Hechos religiosos

España,plurinacional (LVII)

                España,plurinacional

                                               LVII.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (5)

 

                Así,cuando en junio pareció haber entendimiento entre Londres y Roma con vistas a un armisticio,el 23 Batista y Lizaso,actuando como representantes de sendos gobiernos,entregaron al Foreign Office mensajes de sus jefes,que a su vez se decían Presidentes de Catalunya y Euzkadi respectivamente.Los papeles proponían la cooperación de los catalanes y los vascos con la política británica,para un arreglo en la Península.La misma gestión hicieron ante el gobierno francés Rubió y Landaburu,el agente de Aguirre en París,hablando de desmilitarización de los Países catalanes y alineación con Francia en cualquier conflicto.Lord Halifax,ministro británico de Exteriores,mantuvo una entrevista secreta con Lizaso y Batista.

                Hubo asimismo gestiones en Bélgica con el socialista Henri Spaak,uno de los futuros padres de Europa.Rubió creyó oportuno aclararle,falsamente,que su gestión no se hacía contra el Gobierno de la República.De hecho sólo podía considerarse como una vulneración más del Estatuto,y un sabotaje al gobierno que,desde su propio punto de vista,defendía una Cataluña izquierdista frente al ejército de Franco,algo que los nacionalistas no habrían podido hacer ni durante dos semanas.Rubió creía que Italia facilitaría el armisticio,y tentaba a sus interlocutores con una federación española,tan interesante para asegurar que España no tuviera veleidades imperiales.Se ofrecía,como Prieto,o como el PCE en relación con la URSS,a servir ante todo intereses extranjeros.También se aproximó a Cambó,sin mucho éxito,para pedirle dinero y atraerlo a una reconciliación en nombre de Cataluña.

                Tanto la Ezquerra como el PNV dirigían constante propaganda a la prensa y personalidades extranjeras,contratando a tal objeto agencias profesionales muy caras,hasta el punto de que Companys se resintió del costo.

                En julio prosiguieron las gestiones francobritánicas para resolver y dar fin a los conflictos de los Sudetes y España (Aguirre).Lizaso y Batista fueron citados al Foreign Office,lo que ambos y sus jefes interpretaron como prueba de profundo interés por su causa por parte de Londres.Pero los ingleses querían más bien utilizar a los secesionistas con promesas vagas de tenerlos en cuenta si llegara el momento.En un memorandum entregado a los ingleses el 28 de julio,Aguirre y Companys manifestaban su mejor deseo de colaborar con el Gobierno de S.M.Los ingleses comprendían que sus interlocutores no representaban a los vascos ni a los catalanes,y que actuaban al margen,no ya del gobierno de Negrín,sino de sus propios socios en la Generalitat y en el gobierno vasco;pero les convenía pulsar todas las teclas ante un futuro incierto.

                Durante las semanas siguientes al estancamiento de la ofensiva del Ebro,y ante la futilidad de cualquier ilusión de cambiar el curso de la guerra,empeoraron los desencuentros entre los nacionalistas,los partidarios de un armisticio,y los de Negrín.Los nacionalistas entendieron la imposibilidad de sacar mayor fruto de la colaboración gubernamental,y el 11 de agosto hicieron dimitir a sus ministros,Aiguadé e Irujo,en artificial protesta por la militarización de la industria bélica.Se creó una situación peligrosa para Negrín,pues podía dar lugar a una crisis gubernamental,y Azaña,que también presionaba por su parte,podía aprovechar para negarle la confianza.Pero Negrín y los comunistas demostraron quién tenía el poder.Llenaron el cielo de Barcelona de aviones e hicieron desfilar los tanques como aviso a los díscolos.Ante la coacción Azaña amenazó con dimitir,pero una vez más no pasó de ahí.La crisis se resolvió sustituyendo al ministro esquerrista por otro del PSUC,y al peneuvista por otro de ANV.

                A lo largo de septiembre la actividad diplomática de Companys y Aguirre se intensificó,mientras Negrín se sentía muy animado ante la proximidad de la guerra europea.Aguirre,Leizaola y otros dirigentes sabinianos pensaron reconstruir en Francia un ejército propio,y especularon con acciones terroristas y hasta insurreccionales en la retaguardia enemiga,aunque no las realizaron.Por otra parte la reclamación de los Sudetes por los nazis despertaba simpatías en el PNV,pues,como explicaba Monzón:la actividad diplomática de Hitler,y Mussolini en torno al problema de Checoslovaquia,ha girado en torno a la afirmación del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.Con su habitual pragmatismo,los líderes sabinianos plantearon extender sus contactos a Italia y Alemania.El problema vasco sería presentado en forma distinta a cada interlocutor:a Francia le garantizarían la seguridad de su frontera sur con un Estado vasco amigo,lo que suponía renunciar a la región vasco-francesa;al Reino Unido le ofrecerían nuestra riqueza industrial,minera,etc.;a los italianos les expresarían simpatía,y ante los nazis invocarían raza,derecho de autodeterminación de los pueblos,plebiscito.

                Sin embargo esas combinaciones,así como las esperanzas de Negrín,cayeron por tierra al firmarse el Pacto de Munich a finales del mes,y cuando Franco,en una hábil maniobra diplomática que demostraba su independencia de Roma y Berlín,declaró que en caso de guerra España permanecería neutral.Perdía así importancia el argumento empleado por los secesionistas y la izquierda,de una España franquista supeditada a Berlín y Roma,y amenazante para Francia y Gran Bretaña.

                El 12 de octubre Lizaso presentó a Londres un memorando de Aguirre,paralelo a otro de Companys,felicitando a Chamberlain por el éxito de Munich y el respeto al derecho de autodeterminación,pidiendo lo mismo para Euzkadi y Catalunya,y separándose ya sin tapujos del Frente Popular.En la reunión de Lizaso y Batista con el representante británico,Cadogan,éste comentó:Quizá la mejor solución para ustedes,los vascos,sería que Francia invadiese Euzkadi y la ocupara.Batista y Lizaso acogieron el comentario con euforia,como un probable acuerdo francoinglés,y creyeron vivir un momento histórico.

                Poco antes,el 27 de septiembre Aguirre y Companys escribieron al Presidente francés Daladier:los representantes de los gobiernos catalán y vasco tienen el honor de renovar a V.E.,en las actuales circunstancias y en cualquier eventualidad,la seguridad de la leal amistad de sus pueblos.En el caso de que la administración de Burgos utilizase la parte de España en su poder para efectuar actos de guerra contra Francia e Inglaterra la posición de Catalunya y el País Vasco sería de decidido apoyo a Francia e Inglaterra.El 24 de enero de 1939 insistió en lo mismo Aguirre ante Daladier.

                PNV y la Ezquerra explotaban en su propaganda y ofertas su carácter supuestamente democrático en contraste con la España fascista o fascistoide próximamente victoriosa.No sólo ofrecían a las democracias una Euzkadi y Catalunya afines y devotas,sino que extendían los beneficios para aquellas en toda la región subpirenaica,desde el Cantábrico al Mediterráneo,como una vasta área de influencia francobritánica,garantía de un mejor equilibrio europeo.Ya en 1936 habían pensado en algo parecido.Y volvieron a hablar de ello a los alemanes durante la II guerra mundial.

                Las gestiones,por secretas que las creían,no dejaban de traslucir,y un editorial de La Vanguardia,inspirado probablemente por Negrín,hacía esta cruda advertencia:esos diplomáticos amateurs que proponen a las chancillerías occidentales miríficos proyectos de paz negociada están  más cerca del pelotón de ejecución que del éxito.

                Pero las maniobras siguieron.En noviembre Luis Arana,hermano del fundador del PNV,entregaba en Londres otro memorando pidiendo la independencia y ayuda militar,pues la raza haría el resto para el triunfo con su valor y aptitudes guerreras.A cambio conseguiría para sí misma Inglaterra la posesión de la vía terrestre más cerca de acceso al Mediterráneo,comenzando en el Golfo de Vizcaya en Bilbao,y terminando a los 400 kilómetros aproximadamente,en línea recta,en un puerto que a Inglaterra conviniera en el mar Mediterráneo,próximo a las islas Baleares.Su colaboradora Francia conseguiría por este hecho,con su protección a la república catalana-aragonesa,la supresión de una extensísima frontera pirenaica peligrosa y adversa para ella,con una España probablemente adicta a Italia y Alemania.Se ha dicho que obró por su cuenta,pero bien pudo hacerlo complementando a Aguirre.Pues el PNV consideró que Arana ha planteado muy bien nuestro caso.

                Y Casanovas declaró a L´Independent de Perpiñán:Los catalanes no han querido esta guerra,que no estaba en la trayectoria de nuestra política y que moral y materialmente nos ha sido impuesta desde fuera.Rechazaba el plebiscito pedido en los Trece Puntos de Negrín por promiscuidad estéril de los catalanes con los demás pueblos y tierras de la península.

                También en noviembre los jefes nacionalistas aumentaron el nivel de sus ofertas,designando para presentarlas a Irujo y a Bosch Gimpera,de mayor relieve político que Lizaso y Rubió.Irujo se llevaba mal con Batista,a quien tenía por necio.Sin embargo la situación había cambiado definitivamente,y ni Halifax ni Cadogan accedieron a recibirlos.

       

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: