Hechos religiosos

La metafísica de la expresión en Eduardo Nicol

                        Capítulo 127.- La metafísica de la expresión en Eduardo Nicol

 

            Con Eduardo Nicol,nacido en Barcelona en 1907,la filosofía adquiere,como en Joaquim Xirau,un tinte catalán en el sentido de que se refiere deliberadamente a la tradición del sentit comú.Antiguo alumno,en Barcelona,de Pere Font i Puig,de Tomás Carreras Artau,de Jaume Serra Húnter y de Joaquim Xirau,y después,en Madrid,de José Ortega y Gasset,de Manuel García Morente y de Julián Besteiro en 1941,Eduardo Nicol se doctoró en filosofía en México,desde se exilió después del triunfo del franquismo,y lleva cuarenta años ejerciendo la docencia en el Colegio de México,aunque con frecuencia da conferencias en Europa,muy especialmente en España y en Francia.Ha traducido a Ernst Cassirer y a Werner Wilhelm Jaeger.Es un escritor muy copioso e informado,renovador a la vez de la psicología,la metafísica y la epistemología.Desengañado del orteguismo Eduardo Nicol es un fenomenólogo sensiblemente influido por Henri Bergson,como confirma su activa contribución al Congreso de Henri Bergson celebrado en París en 1959,aunque finalmente se ha apartado de él.En compensación este espiritualista cristiano ha escuchado la llamada bergsoniana del héroe y el santo y se ha decantado por los valores de la comunión.

            Eduardo Nicol comienza el análisis sistemático de las situaciones vitales,en las que se encuentra inmerso el hombre de carne y hueso;son de géneros muy diversos y poseen un contenido material específico.Algunas son fundamentales (por ejemplo las leyes de unicidad,de moralidad o de pecabilidad de nuestra vida);otras son permanentes (la masculinidad y feminidad);y otras transitorias (las condiciones sociales y económicas).Eduardo Nicol las clasifica según los principios del fundamento,de la duración,del destino,del azar y del carácter.Resultan admirables los numerosos análisis de casos y los múltiples ejemplos producidos por Eduardo Nicol exiliado.La idea del hombre (1946) prolongó esta línea de pensamiento y suscitó merecidamente los elogios de Juan Carlos Torchia Estrada.

            La reflexión nicoliana toma una nueva orientación en 1950,en Historicismo y existencialismo,donde se plantea,sin compromiso,el conflicto de la razón con la historia,desde Parménides hasta Martin Heidegger;la crítica del solipsismo,del nihilismo y del naturalismo se cobra aquí dureza.Desde la misma perspectiva La vocación humana (1953) insiste en la situación vocacional del ser humano,en la elección libre y racional,y renueva la oposición de la nueva psicología comprehensiva y la psicología clásica,demasiado objetivistaY en esta obra cabe destacar particularmente las páginas consagradas a la marcha hacia lo concreto y a la polémica con José Gaos.

            Pero el pensamiento de Eduardo Nicol parece haber alcanzado su akmé en la Metafísica de la expresión (1957),en la que,ante la actual crisis de la filosofía,exige una reforma radical de la fenomenología,que hace discernir,en el núcleo de los fenómenos,la presencia del ser,restaurando de este modo una metafísica auténtica,que ya no tiene nada que ver con la síntesis aristotélica.Esta metafísica se apoya en la situación expresiva que,a partir de entonces,deja de ser simple apariencia para convertirse en la comunicación inmediata del ser;más allá de la física de la expresión,la filosofía reformada de este modo establece una verdadera ontología de la expresión.El sentido de la expresión que brota de las profundidades de la persona,a través del gesto,la postura y el lenguaje,no tiene nada de accidental,al mismo tiempo que es histórica y en absoluto natural.Y la arcaica ciencia del ser en tanto que ser nunca ha dado razón de ella,pues semejante tarea incumbe a una metafísica completamente nueva.

            Esta experiencia de la expresión es apertura a los demás y diálogo,descubrimiento del sentido.Por eso Eduardo Nicol concluye el capítulo V,La operación cartesiana y la estructura dialógica del ser,con esta observación:”Para el programa de esta metafísica lo decisivo no será solamente la evidencia del ser,que ha quedado demostrada,ni siquiera el hecho de que esta evidencia se produzca en un fenómeno expresivo,como es el diálogo entre dos sujetos que identifican con una palabra común la realidad que también les es común;esto ha de tener ya para nosotros la fuerza de convicción primaria del cogito cartesiano.Pero lo decisivo es el hecho de que la intuición apodíctica del ser humano,como ser de la expresión,instituye inmediatamente una distinción metafísica entre dos formas de ser:la forma de ser del sentido y la forma de ser sin sentido.

            En la penúltima obra de las aparecidas hasta ahora,Los principios de la ciencia (1965),Eduardo Nicol procede a una reestructuración de la epistemología sobre la base de la metafísica de la expresión.La reflexión sobre la ciencia deberá,según él,fundarse en las cuatro relaciones esenciales que legitiman el conocimiento:la relación lógica,adecuación del pensamiento a sí mismo;la relación epistemológica,acuerdo del pensamiento con lo real;la relación histórica,vínculo del pensamiento con el flujo de la historia y la relación dialógica,vínculo común entre el objetivo de comunicación y el contenido significativo del logos.Y resulta sorprendente la vigorosa crítica del principio de contradicción y su sustitución por los principios heracliteanos de unidad y comunicación de lo real,de unidad y comunidad de la razón,de racionalidad de lo real y de temporalidad de lo real.

  http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/smile.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/mad.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/tongue.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/wink.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/frown.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/biggrin.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/confused.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/redface.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/rolleyes.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/cool.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif

           

Comentarios

No conocìa este filòsofo si la lìnea de Bergson y Dilthey y me parace muy interesante el punto de vista de lo històrico desde una mirada diferente a la de Bergson. Es de destacar como cuando una postura filosòfica surge de un tronco comùn pero termina difernciàndose haciendo un aporte innovador, sobre todo teniendo en cuenta la metafisica de la expresiòn.

Añadir un Comentario: