Hechos religiosos

España,plurinacional (LVIII)

                España,plurinacional

                                               LVIII.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (6)

 

                Y es que los sucesos se precipitaban tras la completa derrota izquierdista en la batalla del Ebro,terminada el 15 de noviembre.Pues los propios nacionalistas catalanes dijeron:la batalla es un hecho determinante en la historia de Catalunya.En el Ebro los catalanes aplicaron muchos esfuerzos.Pero en el Ebro también se enfrentaba toda Europa.La República,con todos sus errores,representaba la legitimidad de la democracia y un estilo de civilización occidental.El otro bando es el fascismo.En tal caso Companys y los suyos habrían estado traicionando a los soldados –bajo mando comunista en su mayoría- catalanes y no catalanes que luchaban,presuntamente por la democracia y la civilización occidental,frente a un fascismo no menos imaginario,y al parecer oriental.

                Y en poco más de un mes,completada la reorganización de su ejército,Franco lanzó una nueva ofensiva en dirección a Barcelona y a la frontera.Se esperaba una dura lucha en una región supuestamente muy izquierdista,poblada e industrial.Negrín pidió a Stalin la remesa de armas más masiva hasta el momento,por valor de más de cien millones de dólares.La operación comenzó de inmediato,pero la mayoría de los envíos no llegó a tiempo,pues la resistencia se vino abajo con rapidez.Algunos soñaron con hacer de Barcelona un segundo Madrid,pero la falta de entusiasmo de la población era notoria:apenas un millar de voluntarios se ofreció para obras de fortificación,en una ciudad de un millón de habitantes.Como informó el general Rojo,principal estratega del Frente Popular:en todas partes esperan al enemigo y desde muchos días ya tienen todo preparado.No sé cómo explicarme lo que pasa en muchos hombres antifascistas,que ahora no les importa  pasarse al enemigo.La reacción no podía extrañar,sin embargo,a quienes reparasen en el cúmulo de desórdenes,represalias,luchas internas,desabastecimiento,hambre y crímenes que habían caracterizado los dos años y medio de guerra en Catalunya,bajo el poder de las izquierdas y los nacionalistas.

                Barcelona cayó sin lucha el 26 de enero de 1939,y las tropas de Franco fueron acogidas entusiásticamente por una multitud de cientos de miles de personas.Otras tantas,hasta 400.000,la mitad de ellas soldados,atestaban las carreteras hacia Francia en una huida desordenada y atroz,descrita así por Zugazagoitia:Ni una queja.Ni un grito.Sólo el ruido sordo,agobiante,de la pisada colectiva de la muchedumbre.Todos los sufrimientos sofocados.Todas las miradas sin brillo.Y el silencio.¡Qué silencio!.Dentro de él,la amenaza,de un momento a otro,de la más terrible acusación contra nuestros errores,nuestros orgullos,nuestras vanidades,que echaban fuera de la patria a tanta criatura.Mezclados a las madres y a los hijos,acosados por igual reacción del instinto,grupos de soldados,terciados los fusiles,el mirar perdido.En total salieron a Francia a lo largo de la guerra en torno a medio millón de españoles,de los que volverían más de dos tercios durante 1939,y miles más en un goteo permanente posterior.Quedarían entre 130.000 y 150.000 exiliados permanentes.

                El 5 de febrero los líderes republicanos pasaban también la frontera.Y Azaña cuenta:Al marcharme,el batallón formó de nuevo.Tambores y trompetas batieron.Desde la cabeza de la formación,descubierto,grité:¡Soldados,viva la República!.Respondieron con frenesí.De entre las filas un soldado clamó:¡Viva don Manuel Azaña!.La misma respuesta.Del grupo de los políticos catalanistas,un poco apartado,partió una voz:¡Visca Catalunya!.No contestó nadie.La escena,en su sencillez,era desgarradora.Y esto no es imposible,pues Azaña había pedido últimamente el fin de la lucha,y los soldados nacionalistas catalanes nunca habían mostrado especial entusiasmo,mientras los que habían logrado huir formaron el Tercio de Monserrat,uno de los más condecorados de todo el ejército de Franco.

                Perdida Cataluña quedaba a la extrema izquierda la extensa zona centro,con poblaciones como Madrid o Valencia,buenos puertos y más de medio millón de hombres en armas.Pero la gran mayoría de los dirigentes,entre ellos los del PNV y la Ezquerra,no tenía el menor deseo de retornar a España.Zugazagoitia lo cuenta así en relación con Negrín y Azaña:Es un viaje oscuro y cobarde:una evasión.Son dos vidas antagónicas,creadas para no entenderse.Se desprecian mutuamente.En ese instante se odiaban.En el pueblecito francés hay unas formalidades vejatorias.Negrín le dedica las últimas cortesías protocolarias,y vuelve a meterse en España.De regreso se encuentra con otra caravana.Coches de la Generalitat.Según Negrín,lo que no podía esperarse es que a mi ingreso fuese a tropezar con Aguirre y Companys.Los más sorprendidos han sido ellos,que han debido sospechar que yo abandonaba el territorio nacional sin notificarles mi decisión.El juego de palabras ha sido precioso.Se han ofrecido a regresar conmigo.Oferta cortés,pero obvia y absolutamente insincera;de haberla aceptado Negrín se habría creado una situación interesante.Pero la rechazó:Ausentes de Cataluña,tengo una preocupación menos.Azaña dimitió a los pocos días,y lo mismo hizo Rojo.

                Prácticamente terminó entonces la intervención bélica de los nacionalismos vasco y catalán,intervención secundaria pero nada desdeñable y que podríamos describir como alineación con el Frente Popular y socavamiento simultáneo del mismo.En cuanto a los nacionalistas de Cambó,su inclinación por el bando de Franco culminaba su evolución desde el nacionalismo radical al regionalismo.Una parte de él desarrolló la tendencia imperialista ibérica,que en la práctica sólo podía ser española,preconizada por Prat de la Riba y d´Ors treinta años antes.

                Negrín y los comunistas llamaron a proseguir la lucha,pensando que la contienda europea estaba ya cercana (comenzaría en septiembre),pero en la zona centro la gente estaba tan harta de la resistencia como en Cataluña.Enseguida se organizó un partido para tratar con Franco una rendición negociada.En él entraban el socialista Besteiro,el anarquista Mera,y militares republicanos como Casado,que dirigía el movimiento.Franco exigió la rendición incondicional.No quedaba otro remedio que optar por Negrín y los comunistas,o por un Franco poco inclinado a la clemencia.La elección fue por Franco.Los partidarios de la paz se sublevaron contra Negrín,y estalló una nueva guerra civil entre las izquierdas.Los comunistas habrían podido aplastar a sus enemigos,dado su predominio en el ejército,pero sólo reaccionó una parte de ellos.Con todo la mortandad y los fusilamientos mutuos fueron considerables.El partido de la paz se impuso.Fracasaron de este modo tanto el designio revolucionario comunista como el nacionalismo español ligado a él.

                A finales de marzo los frentes se desmoronaron,y el ejército franquista entraba sin disparar un tiro en Madrid,la capital que tanto se le había resistido.Antes de seis meses estalló la temida contienda europea.El 1 de abril Franco emitía su célebre y lacónico comunicado:En el día de hoy,cautivo y desarmado el ejército rojo,han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares.La guerra ha terminado.

 

 

                                              

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: