Hechos religiosos

El regalismo

                        Capítulo 94.- El regalismo

 

            Regalismo es un movimiento ideológico-político que trata de reafirmar los derechos de una Monarquía secularizadora y progresista en el ámbito social y cultural frente a los intereses eclesiásticos ligados al dominio político del Romano Pontífice y el movimiento ultramontano.Al abolutismo de la Santa Sede los regalistas opusieron el absolutismo del Estado,aminorado por una tendencia a la popularización de la cultura,el destierro de la ignorancia,la transformación socioeconómica y la extensión de las luces.Lo que suponía un avance considerable sobre el ultramontanismo,pues se trataba de dar paso de una Monarquía absoluta imbuida de teocratismo a otra de tendencia secularizadora.No surgió repentinamente con la llegada de los Borbones,pues las luchas entre el Papa y los reyes españoles,por motivos de jurisdicción,datan de las mismas fechas en que se constituyó el Estado español:las prácticas del regium exequatur y la retención de bulas provienen del reinado de los Reyes Católicos,confirmada por decreto de Felipe II en 1569.El Real Patronato,fundamento de la presentación de obispos,proviene de 1479 y se confirmó en 1523 por Adriano IV,1529 por Clemente VII y 1534 por Pablo III.El recurso de fuerza quedó ya definido en la ley regia de que limitó las competencias de las jurisdicciones eclesiásticas,autorizando a recurrir las sentencias pronunciadas ante un tribunal civil.

            La edad de oro del regalismo español fue el reinado de Felipe IV (1621-1665),durante el cual se multiplicaron las intervenciones del poder civil en asuntos religiosos.En 1638 una Real cédula prohibió la fundación de nuevos conventos;las Cortes protestaron de que pudieran ser impuestas las rentas eclesiásticas y se prohibió a la Iglesia adquirir nuevas propiedades.Durante los reinados de Felipe III y Felipe IV se multiplicaron los recursos de fuerza,y al de Felipe IV corresponde el florecimiento de los más destacados regalistas y la publicación de los más famosos tratados,como fueron los de Jerónimo Cevallos,Pedro González de Salcedo y Francisco Salgado de Somoza,que constituyeron las fuentes doctrinales y los estimulantes más poderosos de la práctica regalista de su tiempo y de todo el siglo XVIII.

            Melchor Rafael de Macanaz y Montesinos (1670-1760) nació en Hellín (Albacete) el 16.2,y murió en Hellín el 5.12;estudió Humanidades en Hellín y Derecho en Salamanca.Fue catedrático de derecho civil y canónico en Salamanca,glosó las Instituta y redactó varias obras jurídicas.En Madrid actuó como promotor fiscal en la Corte de Carlos II cerca del cardenal Portocarrero,y Carlos II,del que fue mecanógrafo,lo nombró oidor de la Chancillería de Santo Domingo,que no aceptó,pero sí obtuvo la protección de don Juan Manuel Pacheco,marqués de Villena.Por su vinculación a la casa de Villena se declaró borbónico,y como tal intervino en la Guerra de Sucesión (1701-1714),durante la que acompañó a Felipe V a Portugal en 1704,y a su regreso fue secretario del virrey de Aragón,conde de San Esteban de Gormaz,hijo del marqués de Villena;Intendente de Aragón (1711) y administrador de la Fábrica de Moneda de Zaragoza (1711).En la campaña de Cataluña se encargó de la reforma del Reino de Valencia,donde fue juez de confiscaciones,siendo también reedificador de Játiva (1707),fiscal general del Consejo de Castilla (1713) y colaborando con Orry en la reforma de los Consejos se enfrentó al clero:en etapas sucesivas,primero con el arzobispo valenciano Folch de Cardona,luego con el inquisidor general Francesco del Giudice y finalmente con el P.Daubenton,que fue quien consiguió su cese como fiscal general.Permaneció en Zaragoza hasta 1706,siendo partidario de la abolición foral.Incorporado por el embajador francés Michael-Jean Amelot a la tarea centralizadora,ambos partidarios de las ideas regalistas,bastó la victoria de Felipe V en Almansa (25.4.1707) para que diera comienzo el proceso unificador que incorporó el reino de Aragón a la monarquía española.En el contexto del regalismo,que aprendió en el Memorial sobre agravios y abusos del Tribunal de la Nunciatura (1633),de Juan Chumacero y fray Domingo Pimentel,fue víctima de la política entre Francia,España y la Santa Sede,por lo que procesado por la Inquisición tuvo que exiliarse en París,Pau,Cambray,Bruselas y Lieja,aunque intervenía en negociaciones diplomáticas y alardeaba de secretos que comprometían al gobierno,siendo representante de España en el Congreso de Cambray,y encargado general de los negocios de la Corte.Fernando VI lo nombró plenipotenciario en el Congreso de Breda,encargándole que estableciese los preliminares de la paz de Aquisgrán.Ya anciano regresó a España,y se encerró en el castillo de San Antón de La Coruña,de donde salió con 90 años para morir en Hellín.Su postura de acérrimo borbonista,fruto de su deseo de un cambio político y social,fue consecuencia de la corriente centralizadora del Estado que prevaleció en España desde el siglo XVII.Presentó como necesaria la abolición foral en Discurso jurídico,histórico y político sobre las Regalías de los Señores Reyes de Aragón.La derogación de los fueros aragoneses tuvo efecto por un primer decreto de Felipe V en el Buen Retiro el 29.6.1707,que afectaba a los reinos de Aragón y Valencia,seguido de un segundo decreto el 29.7.1707 que confirmaba en sus privilegios a los partidarios de Felipe V en todo lo que no se opusiera a las leyes de Castilla.La Nueva Planta no se organizó hasta 1711,en Real cédula de 3.4.1711,que establecía un nuevo gobierno para Zaragoza.Entre sus obras históricas podemos citar Colección diplomática,Pedimento o Memorial de los 55 puntos,en el que defiende los derechos seculares del Patronato regio en la provisión de sedes,estableciendo el ámbito de responsabilidad y beneficios eclesiásticos,frente a las pretensiones de la Santa Sede,pues en el Concordato de 1753 se incluyeron muchas regalías defendidas por Macanaz,mérito que se arrogó el marqués de la Ensenada;Memoria sobre los intereses de la monarquía de España y el Nuevo Mundo,Disertaciones e Historia crítica de la Inquisición;entre las eclesiásticas Compendio de historia eclesiástica e Historia del cisma janseniano.Y sobre historia política y civil Memorias para el establecimiento de la casa de Borbón en España,Memorias para el gobierno de la monarquía,Memoires du gabinet,comentarios a historiadores primitivos de Indias y hechos particulares como los de Joseph Gumilla,Cusani,José de Acosta,Nicolás del Techo,Pedro Lozano,Antonio de Remesal,Pierre-François-Xavier de Charlevoix,Amédée François Frézier,La Hontade y Jean-Baptiste Du Halde.Es también autor de una crítica de la Historia del establecimiento de la Corona de Francia del abate Jean-Baptiste Dubos,una serie de Notas a la Historia civil de fray Nicolás Jesús Belando,dos volúmenes sobre la Supresión de los fueros de Aragón y Valencia,un Compendio de la Historia de España,Notas al derecho real escritas en la prisión de La Coruña y varias críticas y adiciones a las Historias del padre Juan de Mariana,Enrique Flórez.Ferreras y otros.

            La batalla entablada por el regalismo contra la Santa Sede tuvo la oposición de los jesuitas y de la Inquisición,dominada por los jesuitas durante el reinado de Carlos II,por lo que la alianza entre inquisidores y jesuitas fue defendida por los ultramontanos,pues hubo muchos eclesiásticos defensores del regalismo,a los que los jesuitas llamaban jansenistas.Uno de los episodios del enfrentamiento entre jesuitas y realistas fue el catecismo del abate francés François-Philippe Mésenguy,jansenista,pues negaba la infalibilidad del Papa y se manifestaba contrario a los jesuitas.En 1761 el Papa envió a su Nuncio en España un breve condenando ese catecismo,pero Carlos III impidió la publicación de ese breve.El Inquisidor general continuó los trámites de su publicación,por lo que se le expulsó de Madrid a un monasterio,donde tuvo que permanecer hasta que pidió perdón a Carlos III.Desde entonces se exigió que las bulas o breves del Papa gozasen del permiso real (regium exequatur) para que tuviesen vigor en España;exequator que fue revocado transitoriamente,y está en vigor desde 1768.

            Carlos III sabía que la polémica sobre el catecismo de Mésenguy estaba originada por los jesuitas,igual que la paralización de la canonización del obispo mexicano Juan de Palafox y Mendoza;y estos enfrentamientos culminaron con la expulsión de los jesuitas en 1767,expulsados ya de Portugal en 1759 y de Francia en 1764;por lo que Carlos III,en colaboración con el rey francés,consiguió la abolición de la Compañía de Jesús en 1773,sin que la medida fuese criticada por el clero,ya que casi todos los obispos la apoyaron,unos públicamente y otros cuando fueron consultados por el Papa.Tampoco protestaron las Órdenes religiosas,y los agustinos acogieron el decreto de expulsión con júbilo.

            Los jesuitas controlaban los colegios y universidades españolas,y tras su expulsión el gobierno pudo iniciar una labor de reorganización y renovación.Las doctrinas jesuíticas fueron sustituidas,y prohibidos sus libros de texto.La Corona obligó a todos los profesores y graduados universitarios a no enseñar doctrinas ultramontanas,y se reformaron los Colegios Mayores.

            El protagonismo ultramontano aumentó a partir de la expulsión de los jesuitas,pues sus amigos permanecieron en sus cargos,y por eso tacharon de jansenistas al arzobispo y cuatro obispos que compusieron la comisión que los expulsó.Por eso Campomanes afirmó que los tribunales de la Inquisición componían el cuerpo más fanático a favor de los jesuitas,y se reformó el Santo Oficio en la Consulta del 30.11.1768,estableciendo Carlos III censura de libros para paliar los abusos inquisitoriales.En 1770 se prohibió a los inquisidores que se ocuparan de lo que no fuera herejía o apostasía,y que evitaran el encarcelamiento hasta que su culpabilidad fuese probada.Se nombró inquisidores contrarios a la violencia física,por lo que la tortura y quema de herejes quedó prácticamente desterrada.España contaba entonces con cerca de 200.000 eclesiásticos,con población no superior a los 10.000.000,por lo que era mucha la influencia de la Iglesia.Su poderío económico era grande,en una sociedad secular muy pobre.Los conventos y monasterios poseían extensas propiedades,casi deshabitadas,y los viajeros extranjeros se asombraban ante el contraste entre la riqueza de la Iglesia y la pobreza del medio ambiente.Los Ilustrados se percataron de la necesidad de luchar contra las supersticiones y los errores ancestrales,despertar el espíritu crítico y desterrar la ignorancia.La subordinación de la Iglesia al Estado se hacía imperiosa,y por eso tras la expulsión de los jesuitas se adoptaron medidas para reafirmar al poder regio frente al Vaticano.Muchos clérigos colaboraron en las tareas ilustradas,y el regalismo y los proyectos de Ilustración fueron parte del cambio social.La Inquisición fue el último baluarte de la política ultramontana,y por eso Carlos III la reformó.

   http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/smile.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/mad.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/tongue.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/wink.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/frown.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/biggrin.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/confused.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/redface.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/rolleyes.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/cool.gif http://rgonzalo.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif

Comentarios

Muchas gracias por el texto.Pero me habria gustado un poco mas resumido xD

Añadir un Comentario: