Hechos religiosos

España,plurinacional (XXVII)

España,plurinacional
XXVII.- La izquierda revolucionaria (2)

Entre tanto el presidente Alcalá-Zamora intrigaba en el propio Partido Radical contra Azaña,creyéndose padre de la República,aspirante a dirigir las fuerzas conservadoras para contrarrestar a las izquierdas,y así centrar al Régimen.Tras la oleada de incendios en mayo de 1931 su prestigio en la derecha había disminuido,y mientras Azaña se atribuía títulos especiales para gobernar,él se creía con derechos especiales para orientar al centro derecha.Despreciaba a Lerroux y detestaba a Gil Robles y Romanones,a cuyo lado se había formado políticamente.En abril de 1934 el indulto a los complicados en la intentona de Sanjurjo y su reposición en el ejército le sirvieron de pretexto para echar un pulso a Lerroux,y éste cedió pasando el gobierno a Samper,hombre apacible pero poco adecuado para afrontar las tormentas políticas en gestación.
Pasada la primavera de 1934 el ambiente desestabilizador cuajó en amplios movimientos de rebeldía.El PSOE decidió sabotear la cosecha de cereales,que se presentaba excelente,por medio de una vasta y violenta huelga general,comenzada el 5 de julio de 1934.Hubo destrucciones de maquinaria y asesinatos de algunos patronos y de trabajadores desobedientes.El gobierno de Samper,después de hacer notables concesiones,reaccionó por primera vez con energía,y aplicando la Ley de Orden Público de Azaña logró abortar el movimiento y salvar la cosecha.De inmediato se desató una campaña acusando a los ministros de una represión brutal,campaña exagerada y contradictoria,en la que destacó por su extremismo e indiferencia a los hechos la diputada socialista Margarita Nelken.Pero la realidad se desprende de un acta de la Comisión Ejecutiva del PSOE,tras el fracaso de la huelga,en la que un sector opuesto a la huelga por creerla prematura trató de provocadores a los cabecillas del movimiento,y terminó pidiendo salir del conflicto mediante arbitraje de tribunales provinciales compuestos de un obrero,un patrono y una persona neutral.El gobierno acogió la propuesta con simpatía,a pesar de las violencias huelguísticas.
No había concluido la huelga socialista cuando ya el Parlament de Catalunya había aprobado una ley de contratos agrarios para facilitar el acceso de los aparceros a la propiedad de la tierra,pero según la Lliga la ley vulneraba el derecho tradicional catalán y las competencias del Estatut autonómico.Por tanto la denunció en Madrid.El gobierno no deseaba entrar en el conflicto,pero sometió la ley al Tribunal de Garantías Constitucionales,que por exigua mayoría resolvió en contra.Entonces el gobierno,a través del abogado nacionalista Amadeu Hurtado,propuso a Companys,que presidía la Generalitat,unos ligeros retoques que no alterasen el contenido,pero Companys no quiso admitir una sola enmienda.Por lo que Hurtado afirmó:supe que a la sombra de aquella situación confusa la ley de Contratos de Cultivo era un simple pretexto para alzar un movimiento insurreccional contra la República,porque desde las elecciones de noviembre no la gobernaban las izquierdas.
Companys debía respetar las decisiones del Tribunal de Garantías Constitucionales,creado con su apoyo en tiempos de Azaña,pero reaccionó llamando a la rebelión.Calificó el fallo judicial como la culminación de una ofensiva contra Catalunya,un acto de agresión que obliga a todos los que no han llegado a perder el recuerdo de que son hijos de esta tierra generosa y altiva a defender su prestigio con la sangre de sus venas... A decirnos cada día:Soy catalán,soy un buen catalán.Y tal vez yo os diré a todos:¡Hermanos,seguidme!.Y toda Catalunya se levantará.Por su parte el periódico L´Opinió clamaba:El Parlament catalá,que es soberano,responderá a España:¡No somos más que catalanes!.
Estaba pues clara la inclinación,ya comprobada,a la rebelión contra la legalidad republicana y contra el ejercicio de la partidocracia,llamada todavía democracia.
El 12 de junio un gentío gritaba cerca del Parlament su decisión de luchar hasta la muerte por una república catalana,y destrozaba banderas republicanas.Dentro del edificio Companys proclamaba:no somos hombres que nos dejemos llevar por los nervios ni por las exaltaciones clamorosas momentáneas.No somos insensatos.Y para demostrarlo explicó:la política de conciliación nos está dando malos resultados.Se nos plantea el problema de si las libertades de Catalunya están en peligro por haberse apoderado de la República todo lo viejo y podrido que había en la vida española.Era el lenguaje usado antaño contra la Restauración.Nada pues de conciliación:me han llenado de estupor unas declaraciones del señor Samper,lanzando la sugerencia de que tal vez,si se modifican algunos aspectos,podría haber un plano de avenencia que, en este problema, la sola palabra nos cubre de vergüenza.Otras veces,aseguraba,los catalanes habían sido injuriados y no habían sabido replicar con la violencia precisa,pero ahora no debía repetirse tal ignominia,pues si eso sucediese,y yo tuviese la desgracia de quedar con vida,me envolvería en mi desprecio y me retiraría a mi casa para ocultar mi vergüenza como hombre,y el dolor de haber perdido la fe en los destinos de la Patria.
En vano señaló Abadal,único diputado presente de la Lliga:para que el gobierno catalán tenga derecho,en el futuro,en sus propuestas contra posibles injerencias del Estado en el campo de la autonomía,tiene que empezar por acatar y cumplir la sentencia del Tribunal.Los insultos e imprecaciones apenas le dejaron hablar.El Parlament mantuvo la ley sin alterar una coma.Se trataba de una abierta y exaltada declaración de rebeldía.
Simultáneamente los diputados esquerristas se retiraban de las Cortes por el prestigio de la república,por el respeto y eficiencia de la Constitución y por los derechos de Catalunya.Samper,estupefacto,imploró:¿La esencia fundamental de la República no es el respeto profundo a las leyes?.¿Por qué se retiran?.¿Es que se puede llegar a un rompimiento sin que haya precedido ninguna gestión para el arreglo?.¿Han formulado sus quejas y sus cuitas?.No le hicieron caso.
Y entonces los nacionalistas vascos imitaron a los catalanes.Aguirre declaró en el hemiciclo:en nuestro pueblo hemos recibido quejas ardientes de Catalunya.Viendo que acuden a nosotros demandando solidaridad,no podemos negarla.No vale que el gobierno diga que cumple estrictamente la Constitución,porque en la vida de los pueblos y en las relaciones ciudadanas,incluso al margen de la ley,existe algo superior,y es que de corazón a corazón se arreglan muchas veces más conflictos que con la aplicación estricta de las leyes.Y abandonó también el hemiciclo con los suyos.Ventosa,por la Lliga,defendió al Tribunal de Garantías,y denunció la pretensión de la Ezquerra de representar en exclusiva a Catalunya.
Como bien apreciaron los socialistas,por boca de Prieto,la acción concertada de los dos nacionalismos constituía un acto de subversión realizado sin disimulos,solemne y públicamente... con el cual se solidarizaron inmediatamente,aunque sin abandonar las Cortes.El día 25,en una sesión parlamentaria para tratar la crisis,Prieto amenazó:tenemos la sospecha intuitiva de que este conflicto va a adquirir proporciones gigantescas.Tened por seguro que si vosotros llegáis a pelear con Catalunya,Catalunya no estará sola,porque con ella estará el proletariado español.Azaña afirmó:Catalunya no protesta contra España.Contra lo que protesta Catalunya,y hace bien en protestar,porque cumple una obligación republicana,es contra la política del Gobierno.Y caerá sobre su señoría y sobre quien le acompañe en esa obra toda la responsabilidad de la inmensa desdicha que se avecina.En vano clamaba Samper:la República lo será mientras se cumplan estos tres principios:el respeto al sufragio,el respeto a la ley y el respeto a las sentencias de los tribunales.En cuanto uno de estos tres principios falte no habrá República,ni siquiera convivencia social.
Se formaba,por primera vez,un frente de izquierdas y los nacionalismos catalán y vasco contra la legalidad del Régimen,la legalidad que las izquierdas mismas habían elaborado contra las protestas de la derecha.Y no se trataba sólo de palabras o maniobras políticas.Así como el PSOE había creado su comité secreto para propagar la guerra civil,la Ezquerra,dueña de la Generalitat en Catalunya,fundó su propio comité militar secreto y utilizó las instituciones autonómicas contra la Constitución.A lo largo de todo el verano emplearía dichas instituciones como cobertura para un golpe armado.Estaban pues materializándose los peores temores de la derecha sobre el uso de la autonomía por los nacionalistas.
Enseguida Companys nombró consejero de Gobernación a Dencàs,separatista radical y orientador de los escamots,embrión de ejército preparado bajo amparo oficial,que realizaba desfiles uniformados y había cometido numerosos actos violentos,como asaltos a periódicos desafectos,agresiones a votantes derechistas en las elecciones,secuestros y torturas de anarquistas,etc.Dencàs recordará más tarde:intentábamos organizar unas juventudes armadas,precisamente para traducir en hechos prácticos los clamores de heroísmo y de actidudes rebeldes para implantar y hacer factible aquella revolución que todos los dirigentes en los actos y mítines predicaban a nuestro pueblo.¿Cuáles fueron las directrices que se me dieron cuando ocupé la Consejería de Gobernación?.Preparar nuestra casa para la resistencia armada,con el alistamiento de 8.000 voluntarios.La Ezquerra entendía por revolución la secesión de Catalunya,o al menos el derrocamiento del centro derecha en España,lo que hubiera liquidado la partidocracia,aún llamada democracia.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: