Hechos religiosos

España,plurinacional (XVII)

España,plurinacional
XVII.- La dictadura de Primo de Rivera (1)

Primo de Rivera había sido capitán general en Madrid,relevado por oponerse a la presencia española en Marruecos.Fue trasladado a Barcelona con el mismo cargo,en mayo de 1922,y allí entró en contacto con la clase empresarial y los nacionalistas conservadores,unos y otros desbordados por los atentados y la agitación libertaria e izquierdista.De carácter expansivo,se hizo una figura popular en Catalunya,donde mostró simpatía por el nacionalismo moderado y entabló buenas relaciones con Puig i Cadafalch,presidente de la mancomunidad,y otros dirigentes de la Lliga.Sin duda el ambiente que se respiraba en esos medios le animó a poner fin a una situación tenida por insoportable,más en Catalunya que en el resto de España.El rey también expresaba a veces su insatisfacción con la vida política,y la población la manifestaba de muchas formas.
En este clima fue madurando a lo largo de 1923 el golpe militar,con doble conspiración en Madrid y Barcelona;en Madrid a cargo de cuatro generales africanistas (el Cuadrilátero),y de las ex Juntas de defensa en Barcelona,prohibidas por el gobierno en septiembre de 1922.Y en pocos meses llegó la decisión,que carecía de apoyo explícito del rey y de la mayoría del ejército,y podía esperar una oposición cerrada de todos los sectores revolucionarios,antiliberales y nacionalistas,tan belicosos en los últimos tiempos.
Sin embargo Primo de Rivera se impuso con pasmosa facilidad y sin derramar sangre.No precisó tomar militarmente ninguna ciudad,pues le bastó con ocupar los edificios de teléfonos y telégrafos de Barcelona,y publicar un Manifiesto al país y al ejército,típicamente regeneracionista,en lenguaje ingenuo y muy poco político,señalando los males de la época:terrorismo,separatismo,explotación revolucionaria de los informes sobre Anual,agitaciones comunista y anarquista,quiebra del orden público,corrupción administrativa,etc.Prometía una dictadura que solucionase los principales problemas,y un pronto retorno a la normalidad constitucional.El catálogo de males era real,y sentido por la mayoría de la población,por lo que despertaron esperanzas muy extendidas.
Respaldar a Primo de Rivera suponía para el rey una apuesta muy arriesgada,pero lo hizo.Tenía difícil elección.Se ha dicho que este respaldo supuso el fin de la monarquía,pero más suicida y desacertado habría sido sostener un régimen desprestigiado,corroído por casi todas las fuerzas políticas y falto de defensores de valía.El rey intentó pues salvar lo salvable,ante el inminente derrumbe de un sistema parlamentario socavado en todos sus cimientos.
Los dos partidos dinásticos estaban en bancarrota,divididos en facciones sin prestigio ni líderes populares,incluido un Maura timorato ya con 70 años.Los nacionalistas moderados de la Lliga sufrían una profunda crisis,y su táctica de golpear y apuntalar alternativamente al régimen había causado estragos en su electorado.Las demás fuerzas eran casi todas antisistema,empeñadas en una obra de demolición cada día más eficaz.Mantener una situación a la que nadie veía salida suponía avanzar hacia un derrumbe revolucionario,una repetición agravada de la crisis de 1917,y sin ningún Dato del que echar mano.El régimen respondía a la definición de Joaquón Costa:una necrocracia.
Ante el pronunciamiento el gobierno hizo ademán de resistencia,sin convicción alguna.El propio García Prieto agradecería a Primo de Rivera que le hubiera relevado de la pesadilla de gobernar.Alfonso XIII tuvo la tentación de asumir personalmente el poder,pero Primo de Rivera le advirtió que no lo aceptaría.Por lo que el rey respaldó la dictadura.
Y mucho más sorprendente resulta la ausencia de oposición en los revolucionarios y separatistas:en las semanas y meses siguientes asistieron con desconcertada mansedumbre a la clausura de sus centros y parte de su prensa,y a la detención de algunos de sus líderes.Se comportaron como si ellos creyesen también en la putrefacción imparable del régimen.Comunistas y anarquistas llamaron a la huelga general y a la resistencia,pero apenas les siguió nadie,y tampoco se movilizaron ellos.El PSOE,empeñado en aportar la víspera al pueblo la vitalidad necesaria para llevarle a la revolución,se limitó a una condena formularia.Los separatistas,tan resueltos unos días,casi unas horas antes,a una escalada de acción conjunta y heroica,se dejaron desarticular con toda facilidad.Quien permitió esta transición pacífica a la dictadura fue por tanto el pueblo español,cansado totalmente de la situación que hemos descrito.
Por eso la dictadura apenas tuvo que represaliar a nadie,sin las redadas y brutalidades típicas de las dictaduras del siglo XX.Incluso a los anarquistas ofreció Primo de Rivera formas de entendimiento,respondidas con atentados,por lo que tuvo que perseguirlos.
Una gran popularidad rodeó pues a Primo de Rivera desde el primer momento.Salió de Barcelona entre formidables ovaciones para hacerse cargo del poder en Madrid,y hasta Azaña reconoció que al dictador le han acogido con júbilo,esperando de él grandes cosas.No fue nada grato a Azaña este júbilo,pero tuvo que aguantarse,pues a quienes detestaba el pueblo español era a los políticos.
Ortega,el líder intelectual de moda,saludó efusivamente la dictadura:han realizado,desinteresadamente,la aspiración secular de veinte millones de españoles,escribió en El sol.Y La Vanguardia de Barcelona añadía:el Ejército,al pronunciarse contra el desbarajuste fomentado contra el poder por unos políticos insensatos,obra como mandatario de la opinión pública y cuenta con toda la simpatía de los elementos sanos de la nación.Primo de Rivera barrió pues los restos de aquel régimen tan odiado y escarnecido,y se creyó llegado el cirujano de hierro pedido por Costa.
La dictadura se definía como un directorio militar de carácter tecnocrático,eficaz y práctico,ajeno a la politiquería y dedicado a promover el bien común.Suspendió las libertades políticas y los derechos constitucionales,extendió por toda España el somatén catalán,como milicia de apoyo al orden público,e hizo ofertas de colaboración a los grupos políticos.Algunos se inhibieron,sin oposición enérgica;otros aceptaron la oferta.La aceptación más importante y significativa fue la de UGT,pues Prieto y Fernando de los Ríos rechazaron la colaboración,pero Largo Caballero,Besteiro y Llaneza,líder de la poderosa UGT asturiana,la aceptaron.
La colaboración ofrecía a la UGT la oportunidad de desbancar a la CNT,más radical que ellos en los deseos de emancipación de la clase obrera,y la destrucción del sistema liberal y burgués.Más anarquista y terrorista también.
La UGT tenía unos 210.000 afiliados,y la CNT de 350.000 a 700.000;la UGT predominaba en Madrid,Vascongadas y Asturias,y la CNT en Cataluña y Andalucía,aunque ambas estaban más o menos presentes en todo el país.
Gracias a su colaboración,la UGT se convirtió en el único sindicato importante de España,en detrimento incluso de los sindicatos libres y otros derechistas.Largo Caballero fue nombrado consejero de Estado,y por primera vez la UGT adoptó una línea moderada y socialdemócrata,que ayudó a la recuperación económica de España.
Algo distinta fue la actitud de la Lliga.Hubo muchas sospechas de su implicación en el golpe,y pocas dudas de que lo favoreció.Primo de Rivera contaba con su colaboración,pero Cambó,de vacaciones en Asia Menor,telegrafió a su partido para que se mantuviera neutral.De nuevo Cambó no brilló a gran altura:dejar que la dictadura se fuera desgastando,y hacer lo posible por debilitarla poniendo de manifiesto todos los errores que fuera cometiendo... En 1919,en que la influencia de la revolución bolchevique llegó a España,vi claramente que la era de las revoluciones políticas y patrióticas –las revoluciones horizontales- había pasado,y que entrábamos en una era en que todas las revoluciones son verticales,y dividen a los pueblos en clases,castas,o en ideologías irreconciliables,que acaban por establecer la dictadura de una sobre la otra,que se tiene que someter si no quiere ser aniquilada,o no es lo suficientemente valiente y fuerte para intentar el exterminio de la contraria.
El 8 de enero de 1924,pocos meses después del golpe,Primo de Rivera convocó a influyentes personajes catalanes,en su mayoría de la Lliga,y la reunión fracasó debido a las instrucciones de Cambó,y porque Primo de Rivera sólo ofreció vagas promesas a las reivindicaciones catalanistas.Primo de Rivera se sitió defraudado y,en frases de Cambó:emprendió una política de represión de las manifestaciones culturales,el idioma y la bandera catalana,con el asesoramiento de políticos catalanes antinacionalistas.Terminó por abolir la mancomunidad.
Y no menos espinosos fueron los tratos con el clero nacionalista.Impidió la predicación en catalán,recurriendo a la Santa Sede,que envió como nuncio a Tedeschini.Pero permitió manifestaciones propagandísticas y culturales,incluso mediante aumento de periódicos, revistas y edición de libros.La fiesta del libro y la rosa,el día de San Jorge,data de 1928.
La política en Vasconia fue muy similar.El PNV quedó desmantelado,pero Comunión Nacionalista gozó de tolerancia y se acomodó a la nueva situación.El PNV hizo algunos actos aislados y simbólicos de resistencia (funeral por Sabino Arana en noviembre de 1923,o gran banquete en homenaje de Gallastegui aprovechando su boda en mayo de 1925),pero Gallastegui sufrió una persecución muy llevadera,aunque muy avanzado 1925 se exilió a Francia.Tampoco fue muy obstaculizada la actividad de los mendigoxales (montañeros),de trasfondo miliciano.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: