Hechos religiosos

España,plurinacional (LV)

                España,plurinacional

                                               LV.- El fracaso de los nacionalismos republicanos (3)

                               

                El PNV mostró más eficacia en su acción internacional.Perdido el territorio,comprendió la utilidad de mantener el gobierno vasco,pues le daba una cobertura y un reconocimiento imposibles de obtener como partido.En la resaca de la derrota,los comunistas creyeron innecesario dicho gobierno y apartaron de él a su representante,acusándolo de seguidismo hacia la política reaccionaria y claudicante de Aguirre.Los representantes republicanos también lo abandonaron,quedando sólo nacionalistas y socialistas.Estos últimos,en inferioridad,presionaban por la vuelta a España de los refugiados vascos en edad militar,a quienes los nacionalistas preferían mantener en Francia.Hubo curiosas claudicaciones del PSOE,como una propuesta de sus juventudes a las del PNV para patrocinar y defender las hermosas teorías de Sabino Arana.Pero la pugna decisiva giró en torno a la vital consejería de Hacienda.Y los socialistas lamentaban:hay dos castas.Nacionalistas e izquierdas.Para los primeros todo son facilidades y para los segundos todo son inconvenientes.Los peneuvistas supieron retener las cuerdas de la bolsa.De este modo,y mientras se consumaba en Asturias la derrota izquierdista,el gobierno vasco acabó de convertirse en un apéndice del PNV.No se trataba sólo del dinero.El citado gobierno permitía a Aguirre y los suyos hablar en nombre del pueblo vasco ante las chancillerías extranjeras,naturalmente sin informar a sus socios.

                Con la hacienda del gobierno vasco y las ayudas del Frente Popular el PNV pudo montar un periódico en París,Euzko Deya,desde noviembre de 1936,y difundir folletos,libros y películas,organizar giras artísticas o el grupo Ligue Internationale des Amis des Basques.Incluso pudo pagar a periódicos extranjeros,como Sud-Ouest,The Times y The Daily Telegraph,para que apoyasen las versiones peneuvistas.

                Aguirre disponía de delegaciones en Londres y en París.La primera estaba instalada en la propia embajada española,lo que obligaba a Lizaso a un especial esfuerzo de disimulo.El embajador español,Azcárate,sólo llegó a tener ligeros indicios de lo que ocurría detrás de él.

                Los dos nacionalismos sostenían una amplia propaganda internacional,que en parte complementaba a la del Frente Popular y en parte la saboteaba.La de Aguirre insistía en que,lejos de hacer el juego al comunismo,la actitud de los vascos impidió que Euzkadi sufriese el horror y la vergüenza de los crímenes que inundaron las dos zonas beligerantes del Estado español.No había impedido nada de ello.El sacerdote Onaindía ilustraba a los obispos extranjeros sobre el problema vasco,para que nadie lo confundiera ni con la causa de Franco ni con la del Gobierno de la II República.En rigor,su causa se había confundido voluntariamente con la de este último,traicionándolo simultáneamente.

                El PNV dedicó a la América hispana una especial propaganda y diplomacia.A lo largo de 1938 negoció con los gobiernos paraguayo,argentino y venezolano la admisión preferente de refugiados de costumbres sanas,honradas y enemigos de toda idea extremista;sabinianos pues.Para Irujo establecer una nueva Euzkadi en los Andes no será nunca una broma.Broma o no,la idea quedó en nada.Y mayor decepción ocasionaron los grupos de vascos afincados en aquellos países:ha sido una dolorosa sorpresa la situación de nuestros compatriotas.La mayoría simpatiza con Franco.

                Dentro de España muchos antiguos sabinianos pasaron a apoyar al franquismo,incluso afiliándose a Falange.El PNV proyectó formar con ellos células secretas,pero con poco éxito.Logró montar,no obstante,una pequeña red de espionaje que vendía a los servicios secretos franceses información sobre la presencia alemana e italiana en España.

                En sus contactos extraoficiales,los ingleses pidieron a peneuvistas y esquerristas que presionasen al gobierno izquierdista en pro de la retirada de voluntarios extranjeros,pues pensaban conseguirlo para ambos bandos,sin un objetivo final muy definido.Lizaso y Batista interpretaron la petición,con exceso de optimismo,como prueba de un fuerte interés del Foreing Office en sus propuestas.

                La línea común del PNV y la Ezquerra en sus tratos internacionales consistía,pues,en buscar una paz acordada por Londres y París con garantía de hegemonía nacionalista en las respectivas regiones;es decir,una práctica separación,o una unión tan suelta que pudiera conducir prontamente a ella.En febrero de 1938 Aguirre creía que Inglaterra va derecha a una fórmula mediante la cual ninguno de los dos bandos gane la guerra,lo que podía venirle muy bien.Y la idea iba teñida de una peculiar vanidad:a cambio de la casi independencia bajo el índice de Londres y París,Catalunya y Euzkadi actuarían de mediadoras entre las luchas de los españoles para mantener la paz en el Estado español.Los españoles,pueblo incapaz de gobernarse en paz,necesitaban a los nacionalismos vasco y catalán como contrapeso civilizador.Cuando en realidad la marcha hacia la guerra civil había debido mucho a las políticas nacionalistas.

                También Prieto especulaba con protectorados.En marzo de 1937 un informe secreto comunista citaba un ampliamente conocido comentario suyo a un almirante y a un encargado de negocios inglés:si su visita no hubiera sido de protocolo,yo habría ofrecido un trato:tomad Cartagena,tomad algo más,pero ayudadnos a echar a los fascistas alemanes e italianos.

                Y en febrero de 1938,cuando Teruel volvía a manos nacionales,Prieto replanteó la oferta a dos oficiales de la aviación británica,según testimonio de su ayudante,el capitán Bayo (jefe del desembarco de 1936 en Mallorca):el gobierno está muy convencido de que esta guerra la tenemos perdida si Inglaterra nos ve con malos ojos.Yo quiero que cuando estos señores vayan a su país les hagan de parte de nuestro gobierno una proposición confidencial cuya contestación espero con impaciencia.Si Inglaterra nos da el triunfo,si su país inclina las pesas de la balanza en nuestro favor,que puede hacerlo en cuanto quiera y que debe además hacerlo para que nada tengamos que deberle a Rusia,que es la única que nos ayuda con su material en estos momentos,España,por mi mediación,entregará a Inglaterra las soberbias rías de Vigo,donde puede cobijarse la escuadra inglesa entera con holgura,la base naval de Cartagena,inexpugnable,y la soberbia base de Mahón,única en el Mediterráneo.Con estos tres puntos Inglaterra vería su poderío reforzado en el Mediterráneo y en el Atlántico,y España quedaría agradecida bajo la protección inglesa,sacudiéndose para siempre toda posibilidad de influencia rusa.Prieto hablaba en nombre de España con el mismo desparpajo que Aguirre o Companys en el de sus respectivas regiones.Por otra parte,entre las ofertas de convertir en protectorados a Cataluña y Euzkadi,y la de someter a tal destino el país entero,sin duda esta última resultaba más sustanciosa para Londres.No obstante,la diestra diplomacia británica no parece haber tomado muy en serio ninguna de ellas.

                La perspectiva de reducir España a protectorado inglés probablemente satisfacía a muy pocos españoles,pero está claro que sí satisfacía a Prieto.Que había contribuido,con Negrín y Largo Caballero,a hacer del Frente Popular un satélite de la URSS,y quería corregirlo tardíamente supeditándose a Londres.No hablaba,por cierto,en nombre del gobierno,en el que iba a durar sólo unas semanas,hasta el 6 de abril,cuando Negrín lo destituyó por derrotista.Prieto encarnaba en el PSOE un nacionalismo español regeneracionista similar al de Azaña,si bien más vaporoso.Y sus ofertas a los ingleses,calificables de alta traición en cualquier país,prueban de nuevo la bancarrota de ese nacionalismo.

                La ocasión ideal para los tratos exteriores de Companys y Aguirre llegó en marzo de 1938,con motivo del Anschluss o anexión de Austria por Alemania,consumada el día 12.Si bien Londres apenas reaccionó,dándola por inevitable,París sufrió una conmoción.Leon Blum retornó al poder,sustituyendo al menos izquierdista Chautemps,y el nuevo gobierno y su estado mayor militar barajaron el día 15 varias posibilidades de réplica por Cataluña:anexionársela,ocuparla,o crear una franja desmilitarizada de 50 kilómetros de anchura a lo largo de la frontera,tal vez bajo el control de la Cruz Roja,donde los separatistas podrían actuar como en zona propia.Los gobiernos franceses parecen haber especulado vagamente,desde 1936,con el viejo ensueño napoleónico de ocupar Cataluña,y en una crisis grave la especulación podía dar lugar a medidas prácticas.Difícilmente una intervención tal quedaría limitada a esta región,y el gobierno galo pensó en extenderla a las Baleares y el Marruecos español.Se hablaba incluso de trazar una nueva frontera en el Ebro,desde Vasconia al Mediterráneo.Con tales salidas jugaban también los nacionalistas vascos y catalanes.

       

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: