Cataluña un inaceptable hecho consumado mediante la anexión o la ocupación.La eventualidad de una guerra europea les perjudicaba en extremo.Contra una versión muy en boga,pero fundada en prejuicios,a Franco le interesaba no prolongar la guerra innecesariamente,tanto como a Negrín le convenía alargarla hasta enlazarla con la europea.El oscuro panorama obligó a Franco a una acción política y militar muy cauta:debía destruir cuanto antes la potencia combativa enemiga,y al mismo tiempo tranquilizar a las democracias.Por eso dejó de lado una ofensiva sobre Barcelona en tanto no amainase el temporal europeo.Y al llegar al Mediterráneo,en abril,giró hacia Valencia.

                Durante esas semanas el PNV y la Ezquerra multiplicaron sus esfuerzos por aprovecharse de las tensiones europeas.Batista viajó a Londes,como delegado del gobierno de Catalunya,para gestionar,de acuerdo con la delegación de Aguirre,una acción franco-británica.En medios nacionalistas catalanes se hablaba de armisticio y de convertir Barcelona en zona desmilitarizada bajo control francés o inglés;los rumores daban la intervención francesa como segura,y los oficiales nacionalistas recibieron instrucciones de aprender francés.Companys había indicado al ministro francés de Exteriores,Boncour,que desde el momento en que Catalunya fuera atacada,se desolidarizaría de la causa gubernamental española,proclamaría su ligazón a Francia y renovaría,en cuanto Catalunya,el llamamiento desesperado,hecho por la España gubernamental,a la asistencia francesa.Por un momento Londres mostró interés en un armisticio;pero no podría imponerse sin acuerdo italiano,que no se obtuvo.Por otra parte,al examinar las fuerzas francesas,el gobierno de Blum concluyó que su programa de rearme marchaba demasiado atrasado como para arriesgarse a las represalias germanas.Y así dieron largas nuevamente a los proyectos de Companys y de Aguirre.

                En marzo Irujo amagó también con dimitir del gobierno cuando Zugazagoitia,ministro de Gobernación,le acusó de dar preferencia a los peneuvistas en los canjes de prisioneros.Pero lo pensó mejor y continuó.El PNV nunca había dejado de usar las instituciones y medios comunes en provecho propio,y no perseguía otro fin al seguir en el gobierno después del pacto de Santoña.

                Conforme el éxito de Teruel se transformaba en calamidad para las izquierdas,las gestiones extranjeras de Aguirre y Companys se volvían más afanosas.El 5 de abril los nacionales ocupaban Lérida,y cuatro días después fusilaban a Carrasco i Formiguera,católico,derechista y secesionista extremo,cuyo apoyo al Frente Popular en Cataluña recordaba al de Aguirre.Promotor de la colaboración entre la Generalitat y el PNV,su ejecución constituía una dura advertencia a ambos.

                La llegada de los nacionales al Mediterráneo,a mediados de abril,y el corte en dos de la zona izquierdista,borró para ésta cualquier ilusión de victoria.Ello no disuadió de resistir a los comunistas y partidarios de Negrín,ya con la única ilusión de que la guerra europea estallase cuanto antes,y les valiese nuevos aliados.A finales de mes Negrín pensó ganar la iniciativa diplomática y propagandística con un programa de trece puntos,marcadamente españolista.Proponía la Independencia de España,liberarla de militares extranjeros invasores,libertades regionales sin menoscabo de la unidad española,amplia amnistía para los españoles que quisieran reconstruir y engrandecer España,mejoramiento cultural,físico y moral de la raza,y un gobierno de plena autoridad.El problema radicaba en la escasa fiabilidad de tales promesas.El bando supeditado a una potencia exterior no era el nacional,sino el izquierdista,y Negrín había sido,precisamente,un causante principal de ese enfeudamiento.Tampoco cabía pensar,a la vista de los hechos,que sus aliados PNV y Ezquerra se contentaran con unas libertades regionales dentro de la unidad española.Y aún menos creíble resultaba un punto acerca de la libertad de conciencia,cuando el Frente Popular casi había exterminado a la Iglesia católica.

                Azaña creyó los puntos de Negrín un tanteo de rendición negociada,y Franco,a quien sus enemigos habían querido aplastar sin condiciones,sólo aceptaría a su vez la rendición incondicional,viendo en los trece puntos una simple treta para justificar la prosecución de la guerra e intentar diluir su triunfo.

                Los comunistas y Negrín movilizaron nuevas quintas y volvieron más draconiana la represión contra los desertores,cuyas responsabilidades recaían sobre sus familiares hasta de tercer grado.En Cataluña los desertores llegaron a organizar guerrillas para hacer frente a las autoridades.Y creció el terror,ofreciendo Azaña algunas muestras:denuncias sin firma del SIM;mozalbetes condenados a muerte por cantar un himno,que el delator no sabía cuál era;sordos y ciegos por malos tratos.

                Aguirre y Companys perdieron cualquier resto de interés en unir sus destinos al Frente Popular,y trataron de desvincularse de él asiéndose a Londres y París.Resistir en la línea de Negrín traía para ellos dos graves daños:no evitaría la pérdida de Catalunya,y reforzaría el centralismo,por la propia lógica de la concentración de esfuerzos.Tampoco les seducía una guerra europea,por sus riesgos y porque de la devastación general sólo emergería Stalin como triunfador,sobre todo en España,donde los comunistas se habían convertido en la columna vertebral del Frente Popular.También Azaña y otros deseaban ardientemente escapar de un régimen en trance de hundirse.Pero estaban comprometidos con la elección de 1936,y Franco no tenía la menor intención de dejarse arrebatar la victoria por presiones internacionales.

                De la ansiedad de Azaña durante los meses siguientes dan fe sus Diarios,llenos de imprecaciones contra Negrín y de quejas por la represión y por la desatención de las democracias.En el aniversario de la guerra,el 18 de julio,pronunció un discurso pidiendo paz,piedad y perdón,lo que sonaba a claudicación.

                El 25 de julio Negrín daba la extraordinaria sorpresa de ordenar una ofensiva por el Ebro,a retaguardia de las fuerzas nacionales desplegadas contra Valencia.Fue un ataque masivo y el de dirección más netamente comunista hasta entonces.Pero,tras unos avances iniciales notables,su ejército quedó contenido.La lucha iba a prolongarse hasta mediados de noviembre,en la batalla más larga y sangrienta de la guerra.

                Franco podía,en principio,embolsar al enemigo mediante una contraofensiva por el norte,hacia Barcelona.Sin embargo prefirió aniquilarlo en el Ebro con una costosa batalla frontal,y explotar luego el previsible éxito para avanzar hacia Barcelona sin demasiada oposición,repitiendo el esquema de Teruel.Seguramente pesó en esa decisión su prudencia ante el avispero europeo,que en septiembre llegaría al borde mismo de la guerra.

                Pues tras anexionar Austria,Hitler amenazó a Checoslovaquia.Le reclamaba,en virtud del principio de autodeterminación,la región de los Sudetes,de mayoría germana.Londres y París vacilaban entre cortar la expansión nazi,o aceptarla.En el primer caso deberían afrontar una guerra en el centro y occidente europeo,para la cual no se sentían aún militarmente preparados;y que chocaba con el pacifismo en Francia y Gran Bretaña,fomentado por la socialdemocracia,aparte de dejar al continente a merced del Kremlin.Por unas semanas las armas parecieron a punto de hablar,pero Chamberlain y Daladier (sucesor de Blum,cuyo segundo gabinete apenas había durado un mes) escogieron una política antibelicista o de apaciguamiento,y el 29 de septiembre,en el Pacto de Munich,cedieron ante Hitler,confiando en que no traspasaría ciertos límites.Deseaban alejar el conflicto para una generación,pero sólo consiguieron retrasarlo un año.Stalin había animado a las democracias a enfrentarse a Alemania,y utilizaba la contienda española a tal fin,procurando que la guerra imperialista se dirimiera entre las potencias occidentales;pero entonces comprendió que la guerra podía comenzar entre él y Hitler,y para evitarlo buscó a toda costa el acuerdo con los nazis.La baza del Frente Popular perdió su mayor valor para la URSS,aunque siguiera conviniéndole mantener la hoguera española en la retaguardia occidental.

                Esos meses de tensiones europeas reverdecieron las esperanzas de Companys y Aguirre.Su actuación subterránea al margen,y en el fondo en contra,del gobierno del Frente Popular no les impedía mantener en él un ministro cada uno:Aiguadé e Irujo.Pero entonces se volcaron más que nunca hacia Londres y París,en pro de su deseado armisticio que les garantizase la secesión práctica,si no la formal.

       

España,plurinacional (LV)

Escrito por rgonzalo 27-11-2005 en General. Comentarios (0)

                España,plurinacional

                                               LV.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (3)

                               

                El PNV mostró más eficacia en su acción internacional.Perdido el territorio,comprendió la utilidad de mantener el gobierno vasco,pues le daba una cobertura y un reconocimiento imposibles de obtener como partido.En la resaca de la derrota,los comunistas creyeron innecesario dicho gobierno y apartaron de él a su representante,acusándolo de seguidismo hacia la política reaccionaria y claudicante de Aguirre.Los representantes republicanos también lo abandonaron,quedando sólo nacionalistas y socialistas.Estos últimos,en inferioridad,presionaban por la vuelta a España de los refugiados vascos en edad militar,a quienes los nacionalistas preferían mantener en Francia.Hubo curiosas claudicaciones del PSOE,como una propuesta de sus juventudes a las del PNV para patrocinar y defender las hermosas teorías de Sabino Arana.Pero la pugna decisiva giró en torno a la vital consejería de Hacienda.Y los socialistas lamentaban:hay dos castas.Nacionalistas e izquierdas.Para los primeros todo son facilidades y para los segundos todo son inconvenientes.Los peneuvistas supieron retener las cuerdas de la bolsa.De este modo,y mientras se consumaba en Asturias la derrota izquierdista,el gobierno vasco acabó de convertirse en un apéndice del PNV.No se trataba sólo del dinero.El citado gobierno permitía a Aguirre y los suyos hablar en nombre del pueblo vasco ante las chancillerías extranjeras,naturalmente sin informar a sus socios.

                Con la hacienda del gobierno vasco y las ayudas del Frente Popular el PNV pudo montar un periódico en París,Euzko Deya,desde noviembre de 1936,y difundir folletos,libros y películas,organizar giras artísticas o el grupo Ligue Internationale des Amis des Basques.Incluso pudo pagar a periódicos extranjeros,como Sud-Ouest,The Times y The Daily Telegraph,para que apoyasen las versiones peneuvistas.

                Aguirre disponía de delegaciones en Londres y en París.La primera estaba instalada en la propia embajada española,lo que obligaba a Lizaso a un especial esfuerzo de disimulo.El embajador español,Azcárate,sólo llegó a tener ligeros indicios de lo que ocurría detrás de él.

                Los dos nacionalismos sostenían una amplia propaganda internacional,que en parte complementaba a la del Frente Popular y en parte la saboteaba.La de Aguirre insistía en que,lejos de hacer el juego al comunismo,la actitud de los vascos impidió que Euzkadi sufriese el horror y la vergüenza de los crímenes que inundaron las dos zonas beligerantes del Estado español.No había impedido nada de ello.El sacerdote Onaindía ilustraba a los obispos extranjeros sobre el problema vasco,para que nadie lo confundiera ni con la causa de Franco ni con la del Gobierno de la II República.En rigor,su causa se había confundido voluntariamente con la de este último,traicionándolo simultáneamente.

                El PNV dedicó a la América hispana una especial propaganda y diplomacia.A lo largo de 1938 negoció con los gobiernos paraguayo,argentino y venezolano la admisión preferente de refugiados de costumbres sanas,honradas y enemigos de toda idea extremista;sabinianos pues.Para Irujo establecer una nueva Euzkadi en los Andes no será nunca una broma.Broma o no,la idea quedó en nada.Y mayor decepción ocasionaron los grupos de vascos afincados en aquellos países:ha sido una dolorosa sorpresa la situación de nuestros compatriotas.La mayoría simpatiza con Franco.

                Dentro de España muchos antiguos sabinianos pasaron a apoyar al franquismo,incluso afiliándose a Falange.El PNV proyectó formar con ellos células secretas,pero con poco éxito.Logró montar,no obstante,una pequeña red de espionaje que vendía a los servicios secretos franceses información sobre la presencia alemana e italiana en España.

                En sus contactos extraoficiales,los ingleses pidieron a peneuvistas y esquerristas que presionasen al gobierno izquierdista en pro de la retirada de voluntarios extranjeros,pues pensaban conseguirlo para ambos bandos,sin un objetivo final muy definido.Lizaso y Batista interpretaron la petición,con exceso de optimismo,como prueba de un fuerte interés del Foreing Office en sus propuestas.

                La línea común del PNV y la Ezquerra en sus tratos internacionales consistía,pues,en buscar una paz acordada por Londres y París con garantía de hegemonía nacionalista en las respectivas regiones;es decir,una práctica separación,o una unión tan suelta que pudiera conducir prontamente a ella.En febrero de 1938 Aguirre creía que Inglaterra va derecha a una fórmula mediante la cual ninguno de los dos bandos gane la guerra,lo que podía venirle muy bien.Y la idea iba teñida de una peculiar vanidad:a cambio de la casi independencia bajo el índice de Londres y París,Catalunya y Euzkadi actuarían de mediadoras entre las luchas de los españoles para mantener la paz en el Estado español.Los españoles,pueblo incapaz de gobernarse en paz,necesitaban a los nacionalismos vasco y catalán como contrapeso civilizador.Cuando en realidad la marcha hacia la guerra civil había debido mucho a las políticas nacionalistas.

                También Prieto especulaba con protectorados.En marzo de 1937 un informe secreto comunista citaba un ampliamente conocido comentario suyo a un almirante y a un encargado de negocios inglés:si su visita no hubiera sido de protocolo,yo habría ofrecido un trato:tomad Cartagena,tomad algo más,pero ayudadnos a echar a los fascistas alemanes e italianos.

                Y en febrero de 1938,cuando Teruel volvía a manos nacionales,Prieto replanteó la oferta a dos oficiales de la aviación británica,según testimonio de su ayudante,el capitán Bayo (jefe del desembarco de 1936 en Mallorca):el gobierno está muy convencido de que esta guerra la tenemos perdida si Inglaterra nos ve con malos ojos.Yo quiero que cuando estos señores vayan a su país les hagan de parte de nuestro gobierno una proposición confidencial cuya contestación espero con impaciencia.Si Inglaterra nos da el triunfo,si su país inclina las pesas de la balanza en nuestro favor,que puede hacerlo en cuanto quiera y que debe además hacerlo para que nada tengamos que deberle a Rusia,que es la única que nos ayuda con su material en estos momentos,España,por mi mediación,entregará a Inglaterra las soberbias rías de Vigo,donde puede cobijarse la escuadra inglesa entera con holgura,la base naval de Cartagena,inexpugnable,y la soberbia base de Mahón,única en el Mediterráneo.Con estos tres puntos Inglaterra vería su poderío reforzado en el Mediterráneo y en el Atlántico,y España quedaría agradecida bajo la protección inglesa,sacudiéndose para siempre toda posibilidad de influencia rusa.Prieto hablaba en nombre de España con el mismo desparpajo que Aguirre o Companys en el de sus respectivas regiones.Por otra parte,entre las ofertas de convertir en protectorados a Cataluña y Euzkadi,y la de someter a tal destino el país entero,sin duda esta última resultaba más sustanciosa para Londres.No obstante,la diestra diplomacia británica no parece haber tomado muy en serio ninguna de ellas.

                La perspectiva de reducir España a protectorado inglés probablemente satisfacía a muy pocos españoles,pero está claro que sí satisfacía a Prieto.Que había contribuido,con Negrín y Largo Caballero,a hacer del Frente Popular un satélite de la URSS,y quería corregirlo tardíamente supeditándose a Londres.No hablaba,por cierto,en nombre del gobierno,en el que iba a durar sólo unas semanas,hasta el 6 de abril,cuando Negrín lo destituyó por derrotista.Prieto encarnaba en el PSOE un nacionalismo español regeneracionista similar al de Azaña,si bien más vaporoso.Y sus ofertas a los ingleses,calificables de alta traición en cualquier país,prueban de nuevo la bancarrota de ese nacionalismo.

                La ocasión ideal para los tratos exteriores de Companys y Aguirre llegó en marzo de 1938,con motivo del Anschluss o anexión de Austria por Alemania,consumada el día 12.Si bien Londres apenas reaccionó,dándola por inevitable,París sufrió una conmoción.Leon Blum retornó al poder,sustituyendo al menos izquierdista Chautemps,y el nuevo gobierno y su estado mayor militar barajaron el día 15 varias posibilidades de réplica por Cataluña:anexionársela,ocuparla,o crear una franja desmilitarizada de 50 kilómetros de anchura a lo largo de la frontera,tal vez bajo el control de la Cruz Roja,donde los separatistas podrían actuar como en zona propia.Los gobiernos franceses parecen haber especulado vagamente,desde 1936,con el viejo ensueño napoleónico de ocupar Cataluña,y en una crisis grave la especulación podía dar lugar a medidas prácticas.Difícilmente una intervención tal quedaría limitada a esta región,y el gobierno galo pensó en extenderla a las Baleares y el Marruecos español.Se hablaba incluso de trazar una nueva frontera en el Ebro,desde Vasconia al Mediterráneo.Con tales salidas jugaban también los nacionalistas vascos y catalanes.

       

España,plurinacional (LIV)

Escrito por rgonzalo 27-11-2005 en General. Comentarios (0)

                                España,plurinacional

                                               LIV.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (2)

               

                Estas querellas certificaban la quiebra de otro nacionalismo:el español de Azaña.Que dijo a Prieto,el 15 de septiembre:en estos años pasados me alentaba una esperanza española grandiosa,y a pesar de todas las dificultades,y de la repugnancia y fatiga que me producía el bracear continuamente con tantos ineptos y majaderos,quería contar con el tiempo,y con el crecimiento normal de la nación.Lo que me ha dado un hachazo terrible,en lo más profundo de mi intimidad,es,con motivo de la guerra,haber descubierto la falta de solidaridad nacional.A muy pocos importa la idea nacional.Ni aun el peligro de la guerra ha servido de soldador.Al contrario,se ha aprovechado para que cada cual tire por su lado.

                Azaña había esperado aplacar a los nacionalistas por medio de los Estatutos,facilitando la convivencia en una España unida,y comprobaba hasta qué punto había errado.Pero pensaba también en sus correligionarios republicanos,a quienes fustiga una y otra vez en sus Diarios como botarates,charlatanes incapaces de un pensamiento algo elevado o de la más elemental disciplina.

                Y pensaba en los socialistas,aunque podía atribuirse una parte no menor de la culpa.Pues incluso Largo Caballero se comportó como nacionalista en sus trifulcas con el embajador soviético Rosenberg,siempre que tenía que asegurar que se facilitase material de guerra a cargo del oro español que administraba Moscú.

                Fracasado este nacionalismo,quedaba en el Frente Popular el nacionalismo comunista,paradójico y contradictorio,pero sumamente resuelto.Para el PCE la defensa de los intereses soviéticos primaba sobre los de España,y sin embargo logró movilizar mejor que el resto de la izquierda el sentimiento patriótico español contra la supuesta invasión italogermana.Lo mismo haría Negrín,a quien los comunistas sostenían.

                Volviendo a la situación en el bando nacional,las ofensivas izquierdistas por Garabitas,La Granja,Brunete,Huesca y Belchite,entre abril y agosto,apenas habían apartado a Franco de su objetivo en el norte.Su avance culminó en Gijón el 21 de octubre de 1937 con una enorme victoria.Las izquierdas y el PNV habían movilizado en las tres provincias a más de 200.000 hombres,de los que sólo 10.000 lograron huir a Francia.Aparte de los muertos,la gran mayoría cayó prisionera,y unos 100.000 engrosaron el ejército vencedor,donde combatirían sin problemas aparentes.

                El botín de guerra era ingente,y más importantes aún las fábricas metalúrgicas,siderúrgicas,y las de cañones,morteros,ametralladoras,explosivos,etc.La industria del norte representaba la mitad de la de España,y gracias a ella los nacionales alcanzaron el equilibrio en este campo,con la ventaja de asegurar un nivel productivo más alto.

                El final de la campaña supuso un cambio estratégico crucial.La guerra había pasado por dos etapas,una inicial de cuatro meses,a base de columnas irregulares,en que los nacionales,con gran inferioridad material,habían estado a punto de vencer,gracias a su buena dirección y a la mala organización y celos internos de sus enemigos;y una segunda de forcejeo y empate,con intervención ya de brigadas y divisiones y de cuantiosa ayuda extranjera en los dos lados,que había durado catorce meses.Con la caída del norte daba comienzo una tercera fase de superioridad material franquista y de agonía del Frente Popular,prolongada dieciocho meses más.

                La catástrofe del norte provocó una honda desmoralización en el Frente Popular.Azaña y otros muchos concluyeron que la República ya no podía ganar militarmente la guerra,y que por tanto convenía maniobrar en Londres y París para imponer un armisticio y salvar lo salvable.Azaña ya había hecho gestiones en Londres en mayo,por medio de Besteiro y sin informar al aún gobernante Largo Caballero,con motivo de la coronación de Jorge VI.Iniciativa inviable,pues Franco no pensaba dejarse arrebatar por tales acuerdos una victoria que ya vislumbraba casi segura;y Londres,cuyas simpatías por los revolucionarios eran muy moderadas,buscaba ante todo aislar de Europa la hoguera española.Además los comunistas,socialistas afectos a Negrín,interesados en alargar la contienda,y el mismo Prieto,reaccionaron con una masiva movilización y reorganización,poniendo rápidamente en pie nuevos cuerpos de ejército equivalentes a los perdidos en la franja cantábrica.Se extremaron las normas disciplinarias,hasta tomar carácter de terror.Prieto creó una policía política militar,el SIM (Servicio de Inteligencia Militar),a instancias de Olof,jefe de la policía secreta soviética (NKVD) en España,donde operaba al margen del gobierno de Valencia.El SIM,pronto dominado por los comunistas,persiguió ferozmente no sólo a los agentes del enemigo (la famosa Quinta Columna),sino a anarquistas,socialistas y otros supuestos aliados.Estas medidas y un intenso adoctrinamiento ideológico permitirían alargar la contienda casi un año y medio.

                La resuelta resistencia del sector dominante en el Frente Popular obligó a los nacionales a preparar,tras su triunfo en el norte,una nueva ofensiva de amplios vuelos.Franco volvió a inclinarse por Madrid,debido a su valor psicológico y porque le permitiría batir al mayor ejército enemigo.Pero éste se adelantó con un masivo ataque sobre Teruel,a finales del año.Por primera y única vez las izquierdas tomaron una capital de provincia,defendida palmo a palmo por los nacionales en unas condiciones extremas de aislamiento,frío y penuria desesperada.Franco renunció entonces a su proyectada acción sobre Madrid,y reconquistó Teruel.A continuación,mediante una amplia contraofensiva,llegó al Mediterráneo por Castellón a mediados de abril de 1938,casi en el séptimo aniversario de la II República.La zona izquierdista quedaba cortada en dos,y Cataluña separada del centro.De nuevo la guerra parecía a punto de terminar.

                Durante los seis meses desde la caída del norte a la llegada al Mediterráneo se ampliaron en el Frente Popular las fisuras entre los partidarios de resistir a todo trance y los aspirantes a una paz impuesta por Gran Bretaña y Francia.Ya en septiembre de 1937 Azaña comentaba una charla con Martínez Barrio,también convencido de la imposibiludad de vencer.Ninguno de los dos sentía excesivo placer ante un eventual triunfo del Frente Popular,pues comprendían lo poco que podían esperar de él unos burgueses como ellos.Se hacían la ilusión de que las democracias intervendrían si se cambiaba el curso revolucionario.Dirá Azaña:la guerra,si la podemos ganar,la tenemos que ganar en París y en Londres,que son los que nos pueden dejar hundirnos o ayudarnos.Para que París y Londres nos ayuden tenemos que ofrecerles la garantía de una República constitucional,democrática y liberal.De esta manera,y sin apenas esfuerzo,sustraerían la victoria tanto a los nacionales como a los revolucionarios.Pero quien ese cálculo hacía había sido uno de los máximos responsables de una situación cada vez más insufrible para él mismo,habiendo vulnerado reiteradamente,en 1934 y en 1936,las normas democráticas.Tampoco estaba,en 1938,en condiciones de garantizar a nadie una República liberal frente a un control marxista ya demasiado firme.

                Sus deseos concordaban en parte con los de Companys y Aguirre,poco interesados en la continuación de un conflicto que ya no les prometía nada bueno.Sobre esa base habría sido posible un frente común contra los partidarios de continuar la lucha,pero ese frente apenas cuajó,porque el PNV y la Ezquerra prefirieron intensificar la colaboración entre ellos,con vistas a una paz separada que colocase a Cataluña y a Euzkadi bajo protectorado francés e inglés respectivamente.Idea recurrente en ambos nacionalismos desde principios de siglo.Para ambos,el Frente Popular había perdido su atractivo,no sólo porque su victoria se desvanecía,sino porque las necesidades de la lucha llevaban a centralizar los esfuerzos en detrimento de los anhelos separatistas.

                Por eso Companys recordaba al gobierno su dignidad como representante del Estado en Catalunya,y Aguirre no cesaba en sus protestas de lealtad;redoblaron los dos,desde el otoño de 1937,su acción coordinada hacia Londres y París.Uno y otro mantuvieron un eficaz secreto,y todavía hoy es poco conocido el detalle de sus actividades,aunque el gobierno de Negrín tenía indicios de ellas.El 15 de septiembre,por ejemplo,Prieto contó a Azaña la extraña propuesta de un oficial francés,de formar una tropa vasca para explotar la simpatía de los católicos franceses por el PNV.Prieto hizo ver al oficial que entendía el fin real de la propuesta:París quería tener cerca de la frontera una fuerza adicta,para cualquier eventualidad.

                La actividad diplomática clandestina de la Ezquerra corría bajo cobertura del Comisariado de Propaganda de la Generalitat,dirigida por el separatista radical Jaume Miravitlles:un organismo que los nacionalistas lograron preservar de la curiosidad y el influjo de sus socios de gobierno,incluso de los comunistas.Los agentes de Companys,principalmente Batista i Roca para Londres,y el arquitecto Rubió i Tusurí en París,solían trabajar concertados con los de Aguirre,en especial José I. Lizaso,un activo empresario peneuvista algo snob.Sacaban partido de sucesos como la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores inglés y francés,Eden y Delbos,en Bruselas a primeros de noviembre de 1937,para discutir sobre el problema español.Poco después Companys viajaba a París y Bruselas.Negrín lo autorizó,pero instruyó al embajador en Francia,Ossorio,para que vigilase estrechamente los movimientos del poco fiable aliado.No obstante Companys parece haberse entrevistado con Delbos y con diplomáticos británicos y belgas,dando pie a comentarios maliciosos del PSUC.