Hechos religiosos

España,plurinacional (LXXII)

                                España,plurinacional

                                               LXXII.- Un terrorismo bendecido (2)

 

                Los reprimidos fervores raciales se transfirieron con reduplicada fuerza al idioma,elemento definidor y separador,como recoge el discurso exasperado de un jefe etarra ante miembros del PNV:acabo de dejar de hablar en la única lengua vasca que existe y,por lo que sea,empiezo a hablar en español,en el idioma de España,en el mismo en que se expresan Eymar y Franco.Siento vergüenza y asco.Es insoportablemente doloroso,para los patriotas verdaderos,este abandono de nuestra maravillosa lengua nacional y su sustitución,hasta alegre diría,por la lengua del opresor de siempre.El castellano,lengua de la gran mayoría de los vascos y hablado desde tiempo inmemorial en la región,idioma de sus fueros y de la mayor parte de su literatura,resultaba no ser un idioma vasco.Peor incluso:el español y el francés son las lenguas al servicio del genocidio.Rechacémoslas visceralmente,¡vomitémoslas!.El pseudopatriota euskaldún que no enseña euskera a sus hijos es un monstruo,mezcla de imbecilidad y de histeria norteña.Aunque un observador imparcial podría encontrar la histeria más bien en estas frases:El patriota vasco que no habla euskera es un tipo de idiota que debe desaparecer;un vasco para el que el problema del euskera no es decisivo es un traidor.Y esto cuando casi todos los etarras tienen al español por idioma materno,hablan el vascuence con torpeza,o no lo hablan en absoluto,pese a sus esfuerzos por dominarlo;y la población vascohablante muestra poco interés en las prédicas etarras.

                Pero todo esto fue el más crudo lenguaje de Sabino Arana,y también el catolicismo de los activistas en la primera época.Catolicismo,sin embargo,progresista,veteado de marxismo.Que exhiben artículos como éste,publicado en Zutik en 1961:los obispos de Cuba ya han clamado contra las torturas y contra la falta de libertad,y pronto la palabra del propio Papa ha venido a apoyarles,exhortando a los católicos cubanos en esta hora difícil.Si el que esto subscribe,y como él otros muchos vascos,no hubiera perdido ya totalmente la fe,la reacción no sería ya,como es todavía,la indignación,sino simplemente la reafirmación.Diríamos:la Iglesia es una organización reaccionaria,llena de fascistas.Pero el que suscribe,a pesar de recibir jarros de agua fría todos los días,aún no ha perdido la facultad de la indignación y de la sorpresa.Porque,los que ahora protestan de las torturas y de la falta de libertad,no dijeron nada contra Batista y contra Trujillo.Y porque la Iglesia protesta en Cuba contra la tortura,y en España condena por sus evidentes falsedades a los sacerdotes que la proclaman en escrito estrictamente cierto.Condenar la tortura castrista y aprobar la franquista es una vergüenza.Porque Castro es infinitamente menos anticristiano que Franco,verdadero anti-Cristo.Tanta falsedad,tanta injusticia,tanto fascismo,tanta porquería es ya injustificable.¿A quién puede convencer la Iglesia predicando en las encíclicas los derechos del Hombre,si luego,indefectiblemente,apoya a los mayores opresores de la Humanidad?.Castro devuelve las tierras a los agricultores,expulsa a los supercapitalistas,inicia la revolución social... y en ese preciso momento se inician los malos momentos.No en los siglos de colonización española,cuando los periódicos anunciaban aun a fines del siglo XIX la venta de una negra robusta,con cría;ni en la época del analfabetismo general y la explotación económica total,hasta la llegada de Castro.Claro que en Cuba nunca ha habido respeto a la persona humana,nunca más que con Castro (a pesar de las deficiencias que conocemos).

                El clarificador escrito refleja la fuerte inclinación de los cristianos progresistas de la época por el comunismo,y a despreocuparse de los fusilamientos,torturas y abolición de los derechos humanos en los regímenes marxistas,puesto que erradicaban los horrores del capitalismo.

                Luego resalta el falseamiento de la realidad.En Cuba persistió el esclavismo más tiempo que en otros lugares,pero en ello tuvieron mucho peso los intereses catalanes y vascos como parte de los españoles.Y el nivel de vida cubano era,en la colonia ya antes de Castro,uno de los más altos de Iberoamérica;y bajo el índice de analfabetismo.Castro dio unas engañosas propiedades al sector más pobre de la población,y enseñó a leer –como medio de adoctrinamiento,e imponiendo una censura estricta- a los analfabetos restantes,en torno al 15 %.Las principales víctimas del expolio y expulsión de los supercapitalistas fueron miles de españoles,dueños de pequeños y medianos negocios.Llegaría a huir del castrismo más del 20 % de la población,proporción rara vez alcanzada en la historia de los totalitarismos del siglo,pero que nunca ha impresionado a los admiradores occidentales de Fidel Castro.

                No menos interés tiene la comparación con España.Así como las condiciones de vida mejoraban rápidamente en este país,el bienestar material de los cubanos empeoró con la misma rapidez bajo el castrismo.Y pintar como cristiano a Castro,líder de un sistema totalitario y agresivamente ateo en un principio,y como anti-Cristo a Franco,que salvó a la Iglesia de un sanguinario exterminio perpetrado por las fuerzas con quienes los nacionalistas vascos se habían aliado,y a quienes,por interés secesionista,habían apoyado ya antes de empezar la guerra,sólo puede calificarse de asombroso.

                La indignación que rezuman las palabras del ideólogo de Zutik provoca perplejidad.¿Hasta qué punto hablaba con sinceridad?.A primera vista,y aun admitiendo su desinformación o ignorancia,parece inspirado por nobles e ingenuas aspiraciones,pero no puede haber ingenuidad.No había posibilidad material de ignorar el carácter de los regímenes marxistas,o la mejora de las condiciones de vida en España,o la muy favorable situación de España comparada con la de dichos regímenes,porque los datos disponibles para cualquier persona medianamente informada,o deseosa de informarse,eran abundantísimos.Se trataba,forzosamente,de falseamientos deliberados.La falsedad encontraba justificación como instrumento de movilización en pro de un sistema sublime de justicia social y liberación del ser humano vasco,y contra un enemigo absolutamente denigrado.Se mentía,pues,por la buena causa,por la movilización de los vascos.Quienes así escribían podían llegar a sugestionarse y creer sus propias patrañas,pero sólo a costa de rechazar gran parte de la realidad.La indignación funcionaba a un tiempo como justificación y como pose,en un proceso psicológico bastante simple.

                Cabe observar asimismo que la rápida evolución de aquellos cristianos hacia el comunismo no les impediría nunca utilizar al clero.Pocos sacerdotes simpatizaban aún con el nacionalismo revolucionario,pero su número crecía y,como señalaba Zutik por aquellas fechas, existía ya una minoría de excelentes sacerdotes y ciudadanos vascos que hacen lo indecible para la aplicación de estos principios.Para ellos,pocos pero llenos de coraje y buena voluntad,nuestra admiración y nuestro ánimo para que continúen contra todos y contra todo por el camino trazado.Con el tiempo la cosecha etarra en medios clericales llegaría a ser espléndida.

                Pues fue en 1962,con motivo y por influjo de las grandes huelgas,cuando la atracción hacia el marxismo cobró vigor superando prevenciones,flojas desde el principio:No que el marxismo sea imperialista o genocida:nada más erróneo que esto,aseguraban con énfasis los etarras.Lo malo del marxismo era su carácter a-nacional,al margen de las naciones étnicas.Pronto aprenderían a nacionalizarlo.

                También en 1962 salió a la luz un libro orientador en buena medida de la ideología etarra:Vasconia,de Federico Krutwig.Llamado,con cierta exageración,la Bíblia de ETA.Krutwig,hispanovasco de padre alemán adinerado,se hizo nacionalista radical.Queriendo renovar la ideología,se presentaba como apóstol de la lucha armada en el esquema marxista-leninista o maoísta.En su libro rompía de palabra con el racismo de Sabino Arana,cambiando la idea de raza por la de etnia,más científica en su opinión y caracterizada por el idioma y diversos rasgos sociales.Pero su concepción de la etnia resulta tan absorbente,exclusivista y violenta,que remite claramente al nazismo:Mi espanto fue tremendo cuando me enteré que Leizaola,lehendakari del gobierno vasco en el exilio,era colaborador gratuito del enemigo.Siendo la máxima representación de las esencias de los vascos,permite que sus hijos hablen la lengua del enemigo.En la Europa central hubiera sido fusilado de rodillas y por la espalda.El progreso habla en vascuence,la reacción en castellano,diría en otra ocasión.A su entender los nacionalistas se habían hispanizado mucho en el exilio.

                Su etnicismo le opuso al catolicismo,tanto por compartirlo los españoles y los franceses,como por sus valores,en los que veía una rémora para una guerra de liberación obligadamente cruel e inmisericorde:No hay duda de que la Iglesia de Roma ha sido el arma empleada para esclavizar al espíritu vasco,el arma de opresión más odiosa.Al pueblo vasco se le impuso una clase explotadora que lo expoliaba en nombre de Cristo y a favor del catolicismo de España o Francia.Tocante a la Iglesia,Krutwig no se andaba por las ramas:esta institución debe ser incluida en las asociaciones delictivas que la Humanidad debiera tachar y suprimir con el oprobio que merecen;no habrá nunca suficientes pinos y farolas para poder limpiar adecuadamente tanto asesinato cometido en nombre de Cristo y de España,etc.Para resguardar la etnia y distinguirse más a fondo de sus vecinos,los vascos debían cultivar el neopaganismo e incluso doctrinas esotéricas,ideas reminiscentes de las S.S. hitlerianas.Aspiraba también a una especie de Gran Euskadi extendida desde el Ebro hasta el Garona,ocupando parte de Santander,Logroño y Aragón,además de Navarra y una amplia región de Francia.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: